escritura

 

El próximo lunes 4 de julio comienza el curso La escritura en contextos profesionales, organizado por la Universidad Nacional del Nordeste y la Fundación Agora. La modalidad del curso es virtual y está destinado a público en general y, en especial, a quienes se encuentran en proceso de escritura de tesis.

El dictado está a cargo de Damián Leandro Sarro, profesor y licenciado en letras y doctorando en educación por la Universidad Nacional de Rosario. También es corrector de textos académicos por la Universidad del Salvador; realizó el posgrado de Escritura: creatividad humana y comunicación y el taller La escritura en contextos profesionales, ambos de Flacso.

El curso tiene como objetivos centrales -señalan desde la organización de la formación- “conceptualizar la escritura como un proceso cognitivo y práctica sociocultural, desarrollar las principales características de los géneros discursivos profesionales, analizar la estructuración y el valor discursivo y académico de la monografía, asimilar las etapas del proceso de escritura (planificación, puesta en texto y revisión) y los ejes de la normativa internacional”.

Para esas metas, los cinco módulos en que se organiza toma como contenidos: la escritura como proceso cognitivo y práctica sociocultural; géneros discursivos, secuencias y tipología textuales; la intertextualidad en los textos de circulación profesional y académica (cita, alusión y plagio); la escritura monográfica: características y estructura; y la normativa y sistema de referencias en contextos profesionales y de formación.

Los cupos son limitados. Para informes e inscripción, comunicarse al 54 9 3777 413934 o bien escribir al correo: agoranea@gmail.com

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Educación

Dejá un comentario

Sugerencia

Cuando pase el temblor

Yo no sé, no. Una mañana de un sábado de agosto íbamos seis en un bondi rumbo al Saladillo