En un verdadero partidazo, Central cayó ante Racing 4 a 3 en el estadio Presidente Perón, por la fecha 22. El Canaya arrancó abajo, pero lo revirtió y dejó al borde del nocaut a la visita, que se repuso en el complemento y lo ganó.

Tremendo y cambiante partido disputaron en el Cilindro de Avellaneda Racing y Rosario Central, en la continuidad de la fecha 22 del campeonato de Primera División. Hubo infortunios, errores y aciertos, y muchos goles de cabeza. Un ex Central y un ex Newell’s, los principales verdugos del Canaya.

La noche arrancó torcida para Central, no sólo porque a los 7’ ya perdía, sino por la forma: La defensa demoró en rechazar una pelota dentro del área, y cuando Juan Rodríguez lo hizo, dio en el cuerpo de Acarlos Alcaraz, que sin querer queriendo la metió. Para colmo, el defensor protagonista del infortunio salió (por Leonel Vergara) un par de minutos después, por lesión. 

El Canaya reaccionó al golpe, que lo hizo tambalear. Pero lejos de morder la lona, se paró más fortalecido. Y la embestida contra su rival fue feroz, hasta dejarlo al borde del nocaut en pocos minutos. A los 18’ llegó el empate gracias a un buen centro de Lautaro Blanco que Facundo Almada conectó muy bien de cabeza.

A los 23’ llegó el segundo: el auriazul recuperó el balón en el medio y aceleró. De nuevo, el lateral izquierdo y capitán fue clave, al comandar el ataque. Y más que un centro, le dio un pase a Facundo Buonanotte, que definió de manera magistral ante el achique de Gabriel Arias.

El equipo de Carlos Tevez no pensaba en retroceder. Y le siguió asestando golpes a su contrincante. Alejo Vélez tuvo una muy clara, que tiró por arriba. Pero a los 33’, tuvo revancha: una buena jugada colectiva terminó en su cabeza, y esta vez, el joven delantero no perdonó.

El avasallador Racing del inicio quedó groggy. Apenas volvió a llevar peligro con un remate desde afuera del área de Gabriel Hauche, que muy bien desvió Jorge Broun por encima del travesaño. El dueño de casa no encontraba respuestas y a la visita le salían todas.

Lo que revivió al conjunto dirigido por Fernando Gago fueron los cambios que metió en el entretiempo. Al campo de juego saltaron Emiliano Vecchio, Johan Carbonero y Nicolás Oroz. El colombiano ex Gimnasia tuvo una clara con un disparo raso que contuvo bien Fatura. Hasta que a los 20’, Oroz le bajó la bocha al ex Central, que sin pararla y de media vuelta, fue letal para el intento del arquero.

El público en el Cilindro se encendió, y lo mismo le ocurrió al equipo, que tardó poco y nada en alcanzar la igualdad. Un centro al área de Vecchio encontró en lo alto la cabeza de Maximiliano Romero, y con Fatura a mitad de camino, al delantero sólo le bastó empujarla al fondo de la red.

Broun se rehizo de su macana anterior con una buena tapada en un tiro libre de Matías Rojas. Los de Arroyito la pasaban mal. Ya casi no pasaban más allá de la mitad de la cancha, y el local se le fue al humo, con el objetivo de aprovechar el envión y dejar la victoria en casa.

Esa insistencia del equipo de Avellaneda tuvo sus frutos en tiempo de descuento. A los 46’, Racing jugó corto y rápido un córner, el ex Newell’s Aníbal Moreno se escapó de su marca y metió un frentazo de pique al piso que liquidó a Broun y a Central. Entre festejos del local y la desolación del visitante, ya no hubo tiempo para más. Sólo tiempo de lamentos. 

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 700 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Gobernar cuesta un Perú

El Congreso de Perú aprobó con 101 votos la destitución del presidente, quien había disuel