El Ejército de Liberación Nacional (ELN) pactó con el gobierno un cese del fuego temporal que regirá hasta el 12 de enero de 2018. Las negociaciones, que comenzaron en febrero en Quito (Ecuador), seguirán en octubre. La Organización de la Naciones Unidas consideró positivo el acuerdo alcanzado.

Tras seis años de arduas negociaciones, se logró el acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que ya se convirtieron en un partido político. Y este lunes 4, además, como para darle la bienvenida al papa, se pactó un cese del fuego temporal con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La medida rige hasta el 12 de enero de 2018, y se dio en el marco de las negociaciones que el gobierno de Colombia lleva adelante con este grupo guerrillero desde febrero en Quito, Ecuador.

La idea es seguir conversando los aspectos logísticos del cese del fuego hasta el 23 de septiembre, y el 23 de octubre comenzar el cuarto ciclo de conversaciones.

La verificación del cumplimiento de la medida en el terreno estará a cargo del gobierno de Colombia, el grupo guerrillero, y la Iglesia Católica.

El ELN comenzó la lucha armada en 1964. Cuenta con más de 1.500 combatientes y es la primera vez que acepta un alto el fuego recíproco, más allá de algunas breves treguas, aisladas y unilaterales, que se han producido en más de medio siglo de lucha.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dio detalles del acuerdo a través de un mensaje televisado. Afirmó que el cese del fuego “supone el mayor avance alcanzado por las partes desde que iniciaron negociaciones en Quito en febrero, con miras a terminar con un enfrentamiento de más de medio siglo” y aseguró que durante ese tiempo “cesarán los secuestros, los ataques a los oleoductos y demás hostilidades contra la población civil”.

“Exactamente cinco años después de que anunciamos el acuerdo marco con las FARC, que nos condujo a la paz con esa organización guerrillera, vamos a firmar en Quito, después de intensas negociaciones que terminaron esta madrugada, un acuerdo para declarar un cese al fuego y de hostilidades bilateral con el ELN”, agregó el presidente de Colombia.

“El papa llega entonces en un momento único de nuestra historia, cuando volteamos la página de un conflicto absurdo y encaramos con ilusión el futuro”, señaló Santos con relación a la visita del pontífice, que llegó a Colombia el miércoles.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) consideró positivo el acuerdo alcanzado como “un paso concreto hacia el pleno respeto y aplicación del Derecho Internacional Humanitario” y como contribución para lograr “confianza en el proceso de paz”.

El papa busca la paz, y también recuperar fieles

El papa Francisco llegó a Colombia este miércoles y permanecerá en ese país hasta el 10 de septiembre. Visitó Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena de Indias, y ofrecerá unas diez alocuciones.

La idea es dar apoyo a los procesos de paz que tienen lugar en ese país, que se encuentran en distintos grados de avance. Por un lado, al acuerdo con las FARC, que tras seis años de negociaciones, de las que participó el Vaticano, logró alcanzar sus objetivos, al menos en lo inmediato. El grupo guerrillero entregó sus armas y se convirtió en un partido político. Por otro lado, el incipiente proceso de negociación con el ELN, que apenas lleva seis meses y que esta semana arribó a un cese del fuego temporal.

Pero más allá de este apoyo a la paz, la presencia de Francisco en América latina obedece a una situación que va mucho más allá de la situación de Colombia, y tiene que ver con un proceso histórico que involucra a toda la región: la pérdida de creyentes católicos en favor de la fe evangelista. En las últimas décadas, las conversiones han sido masivas.

Hacia principios del siglo XX, el porcentaje de católicos en la región alcanzaba el 90 por ciento. Hoy no llega al 70 por ciento.

Según informó el diario colombiano El Espectador, Francisco beatificará a dos religiosos colombianos asesinados, el obispo Jesús Emilio Jaramillo Monsalve y el sacerdote Pedro María Ramírez Ramos. Lo hará en el marco de una misa en Villavicencio, en la que se espera una asistencia de 400 mil personas.

La seguridad del papa en Colombia está a cargo de unos 36 mil militares y policías. Y cuenta además con 19.660 voluntarios, 561 bomberos, 7.880 socorristas y 9.740 miembros del personal de logística. El gobierno de Colombia gastó unos 10 millones de dólares para la visita, a la que también aportaron la Iglesia Católica y las autoridades locales. Se calcula que las transmisiones totalizarán audiencias de más de 200 millones de televidentes en el mundo. La autoridad migratoria de Colombia informó el ingreso de más de 12 mil extranjeros. Se acreditaron más de 3 mil periodistas de distintas partes del mundo. La comitiva de Francisco está compuesta por cerca de 120 personas, de las que unas 70 son periodistas de Europa.

Fuerzas Alternativas Revolucionarias del Común (FARC)

Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”

La sigla es la misma, pero ya no significa lo mismo. Ahora le llaman “el partido de las FARC” y va a jugar el juego de la democracia. Pero sus dirigentes, y la multitud que los acompañó el domingo 3 de septiembre en el acto de lanzamiento, saben bien que la paz no es solamente la ausencia de guerra, sino que no hay paz sin justicia social. Y en Colombia la injusticia social es obscena. Es un país muy desigual. La riqueza está en pocas manos. En el ámbito rural, la tierra está en poquísimas manos y esto generó, históricamente, sangrientos conflictos.

Por eso la propuesta del nuevo partido es, más allá del abandono de las armas, lograr una paz duradera produciendo los cambios estructurales que Colombia necesita para dejar de ser uno de los países más inequitativos de la región.

El acto fue en una plaza Bolívar colmada de ex guerrilleros y simpatizantes, en la capital de Colombia. “El Estado sigue representando actualmente los intereses de un grupo minoritario, cuando debiera representar todas las clases y defender especialmente a la que lo necesita, o sea la gran mayoría de los desheredados. Proponemos a Colombia poner fin a tan amarga realidad”, señaló Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”.

Tras el acto, en el marco del plenario del flamante partido, Londoño fue elegido presidente de esa nueva agrupación. “El plenario ratificó el espíritu de unidad del nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común y la necesidad de avanzar hacia un gobierno de transición y reconciliación nacional que cierre el capítulo de la violencia política y abra una nueva época en la que germine la democracia plena a través de la paz y el buen vivir de la sociedad colombiana”, indicó el movimiento a través de un comunicado, en el que además hizo un llamado a la sociedad para que defienda la implementación de los acuerdos de paz.

“Sentimos un profundo orgullo de poder contribuir a la construcción de una paz estable y duradera. Sin embargo, los retos que aún quedan pendientes en la implementación de los acuerdos y la reincorporación de los ex combatientes nos llevan a hacer un llamado directo a la sociedad civil para defender la paz como semilla de una vida nacional mucho más fecunda”, señalaron.

Finalmente, en el comunicado celebraron el reciente anuncio del gobierno y el ELN sobre el cese bilateral. “Manifestamos nuestro agrado por el cese al fuego bilateral, logrado entre el gobierno nacional y el ELN, como un paso más a la Colombia en paz que todos y todas soñamos y como una manifestación de compromiso de las partes, con los diferentes sectores de la sociedad civil que han hecho del triunfo de la paz su bandera”, señaló el movimiento.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Sin novedades del ARA San Juan

La Armada Argentina confirmó este lunes que durante la madrugada no se han tenido nuevos i