La oposición boliviana y grupos desestabilizadores de extrema derecha se llevaron puesto al gobierno constitucional. El presidente fue obligado a presentar su renuncia. Temor por su vida y la del resto de los funcionarios.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, presionado por los golpistas anunció este domingo, pasadas las 17, su dimisión del cargo: «Decidí renunciar a mi cargo para que Carlos Mesa y Luis Camacho, dejen de maltratar y perjudicar a miles de hermanos (…) Tengo la obligación de buscar la paz y duele mucho que entre bolivianos nos enfrentemos, por esta razón envío mi carta de renuncia a la Asamblea Plurinacional de Bolivia», indicó el expresidente Evo.

Poco después, la ola de rumores de posibles crímenes, que ya comenzaron desde hace días en Bolivia, por parte de grupos de extrema derecha, se extendían a las propias autoridades acorraladas.

Tras fuertes oleadas violentas contra militantes y dirigentes del Movimiento Al Socialismo (MAS), amedrentamiento a periodistas, quema de residencias y traición de aliados políticos y miembros de la Policía Nacional, el país quedó inmerso en una grave crisis política.

En un comunicado, las Fuerzas Armadas (FF.AA.) indicaron que para recuperar la estabilidad de la nación, es necesario un cambio en la presidencia, “sugerimos al presidente que renuncie a su mandato permitiendo la pacificación y mantenimiento de la estabilidad de Bolivia”, dijo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, William Kaiman.

Por su parte, el exvicepresidente, Álvaro García, también renunció a su cargo a través de un video y dijo que oficializará a través de una carta que enviará, en la próximas horas a la Asamblea. Pese a que se desconoce el verdadero paradero, dijo que estará acompañando a la gente humilde. Recordó la recuperación de la soberanía Nacional y la dignificación de derechos, «somos el Gobierno que nacionalizó los hidrocarburos, el Gobierno que sacó de la pobreza a más de 3 millones de ciudadanos», agregó.

Horas antes había llamado a pacificar el país con la convocatoria a nuevas elecciones con la renovación total de vocales en el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

«La primera responsabilidad en este momento es pacificar Bolivia», urgió en una entrevista con la radio Panamericana y había desmentido la supuesta movilización de los cocaleros del Chapare hacia a La Paz para defender el proceso de cambio.

Además, había pedido a los medios de comunicación coadyuvar en esa pacificación, ya que en los últimos días se registró una escalada de violencia y excesos por parte de grupos movilizados.

«Amigos de la prensa, ayuden a ustedes, medios de comunicación ayuden a pacificar Bolivia y no a confrontar como algunos hacen permanentemente», exhortó el mandatario en esa entrevista.

Tenia previsto en las siguientes horas la Asamblea Legislativa Plurinacional, en acuerdo con todas las fuerzas políticas, establecer los procedimientos para renovar la totalidad de vocales del Tribunal Supremo Electoral, pero la conspiración golpista se lo impidió.

Fuente: Telesur – ABI- UrgenteBO

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Presentan un libro sobre el peronismo de Santa Fe

La obra “El peronismo de Santa Fe. Frentismo, rupturas internas y desestabilización instit