Pelota de Papel 2, libro escrito por ex y actuales futbolistas, tuvo su partido de presentación en la ciudad. Los protagonistas, tiraron paredes con el público que se acercó a la sala de la Asociación de Empleados de Comercio para apoyar el proyecto benéfico.

Se pasan la pelota

El teatro de la Asociación Empleados de Comercio de Rosario (ubicado en Corrientes 450) respiró fútbol en la noche del jueves pasado. Allí, en el escenario principal, el responsable de prensa de la entidad sindical, Oscar Prendes, anunció la formación que minutos después saltaría al escenario a dar declaraciones sobre su participación en las páginas de Pelota de Papel 2. Algunos cargaban sobre sus espaldas la experiencia que les dejó el haber jugado de entrada en la primera edición de este proyecto, y otros eran debutantes.

El periodista Pablo Paván, encargado de distribuir el juego, habló primero para contar en detalle el fin literario y benéfico que persigue el libro, cuya recaudación va a parar a la Fundación SI.

Después, la posta la tomó el capitán del equipo rosarino, Sebastián Domínguez, quien en esta oportunidad tuvo el rol de escribir el prólogo. “Nuestro laburo llegó hasta que el libro se publicó. Ahora la cuestión está en sus manos”, dijo el ex zaguero de Newell’s, y agregó: “En esta segunda edición se van a encontrar algo similar a la anterior. Con varios chicos que son muy famosos y conocidos dentro de la cancha, pero que muchos sienten miedo de afrontar este desafío, aunque después se entusiasman porque les sirve para sacar de adentro muchas cosas que acumulan”.

De esa aguerrida defensa también participó el zaguero de Temperley e ilustrador, Ignacio Bogino: “El jugador siempre se expresó sólo dentro de la cancha porque en otros lugares es más complicado. Pelota de Papel es una gran oportunidad para expresar valores sociales”. El diseñador gráfico Hover Madrid le agradeció su presencia en esta iniciativa al ex Rosario Central, y lo hizo con un toque de humor: “Acá estoy gracias a un pase de Bogino, que por suerte no me dio una patada”. Y después de las risas, tiró: “En este libro, los futbolistas vuelven a la infancia”.

Luego fue el turno de uno de los refuerzos de renombre, Aldo Pedro Poy, y su prologuista el Negro Cardozo. “En cada cuento, los jugadores muestran lo que son fuera de la línea de cal”, avisó el periodista. En su relato, al ídolo Canaya y actual concejal se le ocurrió la brillante idea de rememorar el famoso 19 de diciembre de 1971, pero con Roberto Fontanarrosa en el verde césped y él mirando desde las gradas del Monumental. “Una noche soñé que el Negro entraba en calor, con sus piernas muy blancas, en el estadio de River. Después le tocó entrar e hizo un gol de palomita”, adelantó el Aldo, quien además destacó la relación que lo unía con el humorista y escritor rosarino: “Siempre nos juntábamos a hablar de fútbol. Él hubiese dejado todo por ser jugador”.

A su turno, el ex volante de Newell’s y escritor ya consolidado, Kurt Lutman, prometió a los lectores que “se van a encontrar con distintas formas de escribir, ni mejor ni peor”. “Es mentira que es difícil escribir. Lo difícil es sortear los miedos”, añadió el autor de El agua y el pez y Semillas para barriletes. En tanto, el arquero de Tigres de México con pasado en la Lepra, Nahuel Guzmán, volvió a poner sus manos a disposición del libro. “Escribo Fantasía y Realidad”, adelantó su título el integrante de la nómina preliminar para el Mundial de Rusia. “Este proyecto me dio la posibilidad de trabajar por primera vez con mi viejo, y hacer algo junto a él, como hacía mucho tiempo no ocurría”, continuó el Patón, que le mandó un saludo a Jorge Guzmán, su viejo, que seguía las alternativas de este partido presentación vía Facebook desde tierras aztecas.

El dibujante Mauro Marra aportó remarcando que “con Pelota de Papel se derrumba el mito de que los jugadores de fútbol no saben escribir ni hablar, y que sólo sirven para patear y atajar”.

Quiero ver las jugadoras

En las filas del elenco rosarino también dice presente la rama femenina. La dibujante y diseñadora, Flor Balestra, se animó a calzarse los botines y salir a jugar este cotejo. “La idea me atrapó desde el primer momento, aunque no sé nada de fútbol”, confiesa, al tiempo que revela una graciosa anécdota: “En la primera edición me tocó ilustrar el cuento del Chino Saja, a quien no lo conocía. Lo consulté con amigos y me decían que era re famoso”. Ahora le tocó inspirar su dibujo en el cuento de Adrián Bianchi. “Siento que estoy en un equipo”, destaca la referente de la cultura local.

Verónica Lunati entró en el segundo tiempo (llegó un poco tarde). En Pelota de Papel 2, editó el relato de Javier Saviola. “Con esto, los jugadores vuelven a sus inicios, a lo lúdico. El libro es una invitación para los más chicos a iniciarse en la lectura”, remarcó.

Las líneas que Sol Domínguez –jugadora de futsal de Racing– escribió en esta nueva edición, son ilustradas por Juan Manuel Madrid, quien durante la presentación gritó: “Aguante el fútbol femenino”.

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Selección Argentina: la lista se agranda

El entrenador Lionel Scaloni sumó a cuatro futbolistas a último momento a la nómina de pre