La publicación, en formatos impreso y digital, fue fundada en 2009 por Agustín Calvo, quien explica: “El término «aptus» viene del latín y significa «Idóneo, capaz, hábil, que tiene disposición para hacer algo»”. Y agrega: “Siguiendo la premisa de que todos tenemos la capacidad de accionar, emprender o aprender algo nuevo, surgió la idea de que la revista lleve ese nombre”.

El director de la publicación rápidamente notó que el ámbito educativo carecía de

un medio propio, específico: “La educación tiene su espacio en varias revistas y diarios, pero ninguno la toma como eje principal. Aptus nació con el objetivo de generar contenido vinculado a la educación, el arte y la cultura y dar a conocer las propuestas educativas existentes”.

Calvo, asimismo, recuerda que “al poco tiempo de salir impresa, y con distribución gratuita, la revista se convirtió en una herramienta práctica de consulta para docentes y padres, y una fuente de inspiración para jóvenes que buscan horizontes profesionales”.

El editor añade que “siempre habrá personas con ganas de superarse a través del estudio, ya sea en una carrera, en un oficio y eso hace que los lectores sean siempre de diferentes sectores”. Y agrega: “Escuchar que alguien decidió seguir capacitándose por algo que leyó en nuestra revista o el portal es de lo más gratificante”.

Impresa y digital

Calvo destaca que “un sello distintivo de Aptus fue siempre la creatividad de sus tapas y la calidad de su impresión. La revista rompió con el paradigma de «lo bueno sale caro». Desde el primer día y durante estos diez años, la revista conservó una calidad de primera línea a través de su comunicación visual, tanto de impresión, de diseño, de imágenes y de contenidos y siempre fue de distribución gratuita para que esté al alcance de todos”.

Si bien el director reconoce que “el crecimiento de lo digital es innegable, el valor que se le sigue dando al papel es muy grande y por eso se mantienen ese formato. Lo notamos con cada edición de la revista que sale a la calle y los comentarios que recibimos”.

Calvo, además, opina que “los formatos digitales y las redes son grandes aliados que permiten viralizar los contenidos de una manera más simple y llegar a las nuevas generaciones, cosa que con un medio tradicional es más difícil”.

De interés municipal

En 2016 la revista y el portal fueron declarados de “interés municipal” por el Concejo

Municipal de Rosario, y el fundador de la revista destacó que desde un principio tuvieron una excelente relación con el Ministerio de Educación, con instituciones educativas públicas y privadas, así como también con organizaciones sociales que hacen y aportan mucho a la educación.

Calvo agregó: “Además, tenemos un equipo de trabajo que sabe entender las necesidades de nuestros lectores, buscar la información que solicitan, difundir eventos y toda la oferta educativa de Rosario y la región, lo que nos otorgó siempre un diferencial de calidad”.

Los próximos 10 años

Calvo reconoce que todo proyecto independiente es difícil de sostener: “No es imposible; se trata de usar la imaginación, apelar a la creatividad y no perder la constancia. Hoy estamos trabajando muy fuerte para que nuestro portal sea tan referente a nivel nacional como lo es a nivel local y regional”.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
  • Los libros de D’Anna

    El novelista, poeta y ensayista Eduardo D'Anna junto a UNR editora presenta Los libros de
  • Las percantas copan la parada

    Instrumentistas, cantoras, intérpretes y compositoras de la ciudad se reúnen a celebrar el
  • Hay Barullo en el Museo

    Este miércoles 11, a las 19.30, se presentará el número 5 de la revista cultural Barullo.
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

Voces y polémica tras la elección de las nuevas autoridades del Concejo

“Está científicamente demostrado que no se puede comer mortadela y eructar caviar”, dispar