Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

La Justicia británica negó la extradición de Julian Assange a EEUU. Pero el fallo, que va a ser apelado, no aceptó los argumentos de la defensa e ignoró lo fundamental: la libertad de prensa y la persecución al periodista. El pedido de excarcelación fue rechazado. La tortura continuará.

Nadie esperaba que la Justicia de Reino Unido se atreviera a no acatar los deseos de su amo, EEUU, donde esperan a Julian Assange para darle (en principio) 175 años de cárcel por revelar crímenes de guerra y prácticas aberrantes de las tropas yanquis en Medio Oriente. Pero es apenas una victoria parcial del australiano de 49 años, que ya lleva diez encerrado, siete en la Embajada de Ecuador en Londres, y tres más en una cárcel de máxima seguridad en Londres. El periodista, al que se le negó la excarcelación, seguirá encerrado y en aislamiento, como para que la tortura continúe.

El fallo es tramposo y posee un costado muy perverso (y muy servil a los intereses de EEUU): se basa en razones humanitarias, en la depresión del acusado y de la posibilidad de que se suicide. Pero nada dice de la cuestión de fondo: la libertad de expresión, la libertad de prensa y el derecho ciudadano a conocer la verdad, de que el pueblo de EEUU (entre muchos otros) está privado desde tiempos inmemoriales.

Con mucho cinismo, el fallo ignora los motivos por los que el periodista se encuentra gravemente deprimido: fue hostigado, sufrió tortura psicológica y todo tipo de tratos inhumanos, amenazado por el imperio. Al negarle la excarcelación se aseguran que los tratos inhumanos que viene padeciendo sigan adelante. Todo por revelar verdades que desnudan las reales intenciones y prácticas criminales de EEUU en el mundo. 

Y en Reino Unido (donde está en una cárcel para criminales peligrosos) se lo exhibió en una suerte de jaula de vidrios blindados. La idea de EEUU y su socio Reino Unido es destruir literalmente a Assange a través de la tortura, el asedio, el aislamiento y la demonización. En función de este objetivo, la Justicia británica (servil a EEUU) rechazó su excarcelación, para asegurarse que siga adelante el proceso de destrucción del periodista.  

La Justicia aclaró que Assange “todavía no ha ganado su caso”, dado que EE.UU. recurrirá el fallo contrario a la entrega, y “tiene un incentivo para fugarse” hasta que concluya ese proceso. Y lo consideró “capaz de huir”, acatando los planteos de la fiscal Clair Dobbin, que representa a la Justicia estadounidense.

Según informó la agencia Télam, la jueza Vanessa Baraitser rechazó los argumentos de los abogados defensores y se basó en que la ya frágil salud mental de Assange sufriría aún mayor deterioro por las condiciones de “aislamiento casi total” que enfrentaría en una cárcel estadounidense en caso de ser condenado.

La magistrada dijo que el periodista y hacker fundador de WikiLeaks era “un hombre con depresión y por momentos desesperado” con un “intelecto y una determinación” capaces de burlar cualquier medida de precaución contra su eventual suicidio que puedan adoptar las autoridades penitenciarias de EEUU.

De la taimada actitud de los grandes medios de prensa del mundo que publicaron la información que les brindó Assange, ni una palabra. Su caso es un ejemplo más, por si hiciera falta, de la deshonestidad y la falta de ética de los medios hegemónicos al servicio de los poderes fácticos. Usaron y luego tiraron a Assange. La furia del imperio siempre se focalizó en el periodista y su organización. Con los grandes diarios que publicaron lo que WikiLeaks sacó a la luz y les entregó para que lo difundieran, todo bien.

El Departamento de Justicia estadounidense se manifestó “extremadamente decepcionado” por el rechazo de su solicitud y dijo que continuará “buscando la extradición del señor Assange”. Y ya informaron lo obvio: apelarán el fallo.

Algunos analistas políticos señalan que el fallo tiene que ver con el cambio de administración en EEUU. Lo que para Donald Trump significaba un logro, para Joe BIden podría convertirse en un problema.

