Yo no sé, no. Pedro se acordaba que una semana antes de carnaval los pibes decidieron participar en la fiesta que se haría en la placita en los días del rey Momo. Dejaron un partido contra los del Puente Gallego para organizar una murguita y como estaban escasos de recursos para los disfraces, le tenían que poner pila a los cánticos, a la poesía. En esos años, en el barrio hasta los más grandes participaban y disfrutaban de esos días de fiesta popular, y si bien la guita no sobraba, alcanzaba como para tomarse unos porrones por Oroño o Pellegrini para luego volver caminando.

La murguita, como en los días previos el cielo estaba amenazante, ya tenía por donde arrancar: «¡Esta murga se formó un día que llovía!». No éramos muy originales –dice Pedro–, pero bueno. Lo que sí armamos como pudimos fue un acto que nos pintaba como equipo, y con un 4-3-3 hacíamos correr la pelota contra el piso hasta el desborde de los wines y sus centros. La verdad, eso nos salió mejor que lo versos, estábamos pobres de poesía y.medio troncos para el baile con paso murguero, cosa que nos dejaba lejos de las miradas de las pibas. Con el tiempo uno ve que pasaron muchos carnavales, y que fueron cambiando los festejos de esos días. Hoy, la sequía que uno tiene en los bolsillos le quita las ganas hasta de agarrarse a los baldazos  con los vecinos.

Aunque, ¿sabés qué?, me dice Pedro. El otro día pasé por la Plaza Galicia y había un pre carnaval y me entusiasmé al ver el piberío. Quizás si encontramos un cántico y la poesía justa que sobreviva al miércoles de cenizas, que nos una en

el reclamo, que les duela a estos poderosos económicos, a estos mismos que nos plantean una abstinencia eterna para las mayorías y días de derroche para unos pocos, a lo mejor empezamos a estar más cerca de aquellos días en que gastábamos hasta el último billete sabiendo que, aunque nos volvíamos a pata al barrio, nunca era el último billete. Todo esto me dice Pedro tratando de realizar un paso de murga, ese quiebre de piernas que nunca le salió, como para arrancarle un gesto de admiración a la piba de aquellos años.

Más notas relacionadas
  • La salsa abunda

    Yo no sé, no. Pedro se acordaba cuando los domingos lo llevaban para el barrio Azcuenaga,
  • La luz de los recuerdos

    Yo no sé, no. Pedro recordaba unos días de angustia para sus viejos y la abuela. Todo era
  • ¿Garrapiñada o praliné?

    o no sé, no. Pedro se acordaba cuando, siendo muy chico, un día de otoño fresco, tirando a
Más por Hilo Negro
  • Invasores se necesitan

    El representante del dirigente golpista Juan Guaidó en Washington, Carlos Vecchio, solicit
  • Cuatro elementos

    La decisión de presentar la fórmula Alberto Fernández – Cristina Fernández contiene varios
  • México y la pesada herencia neoliberal

    AMLO sigue implementando medidas en busca de memoria, verdad y justicia tras años de terro
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

“Hoy, Rosario es la capital del desempleo”

Con 113.084 votos obtenidos en las primarias del 28 de abril, Roberto Sukerman, del Frente