Por la vuelta. Y no es el nombre de un tango. Son los proyectos para recuperar el servicio ferroviario de pasajeros que cuatro décadas atrás permitía unir en 25 minutos Funes con Rosario, diez más para Roldán y en solo 15 a Fisherton. Desde el Concejo dos proyectos convergen para reflotarlo y el lunes pasado hubo un acto en el Distrito Centro, frente a la ex estación Rosario Central, donde una placa recuerda que fue la última dictadura cívico militar la que suprimió los trenes interurbanos. Una herida que nunca cerró y que hoy quiere tomar forma de propuesta.

“Fue un gran acto, que se transformó en una asamblea ciudadana, al que asistieron muchos vecinos, organizaciones vinculadas a la defensa del tren, ambientalista, dirigentes políticos de distintos sectores, entre ellos el diputado Carlos Del Frade del Frente Social y Popular, y la Unidad de Gestión Ferroviaria”, explicó el concejal Carlos Comi (ARI-Coalición Cívica), quien impulsó la idea. Por el mismo tema y en la misma semana el edil Eduardo Toniolli, también presentó su iniciativa de Áreas Ferroviarias.
En los considerandos de ambos ediles, extensos y medulosos, hay una coincidencia trágica y de coyuntura, el siniestro del colectivo Monticas sobre la ruta 33, donde murieron 13 personas. “Esto ha puesto sobre el tapete, nuevamente, la necesidad de librar a los rosarinos y a los habitantes del sur provincial de los monopolios del transporte automotor de pasajeros, que someten a los usuarios a servicios deplorables y altamente riesgosos», explicó Toniolli.

¿Qué son las Àreas Ferroviarias? Una figura a incorporar en el Código Urbano de Rosario para preservar las infraestructuras y trazas de ferrocarriles tanto en uso como desuso, que en el futuro puedan utilizarse para el desarrollo y reactivación del servicio de trenes de pasajeros.

Según Toniolli, de prosperar esta figura, permitiría conservarlas para su uso original, además de constituir un modo de protección con vista al mismo fin. De modo que si el Municipio quisiera desafectarlas para otros usos necesitaría la aprobación del Concejo y de los vecinos de la ciudad y del sitio en cuestión.

El proyecto de Áreas Ferroviarias también incluye la creación de una Comisión Asesora Permanente de Política Ferroviaria, con la misión de elaborar un plan que deberá articularse con la planificación de Movilidad de la ciudad y cuyas iniciativas deberán elevarse al Concejo para su tratamiento y aprobación.

El edil también explicó que de la Comisión Asesora participarán representantes del Ejecutivo Municipal, Concejo, Universidad Nacional de Rosario, de organizaciones especializadas en el tema, sindicatos relacionados con el sector, Provincia y Nación.

“Esta ordenanza tiene como objetivo generar condiciones para la vuelta del tren a nuestra ciudad, cumpliendo la Ley provincial de Reactivación del Sistema Ferroviario, promulgada en el 2012 y que nunca se hizo efectiva», enfatizó Toniolli.

Cuatro décadas

“Vamos a reclamar la vuelta de los trenes interurbanos”, dijo Comi en el acto y señaló que la fecha no era aleatoria. Se cumplen cuarenta años desde que la última dictadura suspendió el servicio de pasajeros. “En todo este tiempo no tuvimos la capacidad de restablecerlo con todos los colores políticos, es una necesidad urgente”, interpeló.

Para el edil, el reclamo básicamente es a la Nación que tiene las llaves para abrir la discusión y convocar a todos los actores involucrados a una mesa. “Esto es decisión política, cuando se restableció el servicio de tren entre Rosario y Buenos Aires, más allá de los problemas que sigue teniendo con los durmientes, la decisión se tomó en una hora, estuve en esa reunión con (Florencio) Randazzo y la intendenta Mónica Fein, cuando hay decisión política las cosas avanzan”, argumentó.

Explicó que el acto devino en un contundente pedido que formalizarán a través de una votación, para elevar al ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich. Y dijo que recuperar el servicio de trenes interurbano “le cambiaría la vida a miles de personas que vienen a trabajar a Rosario y viajan en servicios precarios e inseguros y que le cuestan la vida”.

“Esperamos que Dietrich, que se mostró como un hombre abierto cuando vino a Rosario, más allá de las valoraciones políticas que cada uno tiene del Gobierno, tome este compromiso y lo abra, será el mejor homenaje a esas trece familias destrozadas de Zaballa y Casilda, que se junte la plata que se necesita, ningún número es imposible para Nación, Provincia y municipios juntos”, enfatizó.

Para Comi, el tramo Rosario-Casilda debería ser el primero en ponerse en marcha seguido por el servicio a Carcarañá que también está en condiciones. “Dejarían de entrar miles de autos a Rosario, eso daría más seguridad además de la reactivación de talleres ferroviarios y nuevos puestos de empleos, como círculo virtuoso cada vez que se inicia una actividad como esta”, sostuvo.

Recuerdo de asonada militar

En la Semana Santa de 1987, y por primera vez en la historia de la ciudad, el Concejo fue sede del gobierno provincial “como factor clave para la defensa del orden democrático”, explicó el concejal Diego Giuliano (Rosario Federal), autor de la iniciativa para conmemorar el hecho, el próximo miércoles 19 de abril, a las 12.30, en el Recinto de Sesiones, al cumplirse tres décadas de aquel intento de golpe militar.

“En aquella Semana Santa de 1987, mientras las instituciones democráticas se encontraban amenazadas por el levantamiento de los Carapintadas en Campo de Mayo, el Concejo Municipal no sólo fue el escenario elegido por el Gobierno Provincial para resguardar el estado de derecho sino que también fue centro convocante de distintas organizaciones partidarias, estudiantiles, de derechos humanos, gremiales, entre tantas otras que apoyaron, junto a las 40 mil personas que rodearon este cuerpo, las instituciones democráticas y el orden constitucional”, evocó el edil.

El Irar, otra vez bajo lupa

En una semana de baja intensidad en el Concejo, ya que al no haber sesión por Jueves Santo, tampoco hubo reuniones de trabajo, se llevó a cabo un encuentro programado con anterioridad  por la Comisión de Derechos Humanos. El tema más que convocante: el Instituto de Recuperación del Adolescente Rosario (Irar).
“Nos reunimos para darle continuidad al tema, después del hecho tan doloroso del joven que se quemó en ese lugar, enviamos varios expedientes como pedidos de informes a los ministerios de Justicia y Seguridad de la provincia”, explicó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Celeste Lepratti (Frente Social y Popular).

¿Rehabilita el Irar? “Nos parece no menor que un lugar que debería ser como su nombre lo indica para que muchos jóvenes puedan tener otra oportunidad, está muy lejos de hacerlo”, dijo Lepratti. Y explicó que también fueron invitados representantes del gobierno provincial en las áreas respectivas, pero no asistieron.
En la próxima semana cuando el Concejo retome la actividad, se conocerán los despachos de la reunión a la que asistieron las concejales Norma López (FpV), María Fernanda Gigliani (Iniciativa Popular) y Pedro Salinas (Ciudad Futura). Además de Enrique Font, de la Cátedra de Criminología de la Universidad Nacional de Rosario y portavoces de Derechos Humanos y de la Dirección Provincial de Niñez, entre otros.

Fuente: El Eslabón

Más notas relacionadas
Más por Silvia Carafa
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Piden al municipio una discusión de fondo para mejorar el sistema de taxis

Tras la suba de la tarifa de taxis, la edil Silvana Teisa enumeró un par de puntos en los