“Sobre los pormenores de la decisión en Londres solo se puede especular. En diciembre, el presidente estadounidense, Donald Trump, indultó a cuatro criminales de guerra que mataron a 14 civiles en una masacre en Bagdad. Las llamadas a respetar los valores estadounidenses y perdonar a Assange, quien es visto como revelador de crímenes de guerra, no fueron respondidas. Es posible que el equipo del presidente electo, Joe Biden, llevase sus antenas hasta Londres y les hiciesen ver que no están interesados en un proceso contra el fundador de WikiLeaks que dañaría la reputación de Washington”, señaló Matthias von Hein en la nota titulada “Victoria parcial para Julian Assange” publicada en el sitio de noticias de la cadena alemana Deutsche Welle (DW).

El relator especial de la ONU sobre la tortura, Nils Melzer, criticó duramente el proceso político y la carencia del Estado de derecho en todo el proceso. “El procedimiento viola claramente las normas fundamentales de derechos humanos y el Estado de derecho. Incluso la motivación tras de la solicitud de extradición contradice los estándares legales fundamentales. Julian Assange está siendo perseguido por EEUU por espionaje solo por ejercer periodismo de investigación. Ha dado a conocer información secreta de un Gobierno del que no fue trabajador y hacia el que no tiene ninguna obligación. Él mismo no robó esta información. Se la filtró alguien que tenía acceso a la información. Y la publicó porque era de interés público darla a conocer”, afirmó Melzer entrevistado por DW.

“Con relación a las revelaciones que dio a conocer Assange, Melzer señaló que “contenían pruebas claras de corrupción, crímenes de guerra y otros comportamientos delictivos. Básicamente, EEUU está tratando aquí de criminalizar el periodismo de investigación. Ese es el objetivo de la solicitud de extradición, ¡nada más!”, aseguró el relator especial de la ONU sobre la tortura, al tiempo que agregó que el sistema británico, lamentablemente, le sigue el juego a EEUU. 

“Vemos que los británicos están violando sistemáticamente los derechos fundamentales de Julian Assange para que pueda preparar adecuadamente su defensa, tenga acceso a sus abogados, tenga acceso a documentos legales. Assange fue puesto en confinamiento total, donde no tiene acceso ni a su familia ni a visitantes, y donde está psicológicamente afectado, como cualquier persona en aislamiento prolongado. Y todo ello sin ningún fundamento legal”, denunció Melzer.

Apoyos y ofrecimiento de asilo en México

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró el fallo y ofreció a Assange asilo en su país. “Celebro, primero, que en Inglaterra se le haya dado protección al señor Assange. Que no se haya autorizado la extradición a EEUU. Creo que es un triunfo de la Justicia”, señaló el mandatario en conferencia de prensa.

AMLO ofreció asilo al periodista haciendo referencia a la tradición de su país de cobijar a refugiados políticos, como sucedió con los republicanos españoles que huían de Franco, o las mujeres y los hombres de América Latina que fueron recibidos para evitar ser asesinados por las dictaduras que durante décadas asolaron el continente.

Edward Snowden, ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EEUU, quien se encuentra en situación similar a la de Assange, aunque en libertad, expresó su satisfacción por la decisión judicial. “Gracias a todos los que hicieron campaña contra una de las amenazas más peligrosas para la libertad de prensa en décadas”, publicó Snowden en su cuenta de Twitter.

El ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, expresó su satisfacción a través de la red social Twitter. “Gran noticia para el mundo. Felicitaciones para Julian, pero también para su extraordinario equipo de abogados”, señaló el ex mandatario.

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite escribiendo al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
  • El sueño golpista de Jair

    “Quienes deciden si un pueblo va a vivir en democracia o en dictadura son sus Fuerzas Arma
  • Palos contra los migrantes

    Una nueva caravana de hondureños que intentaban llegar a EEUU fueron reprimidos por policí
  • La onda verde llega a Chile

    La victoria popular que significó la aprobación de la despenalización del aborto en Argent
Más por Pablo Bilsky
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

“¿En qué condiciones de infraestructura dejó el sistema escolar Lifschitz?”

La pregunta la hizo pública el delegado de la Región VI de Educación, Osvaldo Biaggiotti.