La leyenda de Tomás Felipe Carlovich será llevada al teatro por Jorge Eines, dramaturgo argentino que debió exiliarse en España durante la dictadura. El Trinche: el mejor futbolista del mundo, se estrena a fin de mes en Rosario.

Jorge Eines nació en Buenos Aires en 1949, estudió Medicina en la Universidad Nacional de la Plata y Psicología y Filosofía en la UBA. Pero lo suyo, pronto lo descubriría, era el teatro. En 1969 comenzó a formarse en el mundo de las tablas junto a Raúl Serrano. Realizó cursos actorales y de pedagogía, y se estrenó como director artístico con el espectáculo Chapatutti en Sandilandia, en 1973. En los años subsiguientes presentó, con éxito, varias obras más, hasta que se perpetró el más sangriento de los golpes que sufrió el Estado argentino y debió exiliarse en Madrid, donde reside y continúa con su carrera en la actualidad. Allí, en las lejanas tierras españolas, alguien le habló de un tal Trinche Carlovich y el tipo se enamoró de la leyenda de quien para muchos, incluído el propio Diego Armando Maradona, fue “el mejor futbolista del mundo”.

“Yo supongo que mi origen, en el que vinculo el fútbol con el teatro, y viceversa, se va entrecruzando en mi vida con algunos episodios o con gente que me va haciendo pensar que hay una manera de hacer fútbol y hacer teatro que en algún momento debía tener su traducción en un espectáculo, en algo que contuviera a ambos”, dice desde la capital española este hincha de Independiente que ahora, pese a residir en la tierra del Real, es fana del Barcelona. “Cuando Johan Cruyff me enseñó una manera de jugar al fútbol que yo amaba y nunca había visto antes, hasta que su equipo demostró que era posible, no me quedó otra que hacerme del Barça. Y en Argentina soy del Rojo de Avellaneda y fui de los que tuvo la suerte de ver las grandes gestas del Rojo cuando se transformó en el Rey de América”.

Este hombre que alguna vez se probó como arquero en River, y que llegó a jugar en la Primera de Villa Crespo, pero al básquet, le hizo caso al periodista que lo había mandado a ver el documental del programa español Informe Robinson sobre Carlovich y enseguida se dio cuenta que quería contar esa historia en lenguaje teatral. “Antes de eso no tenía la menor idea de que existía el Trinche. Después sí, lo conocí en Rosario, lo fui a ver, y aunque me costó bastante ubicarlo, lo conseguí. Le dije que me iba a poner a inventar algo. Tomé algunos datos y sobre eso construí un personaje que poco tiene que ver con su vida cotidiana, y mucho con lo que yo he fantaseado y he puesto en él para darle el lugar de mito que tiene que tener, para adjudicarle el enorme valor que en la memoria del fútbol puede llegar a tener un hombre como él”, admite Eines, y subraya: “Ahí nació lo que ustedes van a ver a fines de marzo en La Comedia, porque el estreno mundial no podía ser en otro lado que en Rosario, la ciudad natal del Trinche”.

El baile de la gambeta

Claudio Garófalo, actor y cantante, se dará el gusto de personificar al ídolo charrúa. “Me enamoré del texto y del personaje, y más cuando lo conocí al Trinche por videos, y me informé sobre su historia”, asegura este hombre que también incursiona en la pantalla chica, y recuerda los entretelones del debut que se producirá el 30 y 31 de marzo, en la sala de La Comedia, de Mitre 958. “Jorge me dio el texto en Madrid, en una cena y tomando unos vinos, y a los dos o tres día lo volví a agarrar porque ya ni sabía si el personaje existía en verdad o era una fantasía. Y hasta que no entré en Youtube y lo ví, mantuve la duda”, cuenta quien fue protagonista de obras como Reflejos en el Agua, Violeta viene a Nacer, La Piaf, entre tantas otras, y añade: “Del Trinche leí cosas maravillosas, como la anécdota del partido de la Selección de Rosario contra la Argentina antes del Mundial 74, que los bailó él solo y el técnico contrario pedía que lo saquen. Y también que en un partido lo expulsaron, y como la gente lo iba a ver a él, se armó tal despelote que el árbitro tuvo que volver a meterlo”.

