El periodista platense y ahora escritor, Matías Moscoso, reunió en un libro a los 227 clubes del país que visten de colorado. En Rosario está el equipo que más veces usó ese color en la historia del fútbol argentino. “Es un laburo bien federal”, dice su autor.

El color de la frutilla, del ladrillo, la capa del Rey Mago Baltasar, el atuendo del Papa, la sangre en el mameluco de trabajadores de un matadero, son algunos de los curiosos argumentos que muchos clubes del país eligieron para llevar el rojo en su camiseta. También hay homenajes a Independiente de Avellaneda y cuestiones políticas y religiosas. Eso se lee en Todos los rojos, el libro de Matías Moscoso que recopila historias y relatos de los equipos del fútbol argentino que tienen camisetas exclusivamente de ese color. Santa Fe es la segunda provincia –sólo superada por Buenos Aires– con más clubes que usan casacas íntegramente coloradas.

Del Rojo yo soy

Moscoso nació y labura de periodista de La Plata, pero a diferencia de casi toda su familia (que es hincha de Gimnasia), es de Independiente, como su viejo. Futbolero a más no poder, también siente curiosidad por la historia del mundo de la redonda, un combo ideal para hacer parir su primera obra, editada por Fútbol Contado. “Esto surgió promediando el año pasado, es un libro que se gestó y se terminó en pandemia. Todavía no tengo bien en claro cuál fue el puntapié inicial, muchos me lo han preguntado”, admite de entrada, aunque muestra algunas pistas: “Creo que la cosa viene por acá: soy hincha de Independiente, un fanático del fútbol y de la historia del fútbol, y siempre me llamó mucho la atención una leyenda alrededor de la camiseta de Independiente, de por qué es roja”.

Este Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Nacional de la ciudad de las diagonales aclara que la de la camiseta del conjunto de Avellaneda “es una leyenda que nunca se terminó de comprobar pero es muy pintoresca y siempre me llamó la atención”, y dice más o menos así: “La leyenda cuenta que 1905, año de fundación de Independiente, coincidió con una gira por nuestro país del Nottingham Forest, equipo inglés fundado en 1865. Arrancaron en Montevideo jugando un partido, después en Rosario otro, y luego en la Ciudad de Buenos Aires, alrededor de diez partidos. Uno de esos fue presenciado por uno de los fundadores de Independiente, que se maravilló tanto por el juego de los ingleses, que venían jugando al fútbol ya hacía como 50 años, le impactó tanto el nivel futbolístico de los jugadores europeos, que decidió modificar el blanco original de la camiseta de Independiente por el rojo. Eso ocurrió un par de años después, por eso es una leyenda que nunca se terminó de comprobar y hay varios mitos alrededor”.

Tras una exhaustiva búsqueda sobre esa gira del legendario equipo que supo conquistar Europa pero que hoy deambula por el ascenso inglés –pesquisa que incluyó contactos con Inglaterra– creció el entusiasmo de Matías, tanto que “empecé a investigar otras” historias similares, y todo lo volcó en las páginas de Todos los rojos.

Foto: 0221.com.ar

Así, el paso siguiente fue “un relevamiento con todos los clubes que hay registrados en el país, que son aproximadamente 3890. Hice uno por uno y llegué al resultado final de 227 clubes que usan camiseta roja”. El número lo asustó un poco, lo hizo recular. “Me parecía imposible al principio, y me dije que me iba a dedicar solamente a clubes con rojo que son centenarios”, una lista de tan sólo 23. Pero esa marcha atrás sólo fue para tomar carrera, envión, y darle fuerte para adelante: “Empecé a contactarme con tanta gente y me daba cuenta que el entusiasmo que mostraban los entrevistados en todo el país era muy grande, y casi sin darme cuenta empecé a contactarme con todos. En un año pude contactarme con los 227 clubes, no sólo con sus dirigentes, fundadores, descendientes de los fundadores, sino también con vecinos y gente común de los pueblos o ciudades a las que pertenecen esos clubes. Todos me abrieron sus puertas, me comentaron acerca de los orígenes de los clubes, de la idiosincrasia de estos lugares, y así fue tomando forma la historia roja”.

Con la lengua afuera tras más de 500 llamadas de las más diversas características telefónicas y entrevistas, el libro ya está en la cancha. “Ahora que está terminado pienso en lo que fue el proceso y la verdad que es una locura total”, acepta Moscoso, pero aclara: “Lo disfruté muchísimo”. Y agrega: “Esto también me sirvió para escaparle a la rutina laboral” en el portal de interés general 0221 de La Plata. “Es un libro federal, que incluye a clubes de todas partes”, remata. 

