Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Que las diferencias entre el hombre y la mujer le parezcan insalvables no impide, de todos modos, que las mujeres sean su objeto de deseo privilegiado. Pero su concepción de las relaciones con el otro sexo siempre estuvo signada por la asignación de lugares y roles opuestos, e inamovibles. Y antagónicos, podría agregarse, porque lo que de un lado representaba fortaleza del otro representaba debilidad, de la misma forma que, en ese marco, la constancia o la consecuencia se oponía a la volatilidad cuando no al capricho.

Quizás por eso andaba solo por el mundo, un poco por necesidad y otro poco por elección. No le disgustaba andar solo, como ahora, cuando ya situado en ese espacio que ha despejado entre los árboles, o los arbustos, se pone a preparar el asado: primero junta ramas secas para hacer el fuego, después las enciende, y cuando el fuego ha cobrado fuerza, corre las ramas encendidas hacia un costado para que se hagan las brasas con que asar la carne.

Una vez que las brasas arden, las desparrama debajo de la parrilla, y extiende cuidadosamente la tira de costilla que ha traído en el bote, atendiendo que las lumbres no queden debajo de ella sino alrededor de su posición, formando una especie de óvalo que rodea el sitio sobre el que yace la carne.

Después de haber ejecutado ese trabajo, se aleja unos metros y se recuesta debajo de un árbol, descorchando la botella del vino. Bebe un sorbo, despaciosamente, y escucha el final de la milonga que canta Rivero, subrayado por los acordes potentes de las guitarras que lo acompañan. Al hacerlo, gira la cabeza, sin razón aparente, sino más bien de forma distraída, acaso pensando no sólo en lo que ha cantado Rivero sino en el modo –nítido, intenso, contundente– con que las guitarras cierran el tema, cuando advierte que alguien se acerca.

Entonces ve una mujer que parece surgir de la nada.

 

Fuente: El Eslabón
Ilustración y animación: Facundo Vitiello

Más notas relacionadas
  • La familiar cercanía de lo ominoso

    Luisina Bourband acaba de publicar su primera novela, La vida breve de Sabanita. Su título
  • El alma del pueblo

    Miro, sorprendido, conturbado –¡admirado!– el desfile incesante ante el cajón. La misma es
  • La Hora de los Hornos

    Ante la muerte de Pino Solanas, el autor de esta nota evoca su primer contacto con la embl
Más por Roberto Retamoso
  • Palos contra los migrantes

    Una nueva caravana de hondureños que intentaban llegar a EEUU fueron reprimidos por policí
  • Todo empieza en enero

    Yo no sé, no. Pedro me dice que cuando era chico, él pensaba que el origen del mundo, o cu
  • ¿Quién traga las migas?

    Aumenta el precio internacional del trigo, sube la harina y se encarece el pan en el merca
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

“No nos hemos olvidado de José Luis Cabezas”

Se cumplen 24 años del homicidio del fotógrafo de Editorial Perfil que hizo pública la car