Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

Con más incertidumbres que certezas, dos institutos de educación superior de la provincia transitan el último tramo del sueño del edificio propio. Son los Institutos N° 4 Ángel Cárcano de Reconquista y el N° 16 Bernardo Houssay de Rosario. El primero ofrece doce profesorados y dos tecnicaturas distribuidos en cinco sedes diferentes; es el más grande de la provincia: más de tres mil alumnas y alumnos del norte santafesino cursan allí sus estudios. El segundo dicta ocho carreras de formación docente y recibe a 1.300 estudiantes repartidos en dos establecimientos. Todo indicaba que en 2020 estrenarían clases en los nuevos edificios, pero desde mitad del año pasado –luego de las elecciones provinciales- las obras se frenaron. En ambos casos, se presentaron cartas y pedidos de audiencia a la actual gestión del Ministerio de Educación de Santa Fe, pero sin respuesta hasta el momento.

A diario unos tres mil jóvenes del norte santafesino concurren a estudiar un profesorado o una tecnicatura al Instituto Superior N°4 Angel Cárcano de Reconquista. “El más grande la provincia”, resalta orgullosa su directora, Isabel Del Castillo, en relación a la matrícula y la propuesta académica. Hasta allí viajan estudiantes de los departamentos General Obligado, Vera, del norte de San Javier y de localidades como Alejandra y Tostado, entre otras.

El Instituto Angel Cárcano tiene una rica historia de vida de 57 años, y desde entonces el sueño del edificio propio. Actualmente reparte sus clases en cinco sedes diferentes, entre ellas un club deportivo. El 22 de septiembre de 2017 comenzaron las obras del nuevo edificio, un lugar donde reunir a todas las carreras. Pero a mitad del año pasado, después de las elecciones provinciales, comenzaron a mermar los pagos a la empresa constructora (un conglomerado de tres que ganó la licitación por un monto de unos 155 millones de pesos) y también los trabajos de terminación.

Foto: Instituto Superior N° 4 Reconquista

“Según la empresa constructora si se hubiese seguido el ritmo inicial ya se estaría cortando cinta del edificio”, comenta a Redacción Rosario la directora Del Castillo. Para ser más precisa señala que falta un 17% del total para finalizarla. La demanda también es extensiva a la Municipalidad de Reconquista, en este caso para terminar lo relativo al acceso al lugar. “Hay cunetas con más de 5 metros de profundidad”, cita como ejemplo la directora.

El reclamo para que se finalice el edificio se hizo en todo momento: primero ante la ex ministra de Educación, Claudia Balagué, ahora presidenta de la Comisión de Educación en Diputados de la provincia, y luego cuando asumieron las nuevas autoridades, ante la actual gestión de la ministra Adriana Cantero. “Nada de nada”, dice la directora sobre la ausencia de respuestas.  Entre esos pedidos figura el de “una reunión imperiosa” y “una visita a ver la zona” a otros funcionarios del nuevo ministerio. También sin contestación hasta la fecha.

“Lamentablemente no tenemos esperanzas de arrancar en abril (cuando comienzan las clases el nivel superior), ahora trasladamos esas esperanzas para la mitad de año”, expresa con desazón la directora Del Castillo. Y en esa tristeza que comparte también incluye el tiempo que todo esto “resta para lo académico”, “para lo propio de la educación” a lo que se quieren dedicar plenamente.

Cuenta que trabajaron el año pasado, ardua y puntillosamente, para organizar las 75 divisiones en tres turnos en el nuevo edificio. “Ese trabajo artesanal, de diálogo, lo hicimos profesores, estudiantes…  Ahora quedó todo frenado”.

“Es una enorme tristeza que no se le dé prioridad. Es una decisión política y de financiamiento terminar la obra”, manifiesta y agrega: “Exigimos que las condiciones estén dadas, que el Estado cumpla”. La directora enmarca este reclamo en el derecho a la educación: “El nivel superior sigue siendo aquí una oportunidad para tantos jóvenes y familias de proyectar un futuro diferente y tener una profesión”.

Las urgencias

En la nota que el Instituto N°4 elevó a las autoridades se detallan las necesidades a atender en forma urgente, tanto por parte del gobierno de la Provincia como del municipio. Señalan que el crecimiento de matrícula no fue acompañado por el personal correspondiente, y actualmente son tres regentes y una directiva para atender una infinidad de situaciones que se dan en las cinco sedes donde se dictan clases. Piden nuevos cargos de regencia y recuerdan que esta solicitud fue reiterada en los últimos años al Ministerio de Educación y siempre desatendida. También, más asistentes escolares, bibliotecarios y técnicos (como ayudantes de laboratorios).

Respecto del edificio nuevo -se levanta en Fray Antonio Rossi y Lisandro de la Torre- falta terminar el techado del tercer piso; espacios como la biblioteca y algunos salones, el SUM y varios detalles de terminación en baños y cocina. También faltan bancos y sillas, el laboratorio de informática equipado; además de la conectividad, una condición indiscutida en este tarea.

