Entre inacciones y postergaciones, vuelve a activarse el reclamo por un “¡Basta!” a las quemas. Reflota como tema central la Ley de Humedales, cajoneada nuevamente. Entre asambleas y movilizaciones aflora el factor esperanza: un futuro sin el “negocio de matar”.

Un escenario con reminiscencias apocalípticas: una nube de humo que se cierne sobre al menos un millón doscientas mil personas –“al menos”, porque en otras localidades del litoral, como San Nicolás y Villa Constitución, la imagen es la misma. La registra en un video el intendente de Rosario, que twittea acompañándolo de “Esto acaba de suceder. Vayan ahora. Ahí están los delincuentes que prendieron”. A su vez, el –si se quiere emblemático Barquito de papel, sufrió vandalización por parte de algún anónimo que escribió: “Plomo y humo, el negocio de matar”. Dicha frase no duró más que unas horas, mientras que la tan militada durante el año anterior Ley de Humedales perdió estado legislativo y tiene que volver a pasar por el largo proceso burocrático de las leyes hasta volver a ser tratada. “Cajoneada”, como se dice. Entre inacciones y postergaciones, un daño irreparable a la vida no sólo del mentado medioambiente, porque cuando el aire que respiramos está comprometido, no puede pensarse sino como un atentando en pos del capital contra la propia vida de las mayorías.

Pero como el futuro y la historia están abiertas, al contrario del Gran Relato que pretendió darle su fin y mostrar a este sistema como el único sistema posible, desde el cual sólo quedaría gestionar orden y progreso la miseria, agrupaciones y vecinos autoconvocados instauran un “a menos que”, y se movilizan, concentran en el monumento diciendo “¡Basta!” de quemas, de humo, y de violencia.

Guiso calentado desde abajo

El pasado miércoles 10, la Multisectorial Humedales Rosario llamó a una concentración en el Monumento. En la convocatoria se exigió “una mayor acción de la justicia y castigo para los responsables de las quemas en las islas del Delta del Paraná y la sanción de una Ley de Humedales”. 

En la concentración estuvieron presentes centros de estudiantes, organizaciones sociales y ambientales, y partidos políticos, aunque como elemento distintivo –respecto a otras movilizaciones hubo un gran número de vecinas y vecinos “autoconvocados”, lo que a su vez demuestra la transversalidad del tema: gente de todas las edades y de diversos signos políticos se encontró en el reconocimiento y la crítica frente a una misma problemática; las diferencias estarán en el qué hacer, pero algo ya está calentando por abajo. En conformidad con esa diversidad, hubo un micrófono abierto, con una lista de oradores que se fueron anotando ahí mismo, en el que la rosca pasó a un segundo plano frente a la participación de quien quisiera hablar, haciendo énfasis en este sujeto que por momentos se pretende apolítico, pero hace política a la hora de tomar participación en movimientos donde lo colectivo es inevitable para lograr algún cambio.

Foto: Manuel Costa

Entre lo que sonó en el micrófono, se escucharon algunos señalamientos a “nuestro margen de maniobra como ciudadanos individuales” (qué comprar, a qué empresas), así como también fuertes críticas focalizadas en la acción de las “multinacionales y los grupos concentrados” acompañado de la aparición de la frase “fuego especulador, y llamados a nuevas convocatorias en distintos puntos del litoral en los que también se sufren en cuerpo propio las quemas. Por otro lado, Carlos Ghioldi, del Centro Cultural La Toma, dejó una línea digna de recoger que, si bien entra en el contexto de la discusión de los humedales, plantea un problema más amplio: “La función social de la propiedad privada hay que volver a discutirla”.

“Queremos vivir seguros y tener un futuro, tenemos que cuidar el planeta y por eso pedimos una Ley de Humedales en la que participe la población, no una ley lavada para los intereses económicos”, fue otra de las voces autoconvocadas que se escuchó. En la misma concentración, se anunció un corte “por tiempo indeterminado” del puente Rosario-Victoria en principio para el 3 y 4 de septiembre. 

Por su parte, el tuitero diagnosticador se limitó al diagnóstico y no apareció en la concentración. 