Rojo pasión

Con el color de la pilcha como eje central, Matías Moscoso se aventura en la vida social y deportiva de cada club que describió, con las particularidades de cada pueblo o ciudad en las que están emplazados. Y advierte para algún lector o lectora con poco apego a manuales de historia, que no se trata de “una investigación cuantitativa, aburrida, con definiciones de diccionario, con fechas, nombres propios y datos concretos, sino que le doy como un vuelo literario”. Dice además que “tiene mucho de historia, hay mucha cuestión de cultura local, de leyenda de los pueblos, y hay descripciones: obviamente los orígenes de los clubes, los porqués de las camisetas rojas, pero también todo lo que pasa alrededor, cómo fueron fundados los pueblos, que muchos crecieron de la mano de los clubes, con la llegada del ferrocarril, los inmigrantes, hay mucho de historia argentina y del exterior, con mucho personaje europeo que tiene su influencia en el nacimiento de los clubes y los pueblos”. Por eso, insiste en que “lo puede disfrutar el futbolero y también la persona que no es muy apasionada, porque se va a encontrar con todas estas cuestiones que van más allá del fútbol”.

Este cronista y cazador de leyendas se considera “un fanático de ver fotos en blanco y negro, de inspeccionar esas historias”, y cree que “por ahí viene la historia de la camiseta de Independiente. Me gustó investigar el nacimiento de todo eso”. Y la cosa se le fue de las manos.

Variaciones en rojo

“Hay de todo”, dice Matías antes de arrancar con los relatos que pintan (de rojo, ¡cuac!) las páginas de esta reciente publicación. “De los 227, la mayoría son homenajes a Independiente. Primeras comisiones directivas que eran hinchas y entonces conseguían los juegos de camisetas en Buenos Aires”, se jacta el escritor, y revela que además “hay mucho homenaje político, muchas primeras comisiones que eran socialistas, comunistas o radicales”.

Más allá de estas cuestiones generales, también están estas otras más “pintorescas”, en las que la explicación del rojo como color predominante y casi exclusivo de algunas remeras acarrean argumentos más autóctonos, según detalla el entrevistado, que tira algunas que se le vienen a la cabeza: “Está la del Club General Belgrano, de Coronda, en Santa Fe. La ciudad es Capital Nacional de la Frutilla” y el rojo de la camiseta es un homenaje a esa noble fruta que tan bien se lleva con la crema Chantilly. “En Necochea existe el Club Mataderos, que fue fundado por trabajadores del matadero municipal, quienes llegaban a los entrenamientos y a los partidos con el mameluco blanco del laburo, pero manchados de sangre, y la leyenda que corre ahí es que es un homenaje a la sangre y a los laburantes. En Mendoza, hay un pueblo que se llama El Algarrobal, de enorme tradición ladrillera. El origen del Deportivo Algarrobal viene de esas fábricas y el rojo es un homenaje al ladrillo”. Y sigue: “En Corrientes hay mucho homenaje religioso, al Gauchito Gil. San Baltazar, el Rey Mago negro con su capa roja, es homenajeado por el Club Cambacuá, de Corrientes capital. En Misiones hay mucho homenaje a la tierra colorada”, y así…

Este muchacho, que también se le anima a la batería y llegó a grabar algunos discos con distintas bandas, se entusiasma con la idea de salir de gira por el país y presentar el libro como corresponde: “Me encantaría. Con muchos de los que hablé me piden que vaya. En Entre Ríos me dicen que me esperan con cordero o lechón. Eso es algo que me planteo hacer, un recorrido por las ciudades y pueblos”. 

La provincia se pone colorada

En el ranking de distritos con clubes de fútbol con mayor cantidad de camisetas rojas, Santa Fe está segunda, pero “palmo a palmo” con la gigantesca provincia de Buenos Aires. “Hay un capítulo que está dedicado exclusivamente a los clubes de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, porque esa zona, el corazón del país, es la que más camisetas rojas tiene”, afirma Matías Moscoso, que tira un datazo al respecto, que tiene como protagonista al Club Atlético Provincial, con sede principal en el Parque Independencia: “Es el equipo de fútbol que más tiempo usó la camiseta roja en toda la historia de la Argentina. Porque fue fundado en 1903, y desde ese momento tiene camiseta roja y sigue con vigencia, más allá de que el fútbol ahí haya tenido varios idas y vueltas”.

En la ciudad también tiene su espacio en este trabajo la Asociación Deportiva Juan XXIII, de Lima al 1700, entidad fundada en 1966. “También tiene una historia linda, porque el rojo viene explicado por la vestimenta del Papa”. Y cierra esta historia, con otros clubes de la zona: “Hay más de pueblos cercanos a Rosario. El Club Deportivo Correa, Independiente de Bigand, entre otros”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Lula crece en las encuestas y se ilusiona con ganar en primera vuelta

En el sondeo publicado por Datafolha, Lula da Silva prevalece entre el electorado femenino