El experimentado delantero de Rosario Central seguirá su carrera en Atlético Paranaense, flamante campeón de la Copa Sudamericana. “Sentí que este paso lo tenía que dar”, dijo Marco, en una emotiva conferencia de prensa.

La segunda etapa de Marco Ruben con la auriazul llegó a su fin. El atacante continuará su carrera en el fútbol brasileño, defendiendo la camiseta del Paranaense, donde pasó a préstamo, con un cargo de 250 mil dólares, y con una opción de compra de poco más de un millón de dólares.

En su rueda de prensa de despedida, Ruben sostuvo que la que pasó “es la etapa más importante de mi carrera, pero sentí que este paso lo tenía que dar. Es muy difícil por lo que significa dejar el club, la dirigencia me acompañó y entre las dos partes buscamos lo mejor para el club”.

“El motivo principal es que acá quiero estar bien, al cien por ciento. Sentí que en este último tiempo no lo podía dar. Tomé esta decisión porque sentía que era lo mejor para mí y para Central”, continuó.

El referente aseguró que “todo lo que di dentro y fuera de la cancha fue con el corazón y las mejores intenciones. Salir campeón es un desahogo increíble. Darle esa alegría a la gente y al club fue impresionante. La gente iba a seguir estando si no ganábamos, porque la gente de Central es así, en este club se disfruta todo”.

El goleador, que venía con la pólvora mojada en el último tiempo, reconoció que «hubo sondeos de equipos argentinos, pero tenía claro desde un principio y dije que en Argentina no sentía jugar en otro club. No es por cerrar puertas, pero cuando vine lo hice por sentimientos y a los que me llamaron se lo manifesté».

«Extrañar voy a extrañar todo porque esto ya lo viví. Ya me fui de Central a los 20 años en otra etapa distinta y extrañé muchísimo. Me acostumbré en 3 o 4 años y aprendí a vivir lejos de casa, de mi familia, de Central y de todo lo que me gusta», finalizó.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Hubo un tiempo que fue hermoso

En una primera parte atrapante, el Canaya igualó 2 a 2 ante San Lorenzo, en el Nuevo Gasóm