Dos ediles de origen peronista como Fernanda Gigliani y Eduardo Toniolli, ven necesario la discusión pero en un marco general en donde se incluya a trabajadores y movimientos sociales. Desde el PRO, al presidente del Concejo, le parece “muy extraño”.

A mitad de camino de la gestión nacional de Cambiemos, la oposición comienza a dejar el estado de meseta. Percibe que va tomando forma un descontento que más temprano que tarde buscará cauces y quieren estar listos para entonces. Inflación y tarifas están cambiando el humor y el análisis de fuerzas es número puesto en cónclaves entre propios y ajenos. A propósito. ¿Cuánta  ajenidad amerita este momento político? ¿Hasta dónde son posibles los Frentes? Desde el plano local, dos ediles de origen peronista como Fernanda Gigliani y Eduardo Toniolli, ven necesario el debate frentista pero en un marco nacional.

Para el presidente de la Comisión de Producción del Concejo, el justicialista Eduardo Toniolli, la posible conformación de un frente pluripartidario, que incluya a sectores de trabajadores, movimientos sociales, a distintas fracciones del peronismo, sectores definidos como progresistas incluso de izquierda, “no sólo es posible sino necesario pensarlo en el marco del proceso político social y electoral de 2019”.

“Estamos hablando de un frente de características nacionales porque si el objetivo es ponerle un freno y un fin al gobierno de Macri en las urnas en el 2019, esa discusión se tiene que dar en el plano de lo electoral nacional”, aclaró el edil.

Para Toniolli, si el objetivo es vencer a Cambiemos y su política de entrega y avanzar en un proceso de construcción de un frente de salvación nacional, evidentemente tiene que darse en ese nivel. “De ahí en adelante el norte tiene que estar puesto en la posibilidad de esa construcción y en resolver las contradicciones obvias que existen y no hay que negar, y son muchas, entre estos sectores políticos, inclusive en el peronismo”.

“¿Hay  herramientas para hacerlo?” interrogó el concejal del Interbloque Nacional y Popular. Y respondió: “Si. A modo de ejemplo, en el plano electoral, están las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), tenemos que aprender de cómo quienes hoy tenemos enfrente lograron coaligar sus intereses en el año 2015, a través de una herramienta de estas características”.

Según Toniolli, el escenario es ineludible y es disputar a nivel nacional. “No creemos que, más allá de alguna alianza particular, se pueda discutir en el plano local o provincial. “De hecho estaríamos repitiendo el error que lleva a que hoy el Frente Progresista esté implosionando, porque se trata de una alianza local sin correspondencia alguna a nivel nacional”.

“Si el argumento es confrontar las políticas del neoliberalismo, pues bien hagámoslo en principio donde debe ser en el plano nacional y de ahí para abajo se podrá ordenar o no en función de ese escenario principal”, sintetizó. ¿Cómo? “Planteamos la necesidad de trabajar en función de un entendimiento de la mayor cantidad posible de sectores que tengan vocación por ponerle un freno en el plano político y electoral al Gobierno de Macri, para la Argentina sería desastroso un segundo mandato consecutivo, en base a esa alarma que nos moviliza creemos que hay que hacer todos los esfuerzos posibles para que esto se concrete”, enfatizó.

“Desde Iniciativa Popular siempre hemos tenido una vocación frentista e intentamos construir desde ese lugar”, sintetizó la presidenta de la Comisión de Planeamiento, María Fernanda Gigliani. La edila integra el Interbloque Nacional y Popular, que vincula ediles de dicho campo además de justicialistas y kirchneristas.   

“En ese sentido creo que hay que hacer, incluso estamos haciendo entre distintos actores el esfuerzo de poder generar realmente un Frente que pueda combatir la política neoliberal que está llevando adelante el Gobierno Nacional”, detalló Gigliani. Y dijo que son conscientes de que las uniones “por espanto”, no siempre terminaron bien y puso como ejemplo a la Alianza, que en 1997, formaron la UCR y el por entonces, Frente País Solidario (FrePaSo).  

“Uno no tiene que anticipar esos esquemas sino que tiene que ir construyéndolos paso a paso, y me parece que esa tarea es la que nos tiene abocados en este último tiempo”, sostuvo Gigliani. Y dijo que con respecto al ámbito interno del Concejo existen trabajo con distintos actores con los que luego no confluyen en un proceso electoral.

“Hay que hacer el esfuerzo de ir paso a paso, tema por tema, no prefijar esquemas de Frentes y después puede o no resultar si eso se puede plasmar en un proceso electoral”, insistió Gigliani. En la práctica implica acordar “con distintos sectores progresistas algunas políticas de Estado, ese es el desafío que tenemos por delante”.

Qué me van a hablar de amor

“Todo lo que se junta en contra de, desde su concepción está destinado a fracasar”, dijo el portavoz del bloque Cambiemos y presidente del Concejo, Alejandro Rosello, sobre una posible alianza entre el Frente Progresista Cívico y Social y el Peronismo. Y abundó: “Me parece muy extraño que un partido como el socialismo o el peronismo que tienen concepciones diferentes en lo que son sus acciones de gobierno, se junten sólo porque necesitan frenar el avance de Cambiemos”.

Pero Cambiemos ¿no surgió como alianza entre el PRO, la Unión  Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica (CC)?, fue la pregunta. “El PRO hizo un frente electoral porque tenía propuestas la ciudadanía, no lo hizo en contra de nadie, sino que quería dar a conocer las ideas y la gente no sólo fue receptiva sino que rechazaba cómo se venía manejando el Estado, tanto en lo local como nacional, creo que esa es la diferencia, el PRO nunca se juntó en contra de nadie sino a favor de mejorar la calidad de vida de la gente”, aseguró.

Desde el 10 de diciembre pasado ocupa la presidencia del Concejo, y en esa condición, fue intendente interino durante los primeros doce días de enero.

Según Rosello, “la gente vota a Cambiemos porque está cansada del modelo que se viene manteniendo en este caso en la ciudad, o la Nación, con partidos que no han podido, querido o sabido resolver los problemas históricos”.

“La gente se cansa y en las últimas elecciones en Rosario, Cambiemos ganó todas las seccionales y no es un dato electoral, es realmente que la gente está cansada de que no se le solucionen sus problemas”, enfatizó.

Fuente: El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Silvia Carafa
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Dale arranque, Alberto

Tras la asunción presidencial y los festejos populares, el Frente de Todos empezó a despun