“El barrio está pasando una situación muy difícil y nuestra institución no está ajena a eso”, aseguró Cintia Pérez, delegada de Amsafé en la escuela 20 de Junio Nº 133. Le reclaman al Ministerio de Educación santafesino custodia policial nocturna.

Entre los últimos días de 2019 y los primeros de este año, sacando provecho de la inactividad escolar, el establecimiento educativo ubicado en Vieytes 2953 fue víctima de cinco robos y desmanes. El último ocurrió este lunes por la noche, y desapareció la bomba de agua, entre otras pertenencias.

Por eso, la comunidad educativa se concentrará este jueves desde las 12 del mediodía en las puertas de la entidad del barrio Nuevo Alberdi para realizar un abrazo solidario, e invitan también a los vecinos. “Exigimos que se haga efectiva la custodia policial nocturna pedida al Ministerio de Educación desde el 2018”, indicaron en la convocatoria.  

“Es el quinto robo en lo que va de fines de 2019 hasta estos días de 2020. Ayer fue el último pero ya habían entrado la noche anterior, y cada vez que esto sucede hay destrozos”, lamentó Pérez en diálogo con este medio, y agregó: “Lo último que robaron fue una bomba de agua, pero encuentran matafuegos y lo usan y hacen un caos, y es todo un desastre. Han entrado en la biblioteca, a las oficinas, a los salones”.

Sobre el estado de la escuela, la docente de plástica indicó que “aún no hemos visto nada porque estamos de vacaciones, así que mañana (miércoles) vamos a hacer el abrazo solidario y a ver las pérdidas que hay”. En este sentido, contó que “hay rejas en casi toda la escuela pero las rompen y entran para hacer desmanes y robar”. 

“La realidad es que el barrio está pasando una situación muy difícil, y la escuela no está ajena a eso”, afirma Cintia. “Nos estamos comunicando con las familias, los vecinos, y nos cuentan que también les roban cosas de sus patios. La escuela en enero está cerrada, no hay personal, no hay nadie, y entonces aprovechan”. 

La delegada del sindicato de docentes públicos revela que la institución ubicada al noroeste de la ciudad cuenta con un sistema de alarmas, pero que no alcanzan a cubrir la totalidad del edificio. “Había sido pedida al Ministerio (de Educación de la provincia), al final del año pasado y hubo varios paros, lo que demoró todo. La empresa tenía que enviar presupuesto, pero ante los paros en el Ministerio todo se fue retrasando y esa alarma no fue nunca puesta”.

Ante esta cuestión, además de hacer la denuncia, desde el sindicato exigen respuestas de funcionarios de la cartera de Seguridad. “Necesitamos una custodia policial nocturna, un patrullero o algo que sirva de apoyo a las alarmas, y que sirva también para el problema barrial”, expresó la maestra.

“Cada cosa que se roba es mucho esfuerzo. Tratamos de tener siempre los materiales para que los niños y niñas puedan trabajar, y te rompen un armario y eso cuesta un montón. Yo doy plástica y si me roban las témperas, el pincel, no sé si los voy a poder volver a comprar, por más insignificante que sea el monto. También están los trabajos de los chicos. Es la vida escolar la que afectan, es un año de trabajo, y eso te indigna, porque además ahí no se pueden encontrar demasiadas cosas”, concluyó Pérez.

Desde Amsafé Rosario expresaron en un comunicado su “solidaridad con toda la comunidad educativa” de esta escuela ubicada en la zona norte. “Llamamos a las autoridades del Ministerio de Educación a garantizar en forma urgente y efectiva la integridad del edificio escolar y la tranquilidad de las y los docentes y las familias de la escuela”.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Facundo Paredes
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Pase a la inmortalidad

La leyenda de Tomás Carlovich sigue más viva que nunca. Un concejal propuso que un tramo d