En el marco de la 55º Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Estados Asociados, que se desarrolla en Brasil, el mandatario argentino le reclamó a su sucesor en la Rosada, Alberto Fernández, que “oficialice la labor” de la autoproclamada presidenta boliviana, tras el golpe de Estado contra Evo Morales. En cambio, el gobierno uruguayo reclamó que se active la cláusula democrática en el vecino país.

En su mensaje en la Cumbre del Mercosur que se realiza en la ciudad brasileña de Bento Gonçalves, en Río Grande do Sul, el presidente Mauricio Macri volvió a hacerle un guiño al golpe de Estado que derrocó a Evo Morales. 

Primero dijo que “los problemas en democracia se resuelven con más democracia y más diálogo”, y agregó que “en estos tiempos de convulsiones y tensiones de la región, no debemos dar por sentado aquello que tanto nos costó conseguir”.

Pero acto seguido le pidió a su sucesor, a quien le traspasará el mando el martes próximo, que “oficialice la labor” de Jeanine Áñez como “presidenta a cargo” de Bolivia, al valorar la “respuesta y responsabilidad” de la legisladora del país vecino que se autoproclamó presidenta.

La garra charrúa

Distinta fue la actitud del gobierno de Uruguay de Tabaré Vásquez, que solicitó la activación de la cláusula democrática por la ruptura institucional en Bolivia. El ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, solicitó a la presidencia temporal del acuerdo regional que “se inicien los mecanismos previstos en el Protocolo de Ushuaia sobre el compromiso democrático y se solicite al gobierno de facto boliviano el máximo respeto a los derechos humanos y el cese de la represión indiscriminada”.

Al comienzo de su intervención, Nin Novoa hizo referencia a la actual situación que atraviesa el Estado Plurinacional de Bolivia, “cuyo presidente constitucional Evo Morales fue obligado a renunciar a su cargo, lo que provocó un quiebre institucional que representa una ruptura del orden democrático en los términos establecidos en el artículo 3 del Protocolo de Ushuaia sobre compromiso democrático en el Mercosur, Bolivia y Chile”.

El canciller solicitó a la Presidencia pro tempore que se activen los mecanismos previstos en dicho protocolo, “a fin de comenzar las consultas tendientes para analizar las medidas a adoptarse, hasta tanto se restablezca plenamente el orden democrático en Bolivia”.

“El Mercosur debe exigir a las autoridades de facto bolivianas el pleno respeto por los derechos humanos, el control estricto del uso de la fuerza y el cese de la represión indiscriminada contra la población civil”, remarcó el funcionario uruguayo.

Esta posición del país ubicado al otro lado del Río de la Plata fue destacada por Evo Morales, exiliado en México. “Saludamos tradición diplomática de Uruguay, en su defensa de la institucionalidad, por solicitar la activación de cláusula democrática que censura a golpistas que pisotearon la democracia de Bolivia. La comunidad internacional rechaza la ilegal proclamación del gobierno de facto”.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

La miseria neoliberal y el humano anonimato

En un sentido posible la idea de grupos de riesgo elabora un modo de lo que en psicoanális