Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

La versión verdadera (eso creemos).
La versión verdadera (eso creemos).

Crítica irónica y expresión de deseo. Un grupo de militantes políticos lanzó el miércoles de 12 noviembre un diario falsificando el clásico y tradicional formato del The New York Times con la sorprendente noticia del fin de la guerra de Irak.

Rápido de reflejos, el periódico estadounidense, con dos aclaraciones para los lectores desde el sitio web, intentó disimular el hecho de la edición simulada.

“Perdón, amigos, el periódico no es gratuito. Y la guerra en Irak no está terminada, al menos por el momento”, fue escueta y algo cínica advertencia para los desprevenidos lectores publicada en la página oficial el mismo día de aparición.

En tanto, en la crónica se comentan algunos detalles sobre la edición falsa que se distribuyó gratuitamente en los alrededores del Times Square, donde la portavoz del periódico Catherine J. Mathis refirió que esto es obviamente un tema de falsificación del Times.

“Estamos en el proceso de averiguar más datos sobre el hecho”, agregó Mathis oficialmente desde el matutino.

La falsificación que sufrió uno de los diarios más influyentes de los Estados Unidos y el mundo tuvo una gran repercusión en un amplio e importante sector de la sociedad.

“Miles de copias de una falsa edición del miércoles (12 de noviembre de 2008) fueron entregadas por la mañana en estaciones de subterráneos muy concurridas de la ciudad, como la Grand Terminal Central, Washington Square y Pacific Street en Brooklyn, entre otras”, amplía la nota del The New York Times, que también indica que otra gran cantidad además fue entregada en las ciudades de Los Ángeles, San Francisco, Chicago, Philadelphia y Washington.

Las imitaciones fueron el fruto de un minucioso trabajo que fue elaborado por un grupo de activistas “políticos y sociales” de ese país, conocidos popularmente como The Yes Men.

En un comunicado que el grupo publicó en la página de Internet diseñada para el falso diario www.nytimes-se.com, informan que la tarea les demandó seis meses de preparación y se imprimió en seis imprentas.

Luego, los ejemplares fueron entregados a miles de voluntarios de Nueva York y otras ciudades para que realicen su distribución gratuita, en diferentes lugares públicos y de concurrencia masiva.

“Queremos que (Barak) Obama (presidente electo de Estados Unidos) y los otros demócratas estén seguros de hacer lo que les pedimos que hicieran”, señaló Bertha Suttner en el comunicado, en el que se identificó como una de las escritoras del falso periódico.

“Creo que es el momento justo para una discusión sobre a dónde queremos llegar”, indicó por su parte el cofundador del grupo Igor Vamos.

Como sea, de lejos no se notaban las diferencias entre el real y la copia, pero al sumergirse en el contenido cualquier lector podía darse cuenta de que sus noticias eran poco reales, por no decir que eran casi utópicas.

La imitación constaba de 14 páginas con un formato idéntico al original, incluido el que está en el sitio web, fue lanzado con fecha del 4 de julio de 2009 y su tirada superó el millón y medio de ejemplares.

El titular más destacado del falso The New York Times anunciaba el final de la guerra en Irak y el inmediato retorno de las tropas que tiene destinadas en ese país de Medio Oriente.

El simulado periódico anunciaba todas sus noticias bajo el lema “Todas las noticias que deseamos imprimir”, parodiando el slogan habitual del The New York Times: “Todas las noticias que merecen ser impresas”.

Otra referencia que forma parte del contenido de la ilusoria publicación es la que informa sobre las disculpas expresadas por la ex secretaria de Estado de los Estados Unidos Condoleezza Rice, por sus mentiras respecto de la existencia de armas de destrucción masiva en poder del gobierno iraquí de Saddam Hussein, o sobre el cierre de la prisión de Guantánamo, en Cuba.

Otra nota de tapa anuncia que el presidente George Bush será juzgado por crímenes de alta traición en una Corte Penal Internacional, la cual se suma a otro titular en el que se informa sobre un proceso de nacionalización de dos grandes compañías petroleras, como la Exxon Mobil y la Cevron Texaco, con la finalidad de contribuir al financiamiento de actividades que promuevan un cambio climático más saludable.

Pero no sólo de noticias se encargó la publicación. Incluso los anuncios de publicidad fueron modificados.

En efecto, en el The New York Times “mellizo” hay un irónico aviso sobre diamantes en el cual se informa que la compra de éstos servirá para adquirir las prótesis que son necesarias para los africanos que perdieron sus manos en los conflictos por obtener los brillantes.

Como sea, la parodia, la argumentación por el absurdo, característico del humor estadounidense, escribió un reglón más en su frondosa historia.

Resta por saber si algún “sujeto social y colectivo” acumulará, en el futuro próximo, estás prácticas con las experiencias de lucha del pueblo norteamericano, para que hombres y mujeres de carne y hueso puedan trasformar “las noticia”. Que no sería otra cosa que transformar la realidad.

Más notas relacionadas
  • Es mentira

    La crónica exige narrar el final de su existencia temporal. Cuando esta noticia termine de
  • Perú: no es una generación cualquiera

    El periodista Alonso Mesía Macher, cuenta los sucesos recientes en Perú, tras la destituci
  • Dilemas de la paz albertista

    Acusado de timorato por algunos sectores de su coalición, el gobierno de Alberto Fernández
Más por Admin
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Newell’s perdió con Boca y fue eliminado de la Fase Campeonato

El Xeneize superó a la Lepra por 2-0 con goles de Cardona. En el palco de la Bombonera es