El documental transmedia producido por la Facultad Libre y el colectivo La Bemba del sur, abre puertas y ventanas en contrasentido al imaginario carcelario impuesto.

El Feriante, una historia de lo posible –trabajo multidisciplinario que se verá el miércoles 25 de octubre a las 19, en Distrito 7, Ovidio Lagos 790–, se enfoca en la vida de Ángel, un ex preso que trabaja en la distribución de los productos que hacen las personas privadas de la libertad en las penitenciarias 3 y 6 de Rosario. De alguna manera es el relato vivo de los cuerpos, los corazones y las mentes que se hallan allí, y sus participaciones en talleres que realiza el colectivo interdisciplinario La Bemba del sur. Y es también una manera de conocer más el encierro y otras salidas posibles, permite reflexionar sobre el imaginario impuesto por el sistema de castigo carcelario que, en Argentina, afecta derechos humanos básicos e inalienables a su población detenida.

Según este trabajo, seleccionado en la categoría transmedia en la convocatoria del año pasado de Espacio Santafesino, y cristalizado en formatos audiovisual, musical, gráfico, y de redes sociales; en nuestro país, la mayor parte de los y las detenidas provienen de los sectores más postergados de la sociedad, condición que se acentúa hacia dentro de los muros y se reafirma en el egreso. El acceso a la cultura, a la producción simbólica y a los procesos creativos, son restringidos, quizá de forma más aguda que otros derechos, para el sujeto encerrado.

Bajo esta problemática, un grupo de comunicadores encabezados por Patricio Irisarri, María Chiponi, Mauricio Manchado, Fernando Gómez Hernández y Anahí Lovato, plantó sus bases en el trabajo de casi una década que llevan adelante en las cárceles de Rosario y de la provincia de Santa Fe, el grupo La Bemba del sur: talleres de formación y producción de bienes culturales, donde talleristas y presos trabajan a la par, imaginan y trazan posibles trayectorias de vida en donde emerjan los deseos y las posibilidades, contrarrestando las privaciones propias de un sistema en crisis.

En diálogo con el eslabón, el periodista Patricio Irisarri, uno de los hacedores de El Feriante, una historia de lo posible, estuvo en la dirección del proyecto, al igual que en 2015 con Canción de la Ciudad, el documental multimedia que tenía como foco a músicos callejeros de Rosario, y que experimentó diversos soportes.  

“Tiene las mismas características que el trabajo que hicimos como primera incursión transmedia en la Facultad Libre”, sostuvo Irisarri, quien completó su maestría en comunicación digital interactiva. “En esta oportunidad, lo pensamos como una coproducción entre la Facultad Libre y La Bemba del sur. Ellos son un grupo de talleristas que se fue consolidando, incursionando en distintos penales de la provincia. Con talleres de todo tipo: de filosofía, comunicación, periodismo, música. Nosotros producimos y tratamos de teorizar al mismo tiempo y le buscamos la vuelta. Trabajamos con la teoría de la producción transmedia. A través de ella, nos preguntamos por qué pasan estas cosas, y cruzamos las metodologías posibles. En los últimos 15 años, desde la web 2.0, los usuarios se convirtieron en productores, y en la gran conversación global, las redes sociales y los dispositivos móviles y demás, se configura un nuevo sistema de medios donde interactúan las audiencias”, reflexionó.

Un Ángel para tu soledad

El protagonista principal de El Feriante es Ángel: “La historia de él condensa algo –cuenta Irisarri– estuvo detenido en la Unidad 3, y allí participó de diferentes talleres donde hizo periodismo, cortometrajes, y cuando salió de cumplir su condena se incorporó al colectivo de talleristas, y se convirtió en el distribuidor de los productos que hacen los reclusos en las cárceles: canastos, espejos, cosas de cuero, ha vendido de todo, incluso los productos que él mismo aprendió a hacer. Su historia nos habilita un puente entre el afuera y el encierro. Con su figura, se conjuga todo ese universo”.

Irisarri comenta los escenarios por dentro y fuera de la cárcel: “Entraron nuestra cámaras. Como los talleristas estaban allí, nos habilitaron a grabar en todos lados, nos abrieron las puertas y respetaron los momentos en que nosotros queríamos estar con los chicos. Afuera  pudimos ver intervenciones de la gente cuando se acercaba a ver los productos en la feria, y cuando Ángel explicaba que los hacen los presos y que él los vendia. Pero nunca en el trabajo se revuelve o se pone el acento en las historias oscuras del por qué están en ese lugar. No nos parece importante, como tampoco nos parece importante contar todo lo malo de las cárceles, porque eso se ve en otros lados; sabemos que en esos espacios hay una cultura tumbera, hay broncas, narcotráfico, lo sabemos por medios que tratan de remarcarlo. Nosotros decimos que hay otras historias posibles por contar, historias propias del colectivo que día tras día trabaja en esos lugares, historias propias de acá de Rosario y que entendemos en clave territorial. Nos parece una forma de disputar todos los imaginarios sociales respecto al rol de la cárcel en nuestra ciudad, y poder extrapolarlo a todo el país, a todos los lugares donde se repite lo mismo”.

El universo narrativo de El Feriante, una historia de lo posible, trabajo que es auspiciado por la cooperativa de comunicación La Masa, que produce este periódico, contiene una serie documental audiovisual de cinco capítulos donde se narran las peripecias de Ángel, mientras distribuye y comercializa las producciones realizadas en los distintos penales. Se expanden las historias que este documental transmedia busca mostrar, entre las que se cuentan: una revista que recoge las miradas de los detenidos que participan de los talleres culturales; una serie de postales gráficas interactivas que llevan relatos y representaciones estéticas que condensan las realidades muros adentro; un CD musical con canciones grabadas por los internos de la U3, y micros de radio con historias de los y las internas que serán incorporados a la grilla de programación de las radios de la ciudad. También se editará un libro que compila escritos que abordan experiencias de producción cultural en situación de encierro, y se utilizarán las redes sociales como plataforma de circulación de contenidos específicos, pensados para la interacción y la participación de los usuarios/destinatarios de los soportes producidos en el marco del documental transmedia. Por último, El Feriante , que se puede seguir a través de elferiante.com.ar, propone un punto de encuentro en las ferias de la ciudad y en los festivales que cierran las acciones narrativas de este proyecto.

Más notas relacionadas
Más por Juan Pablo de la Vega
  • Antiheroínas de discurso claro y poderoso

    La banda barcelonesa Ketekalles se presentará el próximo jueves por primera vez en Rosario
  • Los mil barrios rosarinos

    A bordo de su moto y con un iPhone en el casco, FreeJ0ta recorre y registra los pasillos m
  • Versos de vida

    La periodista, locutora, conductora, actriz y escritora Celina Hernández fue distinguida a
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

La Ctera convocó a un paro nacional para el lunes

La decisión se tomó en un congreso extraordinario, luego de que el Gobierno convocara a tr