Quizás, tal vez, ese sea su propósito… Pero lo único que vemos es una silueta erguida y atlética, cargada de cosas que ahora lleva mientras se dirige hacia unos árboles, o arbustos crecidos, donde se detiene, los deposita en el suelo, y mira hacia todas partes, buscando el lugar apropiado para montar su precario y singular campamento.

Ya entre los árboles, o los arbustos, se pone a ordenar las cosas que ha traído. Extiende una parrilla sobre el piso que ha despejado, saca una botella de vino, un recipiente de material aislante donde trajo hielo, la carne para asar, y una vieja radio a pilas.

Enciende la radio y busca, de forma cansina, alguna estación para escuchar música: la búsqueda cesa cuando encuentra un programa de tangos, en una efe eme, que suenan nítidos y potentes en ese otro lado del río.

Tangos clásicos, antiguos. De aquellos años donde el tango no se había convertido en un fenómeno masivo y bailable, porque era, todavía, una música más propia de los márgenes que del centro, tanto en un sentido físico como simbólico.

A él le gustan esos tangos, reos, lunfardos, donde el varón siempre es bravo aunque sufra abandonos y nostalgias, como éste que escucha ahora, de Celedonio Flores, cantado por Rivero –que en verdad no es un tango sino una milonga, llamada “Apronte”–, donde un taita de aquellos se burla de una mujer que quiso dejarlo por un funghi con plata.

Es que hay, de su parte, una sintonía evidente con ese universo poético-musical. Cuántas veces, a lo largo de su ya extensa vida, pudo haber repetido esos versos de Celedonio que dicen Rechiflado en mi tristeza, hoy te evoco y veo que has sido / en mi pobre vida paria sólo una buena mujer… Porque su mentalidad, o su ideología, pueden definirse sin problemas como tangueras, en el sentido de que, dentro de su perspectiva de pensamiento, las diferencias entre el hombre y la mujer son insalvables.

 

Fuente: El Eslabón

 

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tus dispositivos y los sábados, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

  • La mesa veinte

    Cuando el patovica quiso sacar a Emilio a las patadas, él le dijo que era un invitado. Enc
  • Coro de ranas

    Yo no sé, no. Desde temprano una chicharra que estaba en el paraíso de Pasaje Y (hoy Lapra
  • Los mil barrios rosarinos

    A bordo de su moto y con un iPhone en el casco, FreeJ0ta recorre y registra los pasillos m
Más notas relacionadas
  • Motoqueros (capítulo 54 y último)

    Por la avenida, a eso de las diez de la mañana, camina hacia el norte arrastrando un carri
  • Motoqueros (capítulo 53)

    Después de haber pasado la noche en la calle, rodeado por esos seres que parecían sub-huma
  • Motoqueros (capítulo 52)

    Camina en medio de la oscuridad, sin rumbo. Se ha ido internando por un barrio de calles d
Más por Roberto Retamoso
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

La mesa veinte

Cuando el patovica quiso sacar a Emilio a las patadas, él le dijo que era un invitado. Enc