Foto: Movimientos Unidos por los Barrios.
Foto: Movimientos Unidos por los Barrios.

El cierre de la II Cumbre Mundial de Juventudes Antiimperialistas, que se realizó en el departamento boliviano de Cochabamba, estuvo a cargo de la presidenta de la Cámara de Diputados del Estado Plurinacional de Bolivia, Lily Gabriela Montaño. La mujer dio un encendido discurso hacia los jóvenes, a quienes instó a defender lo colectivo en todos los espacios de la militancia, frente al individualismo que promueve el capitalismo. “Si el éxito de un joven es individual es que alguno está perdiendo”.

También, recordó que “Raúl Castro, en su juventud, emprendió un viaje muy largo en barco hasta Europa, quizás tardó más de un mes en volver, y a su regreso protagonizó junto a Fidel el asalto al Cuartel Moncada. Raúl volvía de participar de un encuentro de jóvenes revolucionarios como el que hoy  están protagonizando ustedes”, sostuvo la diputada por el partido Movimiento al Socialismo (MAS). Montaño, además, exhortó a los participantes a cultivar la mística revolucionaria que “no está ni en un libro ni en un cajón”. Luego de clausurar la Cumbre, la parlamentaria charló con el eslabón sobre la repercusión de la muerte de Fidel en los pueblos de Latinoamérica y en las derechas del mundo. También  reflexionó sobre el lugar de la mujer boliviana luego de que la Cumbre, además de antiimperialista, fuera declarada por los mismos participantes como antipatriarcal.

—Además de los 50 años de la llegada del Che a Bolivia, esta cumbre coincide con la muerte de Fidel Castro. ¿Qué mensaje puede dar este encuentro en ese contexto?

—La mejor forma de demostrar que los 90 años de Fidel están vivos en nosotros es esta Cumbre Antiimperialista. Son generaciones muy lejanas en términos históricos y de tiempo en relación al inicio de la lucha de Fidel. Todas sus ideas, sin embargo, afloran en todos los discursos y debates de esta Cumbre. Y además, es la prueba más patente de que el antiimperialismo de Fidel Castro está vivo, no solo en los cubanos sino en los pueblos de todo el continente y probablemente en los pueblos dignos de todo el mundo.

—¿Cómo cree que va a repercutir este hecho en los países de Latinoamérica, ante el avance de las derechas neoliberales?

—Van a intentar usar ese hecho simbólicamente para tratar de debilitar estos procesos revolucionarios y progresistas del continente. Pero también, situaciones como la muerte de Fidel generan que se remuevan un montón de energías vitales en nosotros mismos y nos fortalecen para seguir construyendo procesos de cambio y transformación profundos en nuestras sociedades. Lo que ha quedado claro en estos días en el pueblo cubano es muy impactante, son cosas que probablemente hayan estado de manera subterránea y que el mundo entero no veía de manera tan directa. Todos los medios de comunicación del planeta han estado en bulla y no han podido tapar ni deslucir el compromiso del pueblo cubano con su revolución y con las ideas de Fidel Castro. En esa energía de movilización del pueblo cubano y de los pueblos de Latinoamérica está claro que a la derecha no le va a resultar fácil golpear a los procesos venezolanos, cubanos o bolivianos. Son millones los que están comprometidos con esos procesos, no son un grupo de dirigentes, son millones de personas a través de otros tipos de estructuras. En Bolivia, por ejemplo, mucho más fuerte que la estructura del partido político en sí mismo, es la estructura de las organizaciones sociales, la de los jóvenes, y por lo tanto les garantizamos una guerra sin tregua a quienes quieran atacar nuestros procesos.

—¿Qué lectura hacen de esta cumbre que, además de antiimperialista, también se declaró antipatriarcal?

—No es algo nuevo en el sentido histórico de la palabra, pero sí es cierto que hoy las izquierdas hemos entendido que la lucha antiimperial y anticolonial no puede desprenderse de la lucha antipatriarcal. El feminismo provino siempre de la izquierda, jamás de la derecha, porque toca núcleos muy duros del capitalismo, del liberalismo; porque el control del cuerpo de las mujeres es tan importante para los grandes intereses trasnacionales como lo es el control de los pueblos, de sus economías. Si separamos esos elementos de nuestra lucha, nos estaríamos cortando un brazo, una pierna. Me parece maravilloso que se haya retomado en esta cumbre una bandera que la izquierda había abandonado dejando lugar a que la derecha se apropie de ella, lo cual es sumamente peligroso porque la derecha no va a plantear la despatriarcalización, sino que va a proponer un planteo light de género.

—En distintos países de Latinoamérica como en el caso de Argentina se están poniendo en discusión los lugares que ocupan las mujeres en nuestras sociedades, ¿Cuál es la situación hoy de la mujer boliviana?

—En Bolivia, la transformación en términos de participación política de la mujer cambió en diez años. Se ha hecho lo que no se pudo hacer en toda nuestra historia como Estado, como república y en toda nuestra historia anterior. Hoy el concepto de paridad en Bolivia está asumido, no es una imposición por ley o una constitución extracorpórea, que no hace carne en la gente. Hoy es una necesidad y un deber. Esto implica una enorme transformación. Por supuesto, esa participación política no lo resuelve todo y no lo hace por decreto. Esta participación política es el cultivo del que se podrá cosechar y construir otro tipo de liberaciones, como la económica. Hay un enorme avance en participación política y eso tiene que convertirse en transformación de lo económico y lo social. Hoy hay mujeres que toman decisiones en Bolivia en todos los espacios legislativos, desde el nacional, hasta los departamentales y municipales, y somos nosotras las que tenemos que incidir en las tomas de decisión de manera que se transforme la vida de las mujeres.

Fuente: El Eslabón

Más notas relacionadas
  • La hora de dejar de ser lo que no somos

    Luego de agotarse la primera edición de autor, con una tirada de 100 ejemplares, se viene
  • Poemas de un viajero aturdido

    Contra la moral higienista y el “optimismo bobo” de la cuarentena, el periodista, escritor
  • Una ventana al mundo

    El carromato filarmónico, del escritor argentino Daniel Moyano (1930-1992), fue editado en
Más por  Laura Hintze y Eugenia Arpesella
  • Velocidad y resistencia

    Las leyes de reforma policial, ralentizadas en debates de intrascendentes foros ciudadanos
  • Nacer y empoderar

    La Semana Mundial del Parto Respetado se celebró en medio de la pandemia por el coronaviru
  • El diálogo ausente

    Los sindicatos docentes de la provincia de Santa Fe reclaman la reapertura de las negociac
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Piden reactivar la comisión de emergencia municipal por Violencia de Género

El denominado Comité Feminista de Rosario reclamó mediante un comunicado la reapertura de