Una masiva marcha de estudiantes secundarios se movilizó esta tarde por las calles de Rosario, ante el 47° aniversario de la llamada Noche de los Lápices, del 16 de septiembre de 1976, cuando jóvenes militantes de La Plata fueron secuestrados, torturados y desaparecidos por la dictadura cívico militar.

A la marcha -partió de plaza San Martín y llegó hasta el Monumento a la Bandera- se sumaron organizaciones estudiantiles, de docentes, sociales y de los derechos humanos entre otras. En los cánticos y en el documento común que leyeron reivindicaron las banderas de Memoria, Verdad y Justicia; alertaron sobre el avance de la derecha y su intención de terminar con los derechos conquistados y reclamaron aprender en mejores condiciones.

“A 40 años de la democracia: los lápices siguen escribiendo y dejamos en claro que sin educación pública no hay futuro”, expresaron.

Foto: Jorge Contrera | El Eslabón/Redacción Rosario

El documento completo leído tras la marcha

En el marco del 47°aniversario de la Noche de los Lápices y a 40 años de la vuelta a la democracia, damos inicio a este acto conmemorativo, en memoria de la lucha del movimiento estudiantil y de lxs más de 30.400 compañerxs desaparecidxs.

Estamos presentes estudiantes secundarios y universitarios, organismos de Derechos Humanos, sindicatos y gremios, organizaciones sociales, políticas, culturales y territoriales; marchando y manifestándonos para reivindicar la memoria de lxs que nos precedieron en nuestra historia dejando todo para conquistar derechos que hoy en día seguimos reivindicando.

Foto: Jorge Contrera | El Eslabón/Redacción Rosario

Pero entonces, ¿Qué pasó esa noche del ’76? ¿Por qué conmemoramos el Día de La Noche de los Lápices? 

El 16 de septiembre de 1976, así como demás días en este suceso, un grupo de jóvenes militantes fueron secuestradxs en la ciudad de La Plata por agentes policiales de la Provincia de Buenos Aires. Eran los primeros meses de la dictadura cívico-militar-eclesiástica que acabaría en diciembre de 1983, siendo parte de un plan sistemático de terrorismo de Estado llamado “el plan cóndor”, realizado por las principales potencias mundiales y llevado a cabo en toda Latinoamérica; demostrando que no eran solamente “simples abusos de poder” o casos de “obediencia debida”. 

Apenas instaurada la dictadura, uno de los primeros decretos del gobierno fue cambiar todos los puestos del Ministerio de Educación por cargos militares. Con esto se difundió el documento llamado “Subversión en el ámbito educativo (conozcamos a nuestro enemigo)”, criminalizando y tratando de terroristas a adolescentes y militantes que solo se manifestaban para defender sus derechos. La mayoría de éstos jóvenes eran partícipes de la militancia política en los Centros de Estudiantes de sus escuelas y en la Unión de Estudiantes Secundarios. Algunos de ellos habían participado, durante la primavera de 1975, en las movilizaciones que reclamaron y obtuvieron el Boleto Estudiantil Secundario. La fecha quedó grabada en la memoria colectiva como “La noche de los lápices”.

Foto: Jorge Contrera | El Eslabón/Redacción Rosario

Es por eso que hoy nos reunimos acá no solo como militantes políticos sino también como ciudadanxs con memoria, recordando y reivindicando la lucha de más de 30.400 compañerxs que dejaron la vida en defensa de la Educación Pública, a quienes les arrebataron sus derechos, siendo reprimidxs, silenciadxs, torturadxs y desaparecidxs por tener un proyecto político y movilizarse de forma colectiva.

Entendiendo esta cifra como un símbolo, sabiendo que no es posible cuantificar ni el dolor ni el terror que vivió el pueblo argentino a lo largo de su historia.

Actualmente nos encontramos en un contexto político donde la derecha más reaccionaria y facista de nuestro país intenta reemplazar la organización colectiva, la militancia política y la lucha popular por la cultura del individualismo y el famoso “sálvate solo”, poniendo también en cuestionamiento los derechos conquistados, las instituciones públicas y la memoria de nuestro pueblo. Expresan sus propios intereses de demonizar y censurar la acción política mediante la persecución y detención de militantes sociales, tomando prácticas que remontan a los tiempos más oscuros de nuestro país, como la represión sufrida por los compañeros del pueblo jujeño, el asesinato del compañero Facundo Molares y el intento de magnicidio a la Vicepresidenta de la Nación Cristina Fernández.

Foto: Jorge Contrera | El Eslabón/Redacción Rosario

Hoy con nuestros Centros de Estudiantes en conjunto con nuestra comunidad educativa venimos llevando adelante un plan de lucha exigiendo mejores condiciones edilicias, aumento del monto y cantidad de becas para todxs lxs estudiantes, aplicación efectiva de la ley de ESI y Educación Ambiental, la recomposición salarial a lxs docentes, mejora en las frecuencias de transporte y aumento de líneas, vigencia plena del Boleto Educativo Gratuito, la implementación de un gabinete psicopedagógico en todas las instituciones educativas y destinar presupuesto a la creación, mantenimiento y aumento de las partidas de más comedores con los recursos necesarios para brindar una correcta alimentación y nutrición a nuestrxs pibes, conectividad para todas las instituciones educativas y demás necesidades de las comunidades escolares.

Al estar en un momento histórico en el cual tenemos que defender lo conquistado, viéndose en peligro derechos fundamentales como la educación pública, la salud gratuita, las jubilaciones y hasta el derecho a vivir de forma digna, sumado a los visibles condicionamientos del FMI que se ven reflejados en los ajustes tales como recortes en subsidios, aumento de la canasta básica e inflación.

Por eso nos movilizamos y organizamos: porque la deuda es con la educación: pública, libre, gratuita y de calidad. No dejaremos que se vulneren nuestros derechos. Seguiremos luchando para mejorar nuestras condiciones de acceso a la educación, para que ningún pibe y ninguna piba deje la escuela.

Foto: Jorge Contrera | El Eslabón/Redacción Rosario

Queremos dejar en claro que los derechos conquistados por nosotrxs y nuestrxs compañerxs no pueden sernos arrebatados, que la lucha estudiantil no terminó.

Estamos en momento donde más necesitamos reivindicar la lucha de los derechos humanos, es momento de volver a decir Memoria, Verdad y Justicia, por aquellxs que hoy ya no están pero que siempre prevalecerán en la historia y en nuestras luchas como quienes pelearon por una Argentina más justa, libre y soberana.

Para que en nuestro país, estos hechos atroces, que no deberían ser reivindicados ni poner en tela de juicio nuestros derechos, no vuelvan a repetirse, porque aquellos pueblos que no conocen su historia, están condenados a repetirla.

A 40 años de la democracia: los lápices siguen escribiendo y dejamos en claro que sin educación pública no hay futuro.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 1000 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

El plan no cierra

Milei, motosierra en mano, propone podar el gasto público en perjuicio de grandes mayorías