Asunto Familiar

Río abajo, ya en la provincia de Buenos Aires, se encuentra San Nicolás de los Arroyos, ciudad costera que suele amanecer entre humo y ceniza. Siguiendo el hilo de los tuits, el intendente Manuel Passaglia reaccionó por esa plataforma etiquetando al ministro de Ambiente Juan Cabandié y acusándolo de no hacerse cargo del problema de las quemas. Crítica válida, pero hay que raspar un poco más la moneda para encontrar la clave. Como informó Noba, medio nicoleño, el hermano de Manuel Passaglia posee 877 hectáreas en las islas dedicadas a ganadería, y, aunque en alguna interpelación que le han hecho ha ratificado poseer “algunas hectáreas”, dijo que eran improductivas.

Foto: Manuel Costa

Según informó Página 12, Cabandié se presentó en agosto del 2020 a hacer una denuncia ante la Justicia para que investigue quiénes son los responsables de las quemas, ya que hay un catastro que es una suerte de registro inmobiliario del Estado donde aparecen los dueños, y con eso y la geolocalización de los fuegos el juez puede imputar, comenzar una causa, condenar a los culpables. “Aunque nada de eso sucedió”, se lamentó el ministro, cuyas críticas van dirigidas sobre todo al (in)accionar de la justicia, a la vez que argumenta que, como los recursos naturales son de jurisdicción provincial, el Estado nacional no puede intervenir directamente más que asistiendo a la hora de apagar los fuegos. “Nosotros apagamos el fuego pero el problema es que vuelven a prenderlo cada tres o cuatro días”, aseguró el funcionario.

Por otro lado, la justicia ya está tramitando una causa de una zona del delta donde tienen campos “la familia Baggio, de los jugos; la familia Passaglia, del intendente de San Nicolás; familiares del intendente de Victoria, Entre Ríos, y el ex ministro de Economía Roque Fernández”, comenta Cabandié.

Yo tengo tantos hermanos

Se tomó el bondi para volver de Rosario a San Nicolás, ya de día, luego de una noche larga, y lógicamente, en el suave traqueteo del bondi, amanecido, se durmió contra la ventana. Cuando se despertó, la quietud absoluta le llamó la atención, y luego se dio cuenta de que estaba a un costadito de la ruta y que el bondi había parado. “Por el humo”, le dijo el chofer, y mirando para afuera, lo entendió. En las últimas semanas, los choques en la Ruta 9, sobre todo en el tramo de Rosario a San Nicolás, pasando por Villa Constitución, se multiplicaron por el humo proveniente de las quemas en las islas. Por esa misma razón, el pasado domingo, vecinos y vecinas de Villa Constitución cortaron la Ruta Nacional 9, a la altura de su intersección con la Ruta 90. Algo que cuentan compañeros que participaron del corte con mucha felicidad es la actitud de quienes pasaban por la ruta, que en vez de la típica reacción por derecha al piquete, aplaudían, escenario que muestra nuevamente la transversalidad de la problemática entre gente de diversos lugares y signos políticos.

Foto: Manuel Costa

La acción nació de una movilización en la plaza central de Villa Constitución, donde se llevó a cabo una asamblea popular, que con micrófono abierto como la concentración en Rosario tuvo de protagonistas a vecinos y vecinas. 

En los pasillos de Humanidades y Artes anduvo circulando en los últimos días una juntada de firmas, pidiendo por una reunión entre autoridades ejecutivas de los distintos municipios para discutir sobre este tema y poder dar una medida específica en relación a la quema de los humedales. La juntada viene promovida desde Villa Constitución, planteada en la misma asamblea popular recién mencionada: otros movimientos que instauran el “a menos que” desde abajo.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

  • amsafe

    La provincia convocó a la paritaria docente

    El gobierno santafesino llamó a la mesa de negociaciones a la Amsafé. Este jueves el magis
  • Las luces de mi ciudad

    Kevin Dolce está enamorado del lugar en el que nació (y vive) y decidió crear un multiespa
  • La jugada colectiva

    El Club Lavalle está en el corazón del barrio Bellavista. Las infancias y el cuero rodando
Más notas relacionadas
  • Avanzando sin permiso

    Allí va, cantando como la cigarra, La Bartolina, colectivo de trabajadores del arte que pe
  • La izquierda, en un Pacto Histórico

    Los bastiones de la derecha latinoamericana tambalean. Chile y Perú, gobernados por fuera
  • Blanqueados

    La pregunta por la autoidentificación étnica se incluyó en el cuestionario del Censo para
Más por Agustín Herrera
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

La provincia convocó a la paritaria docente

El gobierno santafesino llamó a la mesa de negociaciones a la Amsafé. Este jueves el magis