La actividad legislativa local vuelve al ruedo. Desde el lunes, los ediles comenzarán a reunirse en comisiones y el próximo 26 se realizarán las sesiones extraordinarias pendientes. Claro que esto es sólo en lo formal, no fueron pocos los ediles que le plantaron cara al calor y continuaron con el trabajo aunque en distintos formatos. Testigos de la actividad veraniega son las gacetillas de prensa que difundieron iniciativas u opiniones cuando el termómetro impiadoso, evocaba playas.

A pocas semanas del inicio de sesiones, ¿qué tienen in pectore los concejales? ¿a qué ideas le estuvieron dando forma en las vacaciones? En síntesis: ¿hay una agenda ineludible para la actividad legislativa rosarina en el año 2020? Claro que sólo con nombrar cronología cae de golpe el peso del contexto, lejos, más abrasador que los meses de estío. Y allá fue El Eslabón, con anteojos y sombrillas, buscando una respuesta.

Los top de la agenda 2020

Entre los estrenos de la temporada está el rol de presidencia del Concejo, a cargo de la radical María Eugenia Schmuck, para quien las ordenanzas pendientes de resolución seguro pedirán pista. “El debate de la nocturnidad es uno de los temas, además del Código de Faltas que está desactualizado, y algunas propuestas vinculadas a políticas públicas relacionadas con las infancias, creo que serán los temas”, explicó.

En la banca de Rosario Progresista debuta Susana Rueda, de entusiasmo confeso. “No me fui de vacaciones y armé un esquema para aprovechar
enero con una agendita de charlas con los secretarios municipales, que también estaban todos, para ir viendo las actividades”, comentó.

“En principio, durante toda la campaña pude ver la necesidad de estar más cerca que nunca de los sectores vulnerables. Al recorrer los barrios pudimos ver que la feminización de la pobreza golpea muy fuerte en esos sectores, hay una gran cantidad de hogares monoparentales de los cuales el 70 por ciento está en manos de mujeres, que en un 65 por ciento son jefas de hogar pero se les complica salir a trabajar”, describió Rueda.

En ese contexto, “lo primero que propuse son centros de cuidados y capacitación, en el Concejo hay iniciativas similares desde otros puntos de vista”, explicó la edila. Y detalló: “Se trata de instalar espacios para niños de 45 días a 3 años, capacitando a referentes de las organizaciones sociales que trabajan en territorio, ya que son quienes conocen el barrio y a las madres de los pequeños, que les van a pedir ayuda cuando son golpeadas o no tienen para comer. De modo que son ellas las referentes barriales, las que tienen que ser capacitadas por el Estado como cuidadoras”.

Además consideró que así planteada la situación, “las madres de estos niños, al dejar sus hijos a cuidado del Estado, pueden disponer para capacitarse en oficios, de modo que se transforman en sujetos productivos, porque son mujeres que están solas y tal vez sigan solas. De esta manera, van a tener una expectativa de vida diferente”.

Rueda consideró también que es necesario pensar una agenda de una ciudad distinta, con posiciones estratégicas desde el punto de vista ambiental y urbanístico. “Este año tenemos que implementar la restricción vehicular en el centro de Rosario, con proyectos que impliquen embellecer el área histórica, sobre todo del centro, que se volvió un lugar oscuro, difícil y desierto durante las noches, no atractivo para el turista. La peatonal puede ser embellecida con un polo gastronómico”, comentó. Pero aclaró prioridades: primero implementar la restricción vehicular, potenciando el uso de la bicicleta que en esta área ahora tiene ciclovías inseguras”.

Desde el Frente de Todos, Alejandra Gómez Sáenz consideró que al no ser un año electoral, permitirá avanzar en la discusión de proyectos legislativos. “Vengo presentando proyectos que tienen que ver con algunos sectores de los barrios donde no llega el transporte, no están terminadas las veredas y los niños no tiene espacios recreativos, pienso acompañar esto”, explicó. “También estoy trabajando mucho con instituciones que alojan a personas con discapacidad y sus familias, y creo que este año nos debemos una discusión fuerte, en la que lleguemos a un acuerdo en materia de nocturnidad. Es el momento de avanzar para lograr normas que logren expresar la diversidad de expresiones culturales que habitan la noche rosarina”, enfatizó.

Según la edila, “hay centros culturales, colectivos de artistas, actores y actrices, de músicos y músicas, y todos expresan la necesidad de que esa discusión se dé, porque cuando se clausuran espacios no sólo se acota ese trabajo sino también a trabajadoras y trabajadores de la cultura”, comentó. Y anticipó como número puesto la discusión sobre seguridad, un tema que atraviesa a la ciudad, “porque los votos mostraron que es uno de los puntos que les importa resolver en la urgencia y creo que el Concejo tiene que legislar y no sólo acompañar lo que sucede a nivel provincial, sino pensando un proyecto integral de ciudad, porque eso también hace a la seguridad”.

Para Carlos Cardozo, de Juntos por el Cambio, la agenda 2020, debe incluir un nuevo Código de Convivencia. “Es la madre de todas las batallas, porque la Municipalidad tiene un código de faltas que es antediluviano”, sentenció. A esto sumó la meneada normativa de nocturnidad y espectáculos público: “Vinculado a estos temas también hay que trabajar vía pública y cuidacoches, hay que tomar decisiones, no podemos seguir como todos estos años en la nada misma. Hay que dar la discusión y cada uno votará según sus convicciones, pero hay que buscar una definición”.
Según Cardozo, otro tema pendiente es el relacionado a la venta ambulante y los food truck (camiones gastronómicos). “Lamentablemente la gestión anterior sancionó la ordenanza de los food truck pero después se los tomó como enemigos, frente a los carritos que tienen trato preferencial”, explicó Cardozo. Y sumó una cuestión que en su opinión el Socialismo dilató: las ferias populares que funcionan en los barrios. “Hay que darles un marco normativo, no tuvieron atención pero es el medio de vida de mucha gente y al estar en la informalidad, hay muchos vivos que se aprovechan de los feriantes, eso no tendría que suceder”, concluyó.

Para el edil, el autódromo también es un tema pendiente y al que habrá que dar un marco normativo, porque vence el 31 de diciembre de 2020.
Desde Unite-Un Gol para Rosario, Ariel Cozzoni, que también estrena banca, aseguró que aportará a los temas ya previstos a tratar (cuidacoches, nocturnidad y Código de Faltas) y le pondrá mucho entusiasmo a una agenda propia. Como botón de muestra, esta semana se conoció su iniciativa: los jubilados que ganan menos de 28 mil pesos, quedarán eximidos de los 1.500 pesos que cuesta renovar la licencia de conducir.
“Acompañaremos todas las acciones que mejoren la seguridad en los barrios, luminaria, asfalto y frecuencia de transporte, y en lo que respecta a nuestro bloque, haremos hincapié fortaleciendo los clubes de barrio, tenemos un lindo proyecto que vamos a desarrollar durante el año”, afirmó.
“Me preocupa también el tema de la tercera edad, vamos a trabajar para incluirlos en clubes y turismo, así como la propuesta del carnet de conducir. Y también tenemos en agenda acompañar al Instituto Municipal de Salud Animal (Imusa) y a las protectoras de animales”, agregó.

Fuente: El Eslabón

 

Más notas relacionadas
Más por Silvia Carafa
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

En España menos muertos, en Italia subieron otra vez

En el país ibérico se produjeron 605 fallecidos por coronavirus, la cifra más baja desde e