El que no arriesga no gana, sentencia la frase popular. Por eso fue empate. Ni Newell’s ni Estudiantes –segundo y tercero en la tabla hasta este sábado– se salieron del libreto y prefirieron no perder, eligieron mantener el orden en vez de la audacia necesaria para dar el gran salto. Y aunque nada esté perdido aún, si Boca lo aprovecha se escapará lejos, y la pelea por el campeonato habrá sido una mera quimera tanto para leprosos como para pinchas.

El partido fue luchado y trabado, jugado a gran intensidad, como una final. El hincha también lo vivió como lo que fue: un choque definitorio. El marco de público fue impresionante y el Coloso fue una fiesta.

El Pincha lo esperó sin inmutarse y armó una muralla infranqueable. De vez en cuando, el equipo platense soltó algún pelotazo, con algún desaborde incluido con centro, para un solitario y peligroso ex Central, Javier Toledo. Y así, el León complicó al rojinegro en los primeros minutos. Pero con el paso de los minutos, Sebastián Domínguez se transformó en la propia sombra de Toledo. Además, en el medio Newell’s comenzó a manejar un poco más la pelota. Pero no pudo penetrar un área piqueteada por camisetas albirrojas.

Sólo un error propio en línea defensiva podría haber roto el cero, y ninguno de los dos equipos falló.

A la salida del segundo tiempo, la Lepra salió a primerearlo y casi lo consigue con una corrida hasta el fondo de un furibundo Mauro Formica que se transformó en el único capaz de romper el cerco. Pero en pocos minutos los platenses volvieron a dominar la situación y a controlar al propio Gato Formica, molesto por las pegajosas marcas, nervioso e impotente, e incluso se ganó una tarjeta amarrilla, de un árbitro muy permisivo a los golpes, agarrones y empujones, de ambos equipos.

El mismo fastidio alcanzaba a Ignacio Scocco, a Maxi Rodríguez y a Joel Amoroso, a quien sin embargo se le reconoció el esfuerzo. Amoroso tuvo que recurrir a todo su ímpetu para poder luchar cada pelota. Y pasó del rumor que siempre lo acompaña desde la platea cada vez que toca el balón, a ganarse, esta vez, estruendosos aplausos de los cuatro costados.

Sobre el final fue todo empuje y ganas de Newell’s pero sin romper ningún esquema.

El rugido constante del Coloso se apagó de golpe con el pitazo final. El tren de la ilusión pasó. Pero por las dudas, los leprosos se guardan algo de fe para las pascuas, y quien te dice, haya una más.
Síntesis

Árbitro: Fernando Espinoza

Newell´s: Luciano Pocrnjic; José San Román, Sebastián Domínguez, Néstor Moiraghi, Germán Voboril; Juan Ignacio Sills, Facundo Quignon; Joel Amoroso, Mauro Formica, Maximiliano Rodríguez; Ignacio Scocco. DT: Diego Osella.
Estudiantes (LP): Mariano Andújar; Matías Aguirregaray, Jonatan Schunke, Juan Foyth, Sebastián Dubarbier; Santiago Ascacibar, Israel Damonte, Juan Bautista Cascini; Nicolás
Talpone, Lucas Rodríguez y Javier Toledo. DT: Nelson Vivas.

Cambios en el segundo tiempo: 11m, Rodrigo Braña por Damonte (ELP) y Augusto Solari por L. Rodríguez (ELP); 22m, Víctor Figueroa por Amoroso (N) y Jeisson Vargas por Talpone (ELP); 36m, Eugenio Isnaldo por Formica (N) y 45m, Sebastián Prediger por Quignon (N).

Más notas relacionadas
Más por Ernesto Ávila
Más en Deportes
Comentarios cerrados

Sugerencia

“A lo mejor dirija a Messi en Newell’s”

El casildense Jorge Sampaoli, actual entrenador del Sevilla y principal apuntado (mediátic