«A partir de mañana todo el gobierno federal suspende sus actividades, pero hay actividades esenciales que no se pueden suspender, porque necesitamos hospitales, combustibles, producir energía, energía eléctrica, servicio de limpieza y seguridad pública» anunció anoche el subsecretario de Salud mexicano, Hugo López-Gatell.

«Hay personas que trabajan en el gobierno que no pueden suspender (su actividad), porque si suspenden se afecta gravemente la funcionalidad del gobierno» advirtió según informa la agencia Europa Press.

La calificación de actividades esenciales quedará a consideración de cada área de gobierno y será el titular de cada ministerio el que decidirá quién no puede suspender sus labores.

«No es por sector, es por la función que cumplen» precisó López-Gatell.

La directiva de suspender la administración pública profundiza las medidas de aislamiento social y restricción a la circulación, luego que ayer entrara en vigencia un decreto que suspendió este miércoles las actividades de los sectores público, social y privado que involucren concentración, tránsito o desplazamiento de personas.

Esa suspensión de actividades fue publicada este 24 de marzo en el Diario Oficial de la Federación y estará vigente hasta el 19 de abril.

México suspendió este miércoles la emisión de pasaportes y la tramitación de las peticiones de asilo como medidas para combatir la pandemia de coronavirus, que ya ingresó en la fase dos por la existencia de casos de contagio local.

Hasta el momento, México ha registrado cinco muertos y más de 400 contagiados de Covid-19 en el país y la fase dos se ha traducido en recomendaciones para evitar los saludos con contacto físico o la suspensión de actos con más de un millar de personas.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se resiste por ahora a adoptar medidas más drásticas, como las que ya aplican países vecinos que ordenaron cuarentenas obligatorias para la población. Hasta el momento, ha cerrado la frontera con Estados Unidos para viajes no esenciales y ha aconsejado quedarse en casa.

Por otro lado lanzó a través del gobierno compra de azúcar para estimular el sector de ingenios y reforzó partidas para pensiones y becas para estudiantes, adultos mayores y personas con discapacidades.

Obrador anunció que participará de una cumbre a virtual en el marco del G-20 para tratar la pandemia.

El vecino

Por su parte, el Senado de Estado Unidos aprobó este jueves un paquete de ayuda histórico de 2, 2 billones de dólares para asistir a comercios y trabajadores, y reforzar el sistema de salud.

El número de muertos por el brote en ese país supera los mil, y 70 mil son los infectados.

Un total de 18 estados ya han adoptado cuarentenas pese a la resistencia del presidente Donald Trump, entre ellos Nueva York, el epicentro del brote en el país, con más de 30.000 casos y casi 300 muertos, la mayoría en la ciudad de Nueva York.

Autoridades sanitarias del estado han estado buscando camas y equipos médicos y pedido más médicos y enfermeras por temor a que el número de enfermos desborde los hospitales, como pasó en Italia y España, los países con más víctimas fatales por la pandemia.

La ciudad de Washington, capital de Estados Unidos, empezó anoche una cuarentena hasta el 24 de abril, decretada por su alcaldesa, la demócrata Muriel Bowser.

La medida incluye el cierre de los negocios no esenciales como peluquerías, gimnasios, tiendas de ropa, teatros, guías turísticas, discotecas, bares y restaurantes. Y seguirán abiertos supermercados, centros de salud, farmacias, bancos y guarderías. Las escuelas, por su lado, ya cerraron el pasado 16 de marzo, informó la agencia de noticias EFE.

En Washington, Trump llamó esta semana a los estadounidenses a mantener un distanciamiento social durante 15 días, incluyendo quedarse en casa a trabajar si es posible, y a cerrar bares y restaurantes para ayudar a contener la propagación del virus, que es altamente contagioso.

No obstante, el mandatario no quiere decretar una cuarentena total nacional y ha dicho que no permitirá que «la cura sea peor que la enfermedad», al parecer preocupado por el efecto devastador del virus en los mercados financieros y en sus chances de ser reelecto este año.

Trump tuiteó ayer que la prensa «está tratando de hacer que mantenga cerrado el País durante tanto tiempo como sea posible con la esperanza de que eso vaya en detrimento de mi éxito electoral».

La oposición demócrata dice que Trump prioriza la economía sobre la salud y seguridad de los estadounidenses.

«Me gustaría decir, ‘volvamos a trabajar el próximo viernes’. Sería maravilloso. Pero no puede ser arbitrario», dijo el ex vicepresidente Joe Biden, el demócrata con más chances de enfrentar a Trump en las elecciones de noviembre.

Biden dijo que el paquete del Senado «ayuda mucho», pero que se requería una «supervisión meticulosa» para garantizar que los trabajadores tengan rápidamente dinero en sus bolsillos y que las empresas ayuden a sus empleados con el dinero que reciben de los contribuyentes.

El proyecto pasa ahora a la Cámara de Representantes, que votará mañana. Trump ya ha avanzado que lo ratificará de inmediato. El paquete de estímulo fiscal es el triple del puesto en práctica en 2008 tras el estallido de la crisis financiera, que ascendió a 700.000 millones de dólares.

La propuesta actual incluye una partida de cerca de 250.000 millones que se reservarán para pagos directos a individuos y familias de 1.200 dólares para quienes tengan una renta de menos de 75.000 dólares al año más 500 dólares por menor de 17 años.

Asimismo, se disponen 350.000 millones en préstamos para pequeñas empresas y otros 250.000 millones para ampliar los beneficios por seguro de desempleo.

También otorga 150.000 millones de dólares para apoyo a las autoridades locales y estatales, y otros 130.000 millones para reforzar el sistema sanitario, que en algunos lugares como en el estado de Nueva York comienza a estar saturado.

Por otro lado, el Pentágono congeló por 60 días los movimientos de tropas estadounidenses y de empleados civiles del Departamento de Defensa en el extranjero, una medida que afectará a unos 90.000 soldados que estaban por ser desplegados o por regresar a casa.

En todo el mundo, el número de muertos superó ya los 21.000, incluyendo 1.050 fallecimientos en Estados Unidos, donde ya hay casi 70.000 infectados, según las cifras actualizadas de la Universidad Johns Hopkins.

Fuente: Télam/EFE

También te puede interesar:

Con Trump a la cabeza, Estados Unidos se perfila como epicentro de la pandemia

Sumate y amplía el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tus dispositivos, y los sábados, en tu casa, el semanario de papel El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

  • Propósitos y propuestas

    El Frente Progresista en Diputados vuelve a la carga para marcarle la agenda al gobierno d
  • Las crisis de Brasil

    Bolsonaro suma cuarenta pedidos de destitución en el Congreso. Además, la Justicia investi
  • Un virus al acecho de los descuidos

    Seis provincias que venían sin casos volvieron a tener contagiados. Jujuy, Chubut, Misione
Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Propósitos y propuestas

El Frente Progresista en Diputados vuelve a la carga para marcarle la agenda al gobierno d