Además de decenas de miles de muertos, en América Latina la pandemia está dejando millones de desocupados y hambrientos. Pero la situación de los que están privados de libertad, hacinados en cárceles que no cumplen con las mínimas condiciones de higiene, es todavía peor. Constituye una crisis humanitaria y es una bomba de tiempo que en algunos casos ya estalló, y en otros está a punto de estallar. Los casos de Colombia, Chile y Perú son apenas ejemplos de lo que sucede, con mayor o menor gravedad en cada país, en toda una región con cárceles insalubres que no dan abasto para contener a una cantidad de reclusos que supera en mucho la capacidad de las instalaciones, muchas veces precarias y sucias.

En Colombia ya hay cuatro establecimientos donde los reclusos se contagiaron coronavirus en forma masiva. La última en padecer esta situación fue el penal de Guaduas, en Cundinamarca, tras recibir el traslado desde Villavicencio de una persona privada de la libertad enferma. Así, se convirtió en el cuarto establecimiento penitenciario con casos de la enfermedad, después de Villavicencio, La Picota y Las Heliconias, en Florencia, según informó el diario colombiano El Tiempo

El epicentro de la enfermedad en población carcelaria es el Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad de Villavicencio, donde inició y desde donde se dispersó hacia otras cárceles debido a traslados realizados a finales de marzo, antes de que se confirmaran las primeras pruebas positivas, señaló el diario colombiano.

Tanto los contagiados en Bogotá, como en Florencia y Guaduas, provenían de la cárcel de Villavicencio. En otras cárceles que recibieron presos de ese establecimiento, como la de Yopal, se han descartado hasta ahora, gracias a las pruebas que dieron negativo, que se presenten más casos, informó El Tiempo.

Perú: liberan a 3 mil presos para evitar contagios

El diario La República informó que el ministro de Justicia de ese país, Fernando Castañeda, anunció la firma de un Decreto Supremo que permitirá determinar quiénes son los reclusos que serán indultados como medida de protección ante el coronavirus (COVID-19).

“Se va a publicar un Decreto Supremo que modifica el funcionamiento y la operatividad de la Comisión de Gracias Presidenciales. Establecerá las reglas de operatividad de esta comisión”, sostuvo el funcionario.

Asimismo, explicó que la norma posibilitará elegir a los reclusos más vulnerables y quienes cumplan con los requisitos, tales como ser madres con niños menores de 3 años, mujeres gestantes, adultos mayores de 70 años que no hayan cometido un delito grave o internos cuya condena se esté por cumplir en los próximos 6 meses.

“Esta norma va a permitir determinar grupos vulnerables y los requisitos mínimos para los indultos, estos van a ser de oficio y los familiares no se tienen que desplazar”, agregó el ministro de Justicia de Perú.

“Se beneficiarán aproximadamente 3 mil internas e internos que corresponden a grupos vulnerables: mamás, mamás gestantes, adultos mayores que no hayan cometido delitos graves, además de aquellos internos que estén próximos a cumplir su condena en 6 meses”, explicó.

En ese sentido, Fernando Castañeda precisó que del total de reclusos beneficiados, el total de madres será menos de cien. “De los 3.000 internos e internas que serían indultados, el grupo de mamás gestantes y madres es un grupo reducido de menos de 100 personas”, explicó Castañeda.

Los primeros indultados en salir de los centros penitenciarios saldrán en los próximos siete días. “El primer gran grupo de indultos se dará la próxima semana, se priorizarán a las mamás”, detalló.

Según el diario La República, Castañeda expresó que son 97 mil presos los que actualmente hay en los 67 penales de todo el Perú.

Chile: motín con rehenes en el penal de punta alto

Según informa el diario La Tercera, no es la primera vez que ocurren motines, pero ahora la situación podría ser la más grave. Este miércoles, un grupo de internos de la Torre 1 de la cárcel de Puente Alto intentó un nuevo motín al interior de las dependencias del penal más afectado con el coronavirus.

Son más de 61 los internos contagiados en las dependencias de este establecimiento dependiente de Gendarmería.

Los reclusos intentaron tomar de rehenes a los gendarmes del establecimiento para exigir salir de la cárcel. Se trata de los internos que no fueron beneficiados con los indultos promulgados por el gobierno, según señala La Tercera.

En medio de crisis sanitaria se agudiza el drama de hacinamiento e insalubridad en las cárceles.

Al menos 77 internos y 119 gendarmes, según cifras oficiales, se han contagiado ya de COVID-19 en las prisiones de Chile pese a los protocolos establecidos por Gendarmería para reducir los riesgos de contagio.

La situación es crítica tras las rejas de algunos presidios, que ya arrastraban desde años hacinamiento e insalubridad graves, denunció la Fiscalía Judicial de la Corte Suprema.

“La realidad de los recintos penitenciarios de nuestro país ha evidenciado que la privación de libertad implica, en sí misma, la privación de otros derechos o medios de subsistencia, tales como el acceso a agua potable, a una atención médica oportuna y a medidas de higiene y salubridad”, afirmó en un informe la fiscal Lya Cabello.

Actualmente 49.380 personas están encarceladas en Chile, alcanzando 142.493 si se cuantifica a quienes cuentan con regímenes abiertos o postpenitenciarios.

De esos miles de presos unos 1.300 podrán acogerse a la ley de indulto conmutativo promulgada días atrás por el Ejecutivo, que principalmente beneficia a reos de avanzada edad y mujeres embarazadas o con hijos pequeños viviendo junto a ellas.

Sin embargo, desde el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) explicaron que la medida es útil pero insuficiente: la crisis penitenciaria existente se puede convertir en una crisis sanitaria, y eso podría provocar una crisis de seguridad, dijo su director, Sergio Micco.

“Cuando una persona comete un delito y la sociedad le sanciona, esa sanción es perder la libertad, no es vivir en condiciones inhumanas en una cárcel. Es una tremenda crisis que esperemos que no se transforme en tragedia en las próximas semanas”, afirmó.

Micco, junto a varios equipos del INDH, han visitado el interior de las presiones para verificar la situación de los internos y sus conclusiones son bastante pesimistas. “Te encuentras con habitaciones de 25 metros cuadrados donde hay 60 personas, donde hay módulos y apenas dos tazas para hacer las necesidades y una ducha al lado de la basura. Son condiciones higiénicas muy malas que hacen temer que los brotes de coronavirus sean muy grandes”, explicó.

Fuente: El Eslabón

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tus dispositivos y los sábados, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
  • Un paso hacia la Verdad y la Justicia

    Condenan crímenes y desapariciones forzadas perpetrados por el Ejército entre 2005 y 2008.
  • Mafias, fuego y Bolsonaro

    La deforestación en Amazonía brasileña registró nuevo récord en el primer semestre de 2022
  • Comida regional en picada

    En un año, el número de personas con hambre en América Latina y el Caribe creció en 4 mill
Más por Pablo Bilsky
  • Torta y lapicera

    Revertir la crisis cambiaria y reducir la brecha de los dólares, misión del nuevo súper mi
  • La sota vale 8

    Yo no sé, no. Los vidrios del 52 a la altura de Montevideo ya se habían empañado. Con Pedr
  • Biblioteca Irulana

    Para probar el sabor de la luna

    La Biblioteca Popular Irulana de Cabín 9, barrio de Pérez, propone talleres de ajedrez, de
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

“El gobierno provincial está llevando adelante un ajuste salarial”

El secretario general de Amsafé, Rodrigo Alonso, advierte que la provincia se niega a la p