La Lepra perdió 3 a 1 ante Gimnasia, en la Plata, por la última fecha de la Zona A de la Copa de la Liga Profesional. Por otros resultados, ambos quedaron eliminados. Pérez puso el primero, y lo dieron vuelta Ramírez y Sosa (2).

El equipo dirigido por Javier Sanguinetti se quedó en las puertas de la clasificación a la siguiente fase. Una campaña que superó las expectativas iniciales no fue suficiente para continuar en carrera, pese a que llegó a esta última jornada dependiendo de sí mismo.

Pablo Pérez abrió el marcador muy temprano: apenas iba un minuto cuando aventajó a su equipo con un buen remate de zurda. Y el rojinegro tuvo más chaces clarísimas: Juan Manuel García y Juan Fernando Garro fallaron en sus mano a mano con Rodrigo Rey, una de las figuras de la tarde.

Es que tras una buena tapada del arquero de Gimnasia, llegó una contra que igualó el marcador. El petiso delantero Eric Ramírez se elevó más alto que Martín Luciano, su marca, y anotó de cabeza a los 17’ de esa primera parte.

El conjunto del Parque Independencia se empezó a caer anímicamente en el inicio del complemento, con el tanto del paraguayo Ramón Sosa, que a los 2’ enganchó para adentro y venció a un Mauricio Arboleda molestado por el sol. Y a los 8’, el atacante se volvió a anotar en el marcador, cuando se chocó una pelota que cayó desde el córner.

Las cosas se complicaron más aún para la Lepra porque sus rivales directos (Defensa y Justicia y Argentinos Juniors) empezaron a ganar (lo que obligaba al rojinegro a sumar de a tres), y además, a los 14’, Pablo Pérez vio la roja por una fuerte patada a Brahian Alemán.

Los de Néstor Pipo Gorosito contaron con ocasiones para hacer del resultado una goleada, pero el palo se lo impidió a Cristian Tarragona, y Arboleda hizo lo suyo en el mano a mano ante su compatriota Johan Carbonero.

El defensor Francisco Gerometta tenía segundos en cancha cuando metió un fuerte patadón que le valió la roja directa, a los 33’. Con más orgullo y vergüenza que buen fútbol, la Lepra se adelantó, y pudo descontar en los pies de Genaro Rossi, pero otra vez Rey le ahogó el grito.

Newell’s contó de inmejorables chances de avanzar a los cuartos de final, pero las derrotas en las dos últimas fechas (ante San Lorenzo y Gimnasia) lo dejaron con las ganas. De todas maneras, en su primer semestre, Sanguinetti cierra una aceptable campaña, con victoria en el clásico como premio.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Alberto pide más retenciones para separar precios internos de los internacionales

“Tenemos que hacer algo para que los precios internos se desacoplen de los internacionales