La Lepra bajó al líder, en el Marcelo Bielsa –donde le cuesta horrores ganar– y con uno menos la mayor parte del encuentro, por la expulsión de Sforza. Fue 2 a 0, con goles de García y Ditta. Ahora se ilusiona con la Libertadores.

En la previa, el rojinegro contaba con varias cuestiones adversas. Primero, porque enfrente estaba el puntero del campeonato, que llegó a Rosario con un andar arrollador de victorias. Y segundo, la racha adversa que acarrea cuando juega en el Coloso. Pero esos antecedentes sólo estaban en los papeles. La realidad mostró otra cosa. 

Newell’s empezó mejor que su rival. Sin llevar tanto peligro, manejaba mejor la pelota en ataque, y cortaba rápido cualquier intento de Boca por avanzar. La única jugada con cierto riesgo en esa primera parte fue la de Armando Méndez, que recibió dentro del área por su costado, tras varias desprolijidades, y decidió patear al arco en vez de tirar el centro, como pedía la jugada. El lateral uruguayo quiso sorprender a Agustín Rossi rematando al primer palo, pero no lo logró.

Lo que torció la cancha a favor de Boca fue la polémica expulsión de Juan Sforza, quien a los 35’ vio la segunda tarjeta amarilla. El conjunto del Parque Independencia se replegó esos minutos finales hasta el entretiempo, para reacomodar piezas. De todas maneras, el arquero Lautaro Morales no sintió el cimbronazo de jugar con uno menos.

El segundo tiempo arrancó a todo ritmo. Es que al minuto de juego, Juan Manuel García aprovechó todos los errores de la defensa Xeneize y no perdonó cuando enfrentó a Rossi. El mitad de cancha, el delantero capturó un pase corto de Luis Advíncula en la salida, y también le ganó la dividida a Facundo Roncaglia. Tras una gran corrida cuidó la pelota con el cuerpo ante la embestida del peruano, y remató fuerte, al primer palo para gritar el gol. 

Boca seguía sin ideas en ataque, pese al jugador de más. Los dirigidos por Adrián Coria no se desordenaban en el fondo, y cuando tenían la pelota en su poder, salían de contra. Así fue que Méndez inició, en su campo y en soledad, un largo recorrido en el que fue acumulando marcas y sacándoselas de encima a pura potencia. Entre todos esos obstáculos, Hulk se las ingenió para patear, pero su remate cruzado se abrió demasiado.

Si bien la defensa local no pasaba sobresaltos, la diferencia en el marcador era mínima y jugaba con un hombre menos. Por eso, el gol de Willer Ditta, a los 34’, llevó alivió al dueño de casa. En una jugada de pelota parada, Newell’s envió el centro al área, y el zaguero colombiano ganó en las alturas y metió un certero frentazo que dejó sin chances a Rossi.

Las jugadas claras del puntero llegaron muy tarde. Marcelo Weigandt se lo perdió de manera increíble cuando cabeceó sin marca dentro del área chica y la mandó afuera. Después, un remate cruzado de Darío Benedetto fue interceptado por los pies del arquero Morales, y Óscar Romero, cuando moría el encuentro, probó desde lejos, el balón se desvió en el camino y dio en el palo. 

Newell’s jugó un gran partido. Se supo imponer a la expulsión, casi no sufrió en el fondo y no perdonó cuando tuvo sus chances. Ya asegurada la clasificación a la próxima edición de la Copa Sudamericana, la Lepra pelea y se ilusiona con la posibilidad de meterse en la Libertadores. El semestre en el Marcelo Bielsa no fue bueno, pero lo cerró dejando los tres puntos, nada menos que ante el líder.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 700 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Filosofía, carrera estratégica para el desarrollo del país

Este año, el Programa Nacional de Becas Manuel Belgrano sumó estos estudios considerados p