Tengo unas flores con tu nombre (Guía práctica de sororidad) es el último libro de ilustraciones de Jazmín Varela (Rosario,1988) que publicó a principios de 2018 con la editorial Maten al Mensajero. Con el mismo sello de Buenos Aires, la ilustradora y diseñadora gráfica rosarina también lanzó en 2017 la historieta autobiográfica Guerra de soda.

El nuevo libro álbum de Varela reúne una serie de retratos, postales y situaciones entre mujeres que expresa una de las mejores estrategias en la lucha contra la violencia machista, la sororidad. Entendida como el pacto social, ético y emocional construido entre mujeres ante la opresión y las asimetrías que reproduce el patriarcado, la sororidad es un hachazo a uno de sus pilares fundamentales: la rivalidad entre hermanas. “No es que la sororidad sea la receta mágica para los males del mundo, no cambiamos príncipe azul por hada mágica, no, pero la hermana es imprescindible, es la carta de oro, es el password sin el cual es imposible destrabar los machismos” señala la periodista Agustina Paz Frontera en el texto que prologa la publicación.

En esta “guía práctica de sororidad”, Jazmín Varela eligió dibujar a mujeres feministas que reivindican el trabajo sexual, las identidades disidentes, la soberanía de los cuerpos, la rebeldía ante el disciplinamiento y la imposición de estereotipos de belleza, y la defensa irrestricta del goce femenino como un derecho innegociable. Entre ellas, la artista y docente trans, Susy Shock, la estandapera y actriz Señorita Bimbo, la dibujante rosarina María Luque, la secretaria general de Ammar, Georgina Orellano, y la actriz porno María Riot, entre otras.

Las ilustraciones de Varela llevan enunciados breves que encierran la potencia programática y performativa de los feminismos en la consigna madre: lo personal es político. «Yo te creo», «amiga, rajá de ahí», «te acompaño a la parada», «si te duele no es amor», «estoy acá», «avisá cuando llegues», son los pequeños actos de habla cotidianos, de la intimidad, en situaciones que vivimos e inscribimos en el orden de lo privado pero que tienen como trasfondo y sustento la lucha histórica del movimiento de mujeres en Argentina que hoy está surfeando la cuarta ola del feminismo en el mundo entero.

De manera que prodigar cuidados a una amiga o auxiliar a una perfecta desconocida, aconsejar, acompañar a una hermana, ofrecer escucha, recibir una palabra amorosa, son pequeños gestos que urden una trama de alianzas, complicidades y hermanamientos mucho más grande que se traduce en el contundente hecho político de ocupar masivamente las calles cada vez que tocan a una. Los dibujos de Jazmín Varela encierran un gran enunciado de afirmación: Ya no estamos solas, ahora estamos juntas, y es todo lo que necesitamos para vencer.

Más notas relacionadas
Más por Eugenia Arpesella
  • Contar al mundo desde el asiento de atrás

    La escritora y tallerista Lila Gianelloni (Rosario, 1959) publicó en 2018, bajo el sello p
  • Juego de máscaras y voces

    Roberto Retamoso convierte en material narrable no sólo la figura del poeta Aldo Oliva sin
  • 2017, en imágenes

    La 29ª Muestra Anual de Fotoperiodismo Argentino –organizada por Argra– quedará inaugurada
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

Contar al mundo desde el asiento de atrás

La escritora y tallerista Lila Gianelloni (Rosario, 1959) publicó en 2018, bajo el sello p