Los familiares del joven de 25 años se manifestaron en Provincias Unidas y Sorrento e indicaron que fue asesinado por la policía. Carlos Godoy no tenía antecedentes y era empleado de una distribuidora de alimentos.

Familiares y amigos de Carlos Godoy realizaron este miércoles un corte de calles en Provincias Unidas y Sorrento reclamando el esclarecimiento del joven de 25 años que fue asesinado por la policía el domingo 24 mayo en un presunto enfrentamiento entre efectivos y supuestos ladrones.

Carolina, la hermana de Godoy, indicó que  el joven “regresaba  de la casa de su suegra en horas de la mañana y que al cruzar el puente peatonal de la calle Sorrento aparentemente hubo un enfrentamiento entre choros y policías y empezaron a tirar tiros y ahí le dieron en la espalda a mi hermano que no tenía nada que ver con el hecho”.

Los familiares acusan al fiscal Miguel Moreno de ser parte del encubrimiento policial en el hecho y aducen “no tener respuesta alguna de las autoridades”. Vicente, el padre de Carlos, otro de los presentes en el reclamo de justicia, señaló que cuando Godoy se encontraba agonizando después de haber recibido varios balazos por la espalda “un policía lo remató con un tiro en la cabeza” e indicó que varios testigos “vieron cuando los efectivos fraguaron la escena del crimen y le pusieron un arma en la mano” a Godoy que ya se encontraba muerto.

Según la versión oficial, la mañana del domingo 24 de mayo, dos policías circulaban en una moto por Sorrento y fueron detenidos por un tronco lanzado con intenciones de robo por dos muchachos. Al frenar la marcha hubo “un enfrentamiento armado” donde uno de los uniformados recibió dos disparos en el pecho que quedaron en su chaleco antibalas. Uno de los presuntos ladrones huyó herido, y el otro murió en el enfrentamiento.

El fiscal de la causa, Miguel Moreno, dijo el pasado martes que la investigación está en curso y que todavía no conoce los resultados de la autopsia por lo que no se sabe cuántos impactos de bala recibió ni en qué lugar del cuerpo.

Carlos Godoy tenía 25 años, no contaba con antecedentes penales y trabajaba en una distribuidora de alimentos y también en un taller mecánico y los familiares resaltaron  que “era muy trabajador y una excelente persona”.

El joven, es primo de Franco Casco, el muchacho de Florencio Varela que el año pasado estuvo detenido en la comisaría 7ma de Rosario, donde fue visto por última vez antes de estar desaparecido tres semanas y aparecer flotando en el río Paraná.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Lluvia de municiones

Las inversiones nunca llegaron pero sí las doctrinas de mano dura y el descontrol de las f