La concejala Susana Rueda impulsó una comisión especial de seguimiento para monitorear el lapso de doce meses que se abre a partir de que el Estado decide participar en la logística de la mal llamada Hidrovía.

La ciudad del río marrón tendrá una Comisión Especial de Seguimiento de la Hidrovía Paraná-Paraguay. La iniciativa nació en el Concejo Municipal de Rosario para monitorear el tema, ahora que se movieron un par de fichas en la privatización de la logística comercial del Paraná. El Gobierno interrumpió las cíclicas prolongaciones de la concesión que arrancó en 1995 y abrió un compás de doce meses, durante el cual el Estado se hará cargo del cobro del peaje. Después se verá. Por lo pronto no son pocos quienes festejan el enroque, pero tampoco menos los poderosos que lo critican. 

La iniciativa local de crear una comisión especial para seguir de cerca lo que ocurra en esos doce meses, corresponde a la concejala Susana Rueda, del bloque Rosario Progresista. A nivel nacional, fue la senadora María de los Angeles Sacnun, Frente de Todos, quien logró en ambas Cámaras la aprobación de una comisión, en el ámbito del Congreso, de seguimiento y control de la licitación y el funcionamiento de la Hidrovía Paraná-Paraguay. Así ambos legislativos, comparten el interés en hacer foco sobre un tema que durante 25 años no figuró en la agenda de los medios, y menos prendió en el interés de la población. 

La Comisión de Producción fue el primer ámbito donde el proyecto de Rueda quedó a consideración de sus pares, allí recogió aportes y luz verde para seguir los pasos legislativos con el formato de Resolución. En la última sesión, fue votada por unanimidad y en la próxima semana quedará constituida por siete ediles y edilas de los bloques más representativos de las fuerzas políticas del Concejo. El objetivo formalizado en el texto busca “generar propuestas y alternativas para las vías navegables, en los aspectos productivos, sociales y ambientales, procurando el involucramiento de la ciudadanía y de las instituciones y organizaciones de la ciudad y la región”.

Según la edila, la recepción del proyecto por parte de sus pares “estuvo muy bien” y aclaró que su concreción no involucra ninguna erogación. Además agradeció los aportes de sus pares. “A partir de estas modificaciones se logró la aprobación por unanimidad, en los próximos días se definirá los siete ediles que la integrarán, creo que debe estar Verónica Irízar que preside la Comisión de Producción, y me voy a postular como autora del proyecto”.

Tomar el control

La llamada Hidrovía es una red fluvial de navegación en la Cuenca del Plata, comprendida por los ríos Paraguay y Paraná, desde la población de Cáceres (Brasil), hasta el puerto de Nueva Palmira (Uruguay), unos 3.300 kilómetros. Un sistema que articula la salida hacia ultramar de la producción de Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Argentina. En el caso de nuestro país, es la salida del 80 por ciento de las exportaciones, que en los últimos 25 años operó la UTE formada por la belga Jan de Nul y la nacional Emepa. 

“Este sistema generó un alto rendimiento económico en toda la región, pero también un aumento de la superficie sembrada en Argentina, que en ese lapso pasó de 16 millones de toneladas de soja a estar por encima de las 130 millones de toneladas”, comentó la edila. Y dijo que esa ampliación está directamente vinculada a la exportación que se realiza en barcos y desde los veinte puertos que hay en el cordón industrial y desde y hacia la Hidrovía.  

“Por eso es tan importante que nosotros, como ciudad de Rosario, tengamos una comisión específica de seguimiento en esta etapa que se viene. Recordemos que el pasado mes de abril venció la concesión, sucedió en plena pandemia que nos tenía ocupados a todos, ahora se conoció que durante un año el Gobierno se hará cargo de la administración de la Hidrovía y después de ese tiempo habrá una nueva concesión con más participación del  Estado”, explicó. 

El impacto ambiental también importa

Rueda no pasó por alto que al otorgar la concesión, 25 años atrás, se estableció que existiría un comité de control para las operatorias PERO nunca se formalizó, por lo tanto el control era prácticamente inexistente. “Es importante que haya un órgano contralor y también un seguimiento de los efectos de los eventuales daños ambientales que la profundización de la Hidrovía pueda provocar”, aseguró, con respecto a las actividades de dragado que hacen posible el tránsito de los buques de mayor calado.

“Hay situaciones muy complejas que pueden generarse y esto lo advierten las organizaciones ecologistas, que al profundizar se remueven metales pesados que pueden llevar los efluentes que desembocan en el río Paraná, de procesos industriales, y esa remoción puede generar contaminación. No hace falta agregar que consumimos agua del río, por lo tanto, es muy importante hacer un seguimiento de la forma en que se realizan estos trabajos”, argumentó la edila. 

“Todo lo que pasa en el río, nos pasa a los rosarinos, y por supuesto a todos los habitantes de su zona costera, pero nosotros legislamos sobre lo que ocurre en la ciudad de Rosario, por eso nos parece tan importante que el Concejo pueda tener participación a través de un seguimiento de todo lo que ocurre, absolutamente todo”, consideró. Y dio detalles de la forma en que se realizará el monitoreo votado por unanimidad.

“Durante un año haremos el seguimiento de la decisión que tomó el Gobierno. La idea es que la Comisión Especial se reúna cada 15 días, hasta que venza la prórroga, y después una vez cada seis meses. En este año de contralor que ahora se estableció, es probable que nos reunamos más seguido, pero es muy importante que estemos todos al tanto de lo que está ocurriendo en el proceso de nueva concesión”, enfatizó.

Según Rueda, también hay que anotar entre las consideraciones una estimación non santa: un 20 por ciento de la producción pasa sin tributar. “Se contrabandea, por eso decíamos que esa comisión de contralor del Estado que nunca se creó, ahora deberá tener una participación muy activa”. Y dijo que a la versión local del seguimiento, la Comisión que se puso en marcha, le espera un trabajo importante. “Habrá que tener muchas reuniones con los que más saben de cada área involucrada en estos procesos, como el impacto ambiental”, remarcó.

Las operaciones de dragado, balizamiento y la logística comercial a través de las vías fluviales que incluyen al Paraná, legaron su nombre comercial, Hidrovía, a los análisis de la situación. Meses atrás no figuraba en los titulares y hoy, cuando se desarticuló la renovación cíclica de la concesión, ocupa las primeras planas. Este hecho en sí es revelador. Las aguas se encrespan cuando se afectan intereses. Que a nadie se le ocurra ahora hacer la plancha sobre esas olas.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

  • Con alegría, che

    Para seguir reclamando justicia por Bocacha Orellano, quien apareció sin vida en el Paraná
  • La goma de borrar

    Un concejal de Cañada de Gómez justificó el accionar del terrorismo de Estado en La Noche
  • Se viene El Eslabón: la realidad con y sin tapujos

    El «relanzamiento» del gobierno mezcla remedios válidos para las dolencias económicas y so
Más notas relacionadas
Más por Silvia Carafa
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Con alegría, che

Para seguir reclamando justicia por Bocacha Orellano, quien apareció sin vida en el Paraná