Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Las leyes como la del Matrimonio Igualitario –que esta semana cumplió 10 años– y la Ley de Identidad de Género –que cumplirá su década ganada el año que viene– son conquistas. Conquistas que hemos logrado a lo largo de más de 50 años, conquistas que aún seguimos festejando y defendiendo para lograr que nuestros derechos planteados desde las disidencias sexuales sean posibles, ampliando la mirada y dejar de pensar desde el binarismo y la heteronormatividad.

En gobiernos anteriores nos habían olvidado. Sólo nos pensaban para la represión y la segregación. Ya en 2010 sorprendimos a miles con la ley del Matrimonio Igualitario, la misma que fue tan encajonada, solapada, suprimida, al igual que nuestros deseos. ¿Ironía? ¡No!

Esta ley y la de Identidad de Género (ley de vanguardia en Latinoamérica) son nuestros triunfos. Hoy, celebrarlas es sinónimo de defenderlas, es la más fiel evidencia de que cuando hay voluntad política se refuerzan las ganas de seguir por más derechos. Como dijese Eva Perón: “Donde existe una necesidad, nace un derecho”.

Recordemos que la Ley de Matrimonio Igualitario fue gestada en el seno de un gobierno peronista, que buscó iluminar, superar el oscurantismo, incluir y reconocer derechos. Fue una ley militada por la Federación LGTB+ de María Rachid y Claudia Castro, entre otras organizaciones; fue impulsada por Cristina Fernández de Kirchner, presidenta en ese momento, y por Néstor Kirchner, diputado nacional que llegó a votar y fue la única ley que votó en su vida.

Vale contar la anécdota: en el momento en que la aprobación de la ley peligraba por presiones eclesiásticas, el diputado Kirchner bajó al recinto a impulsar la votación a favor, para que sea una realidad efectiva. Ellxs supieron enaltecer y empoderarnos con este instrumento, marco legal y salto cualitativo para nuestrx colectivx, un instrumento que será una de las páginas en los libros de historia y que se recordará con mucho orgullo, porque sí, en Argentina, el matrimonio igualitario es un hecho.

Alguna vez de pequeñxs imaginamos casarnos. Usábamos sábanas y algún trapo en la cabeza, nos gustaba fantasearnos glamorosxs, con un ramo de hojas de diarios en nuestras manos. Sí, hay muchas historias hilarantes en el pasado y están las que se escribirán con las nuevas generaciones. Por eso estamos segurxs que las cuestiones que tienen que ver con la condición humana, con las aspiración a la igualdad que todxs debemos tener, sin exclusión alguna, se defienden también exponiendo la importancia de la Ley en la región y analizando las distintas legislaciones, tanto las que reconocen derechos como las que lo reprimen. También es necesario ir construyendo solidaridad en cualquier situación en la que haya injusticia y desigualdad. Fuimos el primer país en sancionar la Ley de Matrimonio Igualitario en Latinoamérica y ese es un hito histórico al que le siguió la aprobación y sanción de la Ley de Identidad de Género. Esta semana se cumplieron diez años de esta construcción social, que es plural, diversa, transversal y amplia. Hoy seguimos la lucha por la Inclusión laboral Travesti-Trans.

* Integrante de Comunidad Travesti/Trans de Rosario

*Ilustración: Jazmín Varela

Más notas relacionadas
Más por Máxima Zalazar*
  • Soy de la orilla brava

    Yo no sé, no. Pedro se acuerda de aquellas lluvias de aquellos otoños en que las hojas ama
  • En la ruta del tentempié

    “Miré el cielo, después las terrazas abandonadas. Sentí el fin de algo, y no podía entende
  • Libres o dominades

    Soberanía es la posibilidad que tiene un pueblo de ejercer autoridad sobre sus territorios
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Sigue la destrucción de un área natural protegida de San Nicolás

Denuncian que obras del municipio desconocen leyes y ordenanzas y avanzan sobre la reserva