Yo no sé, no. Pedro se acuerda de aquellas lluvias de aquellos otoños en que las hojas amarronadas de los plátanos parecían embarcaciones queriendo llegar apresuradas a la mar o a algún puerto, en ese río caudaloso que se formaba pegadito al cordón de la vereda, que en su profundidad yacía el empedrado y que su destino final era la bocacalle a cien metros .

Él no sabía escribir río, pero sí dibujarlo. Y por haber pispeado un libro de su hermana, sabía que el Paraná era un río inmenso. Ese juego imaginario duraba poco, pues esos otoños eran fríos y la madre lo mandaba adentro. El médico decía que la fría humedad no era buena para las vías respiratorias. Un año después, con cierta dificultad, leía en el diario que el Paraná era la vía navegable más importante que teníamos. Los diarios de la época también decían que en Colombia, Marulanda Vélez (Tirofijo) creaba las FARC. En Broadway (Nueva York) se estrenaba After the Fall (Después de la caída), de Arthur Miller, que trataba de su vida con la Marilyn, y acá la CGT preparaba un plan de lucha.

Malcolm X pronunciaba el discurso llamado «Los votos o las balas». Mandela, ante el tribunal, pronunciaba un discurso en el que finalizaba diciendo: “Estoy dispuesto a morir”. En Argentina el campeón era Boca y el goleador en el clásico rosarino, en el que el Canalla hizo 4, era José Malleo, con dos tantos. 

Pasaron los años y en el nuevo barrio, a las vías respiratorias y las vías navegables, se le sumaban las vías del tren en las que siempre aparecía un mundo por descubrir, por conquistar. Y en los días después de cada lluvia, las vías navegables se llenaban con barcos de papel de diarios con noticias de ayer que decían que mañana pararía la lluvia y que saldría el sol.

El otoño y el invierno del 73 fueron bastante fríos, y sin embargo nuestras vías respiratorias no se vieron percudidas. Sería porque ya por otras vías navegaban nuestros sueños de cambiar el mundo y nos inmunizaban, quizás.

En estos días, en los que vuelve a ponerse sobre la mesa el futuro de nuestra más importante vía navegable, que es el Paraná, en estos días en los que están en peligro nuestras vías respiratorias y que es perentorio recuperar el tren y sus vías, sólo nos queda que vuelvan a navegar por nuestras venas aquellos sueños, que por todas las vías se vuelvan a contagiar las mayorías de una conciencia social para defender y recuperar lo nuestro, lo de todos: la vida, la salud, la educación, nuestros recursos naturales. 

Pedro, con su optimismo de siempre, me dice mirando esas nubes que pasan apresuradas: “Cuando derrotemos al bicho, muchos se sumaran a esa epopeya, la de navegar cargados de Patria, recuperando puertos”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • Hay que sacarlo todo afuera

    Yo no sé, no. Ese 21, como casi todos los que eran de septiembre, nos recibía a Pedro y a
  • Las dos perlas

    Yo no sé, no. Ese viernes a la tarde, con Pedro nos sentíamos ansiosos, no veíamos la hora
  • Las balas del odio

    Yo no sé, no. Con Pedro nos enteramos que una amiga de sus primas había alborotado al grup
Más por Hilo Negro
  • Docentes, educación

    La pretensión de disciplinar docentes

    La historia de la educación santafesina es de las más ricas del país. La han escrito y la
  • Memento meme

    El 25 de agosto en el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (MACRO) se inauguró “Espacio
  • Hay que sacarlo todo afuera

    Yo no sé, no. Ese 21, como casi todos los que eran de septiembre, nos recibía a Pedro y a
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

En Boca de todos y todas

Las xeneizes se consagraron campeonas del torneo de Primera División ante una Bombonera im