Producir en casa, acercarse a ferias y mercados, ser parte de huertas ecológicas: son métodos para paliar la crisis y encontrar nuevos caminos de la alimentación.

Sea por la crisis, sea por mayor información, sea por moda, los rosarinos y rosarinas batieron  este año un récord: el del interés por producir y consumir alimentos agroecológicos. La Secretaría de Economía Solidaria de la Municipalidad celebró el alcance cada vez mayor de los ciclos de huertas en casa, de las huertas colectivas y también de los mercados y ferias que potencian lazos de consumo sin intermediarios. En Rosario, funcionan 30 hectáreas de parque huerta municipales, y para 2019 se prevé sumar un nuevo centro en el distrito oeste. La adquisición no es casual: también fueron récord las toneladas de verduras que se vendieron en las ferias de la economía social rosarina. Además, se estima que unas 2000 familias viven y sobreviven a la crisis gracias al circuito agroecológico local.

“En Rosario creamos un sistema no sólo para producir en casa sino también para cambiar la realidad económica de los vecinos y vecinas, produciendo y vendiendo agroecología”, resumió Nicolás Gianelloni, secretario de Economía Solidaria de la Municipalidad. La explicación del funcionario surgió a partir de los balances del año. Y es que 2018 fue, según sus datos, un año de récord: récord en toneladas vendidas, en demanda de ser parte, en inscripción a capacitaciones. Crecieron los vecinas y vecinas que se sumaron al ciclo de la huerta en casa y se creó el Centro Agroecológico Rosario, un espacio de producción de insumos para las huertas familiares y colectivos. Pero además, son más quienes desean ser parte de las redes de consumo, es decir, adquirir esas verduras agroecológicas producidas en huertas familiares y colectivas.

“Hay más mercado para esto. La gente no sólo quiere producir sino también consumir. A través del circuito de ferias, Biomercado y el Mercado del Patio, el productor puede llegar al consumidor directamente, acompañado por el Estado tanto para producir como para consumir. La producción agroecológica en Rosario está al alcance de todos y todas”, remarcó Gianelloni en diálogo con el eslabón. Según el secretario municipal, la creación del Mercado del Patio fue una forma de evidenciar todo lo que hay en Rosario y la región respecto al consumo sustentable. “Eso fue un espaldarazo”, remarcó. Y sumó: “Creo que además hay una mirada hacia lo sustentable, una mirada crítica de las formas de consumo masivo e industriales”.

Cabe remarcar: en los últimos años, los espacios productivos, cooperativas y pequeñas empresas que promueven otras formas de consumo y alimentación explotaron en Rosario. No sólo a través de las ferias y huertas de la Municipalidad, que datan de la crisis de 2001, sino  también de otros espacios políticos y sociales, y también de ciudadanos y ciudadanas que buscaron otra forma de relaciones laborales y productivas, entre ellos y con las y los consumidores. En ese sentido, y sobre todo frente a la crisis y los bolsillos flacos, la agroecología se vuelve una alternativa que cierra por todos lados.

“La agroecología es una política no relacionada sólo al consumo, sino también a la inclusión, sobre todo de familias en estado de vulnerabilidad. Notamos que cada vez más familias quieren sumarse a las huertas. En Argentina, quienes pueden elegir qué consumir, eligen cada vez más alimentos agroecológicos y sustentable. Y para los sectores más vulnerables, la producción de huerta es una salida importante”, señaló Gianelloni. En ese sentido, la meta para el año que comienza será poder contener la demanda de ciudadanos y ciudadanas para sumarse a la producción como a la adquisición de verduras. Por lo pronto, Rosario cuenta con 30 hectáreas de parque huerta municipales y este año busca sumar uno en el distrito oeste.

Una agenda para planificar tu huerta

La secretaría de Economía Social presentó la Agenda 2019 del Huertero y la Huertera, que permite no sólo un uso corriente sino que es además una guía práctica ordenadora para la planificación de una huerta familiar y/o colectiva. Incluye calendario astronómico, poesías, recetas de cocina a base de verduras y hortalizas de acuerdo a las estaciones, e información sobre plantas aromáticas y medicinales. La agenda estará a la venta en las ferias de la economía social a un precio accesible.

Esta agenda contiene un calendario agrícola basado en fenómenos astronómicos que se observarán a lo largo del año 2019.  Entre éstos se destacan las fases lunares (ascendentes y descendentes) para tener en cuenta cuál es el momento propicio para la siembra así como cuáles son los días de raíz, días de hoja/tallo, días de flor, y días de fruto/semilla para contemplar a la hora de siembra de verduras, hortalizas y frutas, de acuerdo a sus características.

El calendario biodinámico ayuda a cultivar en armonía con la luna y el cielo como lo hacían nuestros ancestros y ancestras. De este modo, se promueve recuperar modos de cultivo tradicionales, impulsados por los beneficios de las fuerzas de la naturaleza.

Más notas relacionadas
Más por Laura Hintze
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Para Del Frade hay “una máscara que protege un negocio impune”

“La supuesta bala perdida que tiene en riesgo la vida de Benjamín es consecuencia, en real