Garófalo, que nació cerca de la Bombonera y por supuesto es hincha de Boca, y que en tele laburó en ciclos como Mujeres Asesinas, Tiempo Final y El Garante, aclara que “la obra tiene un poco que ver con lo que se crea alrededor de este personaje, más allá de lo futbolístico”, y argumenta: “Es muy curioso que la gente haya construido un ídolo, su mitología, sin haberlo visto jugar”.

Desde lejos se ve

“Nací en Buenos Aires, estudié algunas carreras que luego abandoné por el teatro, y a partir de los 20 años me dediqué completamente a esto”, dice Jorge Eines con el acento español totalmente incorporado y desde el otro lado del Atlántico. “Ahora trabajo mucho en México, Perú, Chile, Colombia y en Argentina, por supuesto. Escribo libros alrededor del trabajo de lo que es la técnica para interpretar, y ahora se ha cruzado esto con el fútbol, que es otra de mis pasiones”, agrega.

Al igual que muchos argentinos y argentinas, el golpe cívico militar lo obligó a dejar su patria. “Me fui en el 76, con nuestros desgraciados episodios que todos tenemos metabolizados y recordamos”, confiesa. “Yo tenía una militancia desde el arte. En ese momento había estrenado una obra que se llamaba Woyzeck, del alemán Georg Büchner, con Cristina Banegas y un actor que murió en circunstancias muy anormales, que fue Adrián Ghio. Yo tenía apenas 25 años, y como la obra tenía una presencia muy importante en el universo de la cultura, se ve que eso les pareció un poco peligroso a los militares y me sugirieron que lo mejor era que me fuera. Y lo consiguieron, porque decidí irme del país”.

“Vivo hace más de 40 años en España y desde hace ya unos 20, empecé a estar un poco aquí y otro poco en Argentina”, prosigue Eines. “Luego de crear Tejido Abierto España, que es mi grupo de teatro aquí, pasé a Tejido Abierto Buenos Aires, que es el grupo que presenta la obra de Carlovich y que me permite tener una presencia como la que quiero, con los actores de allí y cercano al teatro de Argentina, que sin dudas es el mejor de habla hispana”.

Por último, este hombre que también publicó siete libros, entre los que se destacan Repetir para no repetir y Las 25 ventanas, recuerda con cariño a la ciudad que vio nacer la leyenda del Trinche Carlovich: “Ahí tengo una historia muy linda, porque tengo parte de mi familia. Rosario es muy importante para mí, y siempre he tenido mucha querencia por esa ciudad y por Santa Fe. Y siempre es un gusto volver”.

Caño de ida y vuelta

Tomás Felipe Carlovich es el ídolo máximo de Central Córdoba. Allí, en el club de barrio Tablada, disputó más de 200 partidos oficiales, convirtió 27 goles y logró dos ascensos en las décadas del 70 y 80. Nacido futbolísticamente en Rosario Central, equipo con el que llegó a jugar un sólo encuentro, también tuvo pasos fugaces por Flandria, Colón de Santa Fe y los mendocinos Independiente Rivadavia y Deportivo Maipú. Se dice que rechazó ofertas millonarias y que no tenía mucho apego por los entrenamientos. Los memoriosos destacan la calidad de su pie izquierdo y los túneles dobles que le propinaba a sus rivales de turno. Se crió en barrio Belgrano pero actualmente vive en el populoso 7 de Septiembre, y figuras de la talla de José Pekerman, César Luis Menotti, Carlos Timoteo Griguol y el mismísimo Diego Maradona, se encargaron de agigantar su figura asegurando que fue el mejor de la historia.

Más notas relacionadas
  • Partido unitario

    Lejos del discurso oficial que dice que la repartija del dinero es más equitativa, se prof
  • La Renga tuvo su Semana de Mayo en Rosario

    La banda de rock nacional sonó bien alto en la ciudad con dos recitales en el estadio de N
  • Segundo tiempo

    Pelota de Papel 2, libro escrito por ex y actuales futbolistas, tuvo su partido de present
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Suiza se puso las pilas y se lo empató a Brasil

El país de los relojes se midió ante la Verdeamarela, y dio la talla. Por la primera fecha