Foto: Instituto Superior N° 4 Reconquista

Entre otros detalles, advierten sobre un problema de diseño nada menor: “Un gran conflicto se suscita ya que en los planes de edificación, desde el Ministerio proyectaron en el patio central alojar actividades deportivas (cancha de fútbol). Esto no solo entorpece las actividades de los salones de clases sino que dañará de continuo las instalaciones que en su casi totalidad son de vidrio”.  Afirman que desde el inicio señalaron este error, pero no fue atendido. La propuesta de la institución es construir canchas y playones en un lote contiguo, que además son necesarias para el dictado de la carrera de educación física.

Solicitan, “de alta prioridad”, contar con cloacas y agua corriente, iluminación en el predio y las calles adyacentes, pavimentación, veredas y rampas para el acceso a personas con discapacidad motriz y garantizar el transporte público. Recuerdan que sin los cargos y estas obras mencionadas, aunque el edificio esté concluido, “será imposible concretar el traslado debido al riesgo que representará para los estudiantes, profesores y todo el personal a cargo”.

A principios de febrero la delegación de General Obligado de Amsafé reclamó “al gobierno provincial la urgente continuidad y finalización de las obras en el edificio del Instituto Superior de Profesorado N° 4 de Reconquista, para que el mismo pueda iniciar sus actividades académicas en el inicio del ciclo lectivo 2020 en el edificio propio tal como se había prometido”.

Remarcan en un comunicado que se trata de “una institución pública señera en la formación de docentes y técnicos en nuestro norte santafesino”. “El Estado Provincial y Municipal –señalan- deben garantizar el derecho social a la educación superior  de los jóvenes en el norte santafesino en instituciones ediliciamente dignas”.

El Instituto 16 de Rosario

“Falta terminar el 5% de la obra”, dice el director del Instituto 16, Pedro Dabin, para graficar lo poco que queda para alcanzar el nuevo espacio. La obra se levanta en lo que fuera el bazar Erquicia, en Urquiza al 3400, entre Cafferata e Iriondo. “El 26 de diciembre pasé por la obra, estaba cerrada, solo una guardia de vigilancia. Hacía cuatro meses que la Provincia dejó de pagarle a la empresa”, comenta con pesar.

En el 16 se estudian todas carreras docentes: los profesorados de inicial, primaria, biología, inglés, geografía y los de educación especial con orientación en personas con discapacidad intelectual, sordas e hipoacúsicas y  ciegas y disminuidas visuales. Las clases se reparten en los edificios escolares de Ayacucho 1553 y de Necochea 1339.  Recibe a un total de 1300 estudiantes, en 45 cursos.

Convencidos que la obra estaría finalizada para el 2020, con la posibilidad de ampliarse al turno mañana, inscribieron al primer año de los profesorados de inicial, primaria, biología e inglés a 160 estudiantes. De no terminarse la obra, estos jóvenes no podrán comenzar las clases el 1° de abril.

Maqueta de cómo quedaría terminado el Instituto 16 de Rosario

El director Dabin elevó la preocupación en una carta dirigida al senador por Rosario, Marcelo Lewandoski en enero pasado, y entregó una copia en mano, al gobernador Omar Perotti y otra a la ministra Adriana Cantero el 4 de febrero último, cuando se presentó en Rosario el Plan Nacional de Lectura. Hasta el momento no hay ninguna respuesta oficial.

En la nota se puntualizan las necesidades más urgentes para poder iniciar las clases, el próximo 1° de abril en el nuevo edificio. En primer lugar la colocación de la subestación eléctrica necesaria para que funcione el espacio y no dejar sin luz al barrio.

También la provisión de muebles que van desde los bancos, mesas y mobiliario para la biblioteca. Una cuestión insólita respecto de este pedido es que “no se conoce el resultado de la licitación para la compra de los mismos por parte de la gestión anterior”.

Además desde el 16, se reitera el pedido de creación de noventa horas cátedra faltantes para los profesorados de biología e inglés, en el turno de la mañana; cuatro cargos de asistentes escolares (tres porteros) uno para cada turno y (uno de mantenimiento) y un cargo de bibliotecaria.

El nuevo edificio ocupa una superficie cubierta de 3.050 metros cuadrados, en tanto que el plazo de obra para los trabajos fue estipulado en 18 meses (la obra se inició en febrero de 2018), pactada para terminarse en agosto/septiembre del año pasado. La empresa es Adobe Construcciones y el presupuesto oficial de 65. 858.968 pesos.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Educación

Dejá un comentario

Sugerencia

La Justicia santafesina, alerta ante las fiestas en cuarentena

A raíz de la reiteración de eventos festivos con centenares de participantes en la ciudad