Bolsonaro hizo realidad uno de los sueños de los poderes fácticos: privatizó Eletrobrás, la mayor empresa de generación de energía de América Latina. Lula consideró la operación “otro crimen contra Brasil y contra el pueblo” y prometió revertir la situación si gana en octubre.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó a la presidencia con 57.797.847 de votos y el apoyo de buena parte de los poderes fácticos, las grandes corporaciones, y los terratenientes, entre otros. Para el mundo empresarial-financiero nunca fue la opción ideal, sino el plan B. Pero lo importante era derrotar al Partido de los Trabajadores (PT) y hacer los deberes que todo presidente de derecha debe hacer: achicar el estado, desfinanciar la educación y la salud, atacar lo público en favor de lo privado, y ceder soberanía vendiendo las empresas estatales. En este sentido, Bolsonaro dio un paso importante: privatizó la petrolera estatal Eletrobrás, que estaba al tope de la lista de empresas a vender.

La venta de acciones de Eletrobrás fue por 33.700 millones de reales (unos 6.855 millones de dólares). Centrais Eletricas Brasileiras SA, nombre oficial de la empresa, tiene sede en Río de Janeiro. La operación la realizó el banco gubernamental Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES). 

Según informó Página 12 participaron además los bancos BTG Pactual SA, Bank of America Corp., Goldman Sachs Group Inc., Banco Itaú BBA SA, XP Investimentos SA, Banco Bradesco BBI SA, Caixa Economica Federal, Citigroup Inc., Credit Suisse Group AG, JPMorgan Chase & Co., Morgan Stanley y Banco Safra SA.

El paso siguiente será la negociación de estos papeles en la bolsa de Sao Paulo a partir del 13 de junio, lo que concretará ya de manera definitiva la privatización.

La oferta, la mayor del año en el país y también una de las más elevadas en todo el mundo en 2022, fue abierta para inversores, tanto nacionales como extranjeros. Asimismo, el gobierno permitió la compra de acciones a través de recursos del llamado Fondo de Garantía del Tiempo de Servicio (FGTS), al que cada brasileño tiene acceso tan sólo en caso de despido o de necesidad para compra de vivienda.

Según puede leerse en la página oficial del BNDES, esta entidad se especializa en impulsar privatizaciones y subastas de bienes del Estado.

“El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) dio importantes pasos para estructurar proyectos en el tercer trimestre de 2021, con la realización de las subastas de CEEE-T (RS), Sulgás (RS) y saneamiento en Amapá, además de haber iniciado procesos de privatización en ES Gás, concesiones forestales en Rio Grande do Sul y PPP de alumbrado público en Canoas y Caxias do Sul, también en el estado. Incluyendo los 15 proyectos ya licitados, el Banco cuenta con 163 emprendimientos en su Fábrica de Proyectos, totalizando 287 mil millones de reales entre otorgamientos e inversiones previstas”.

“Otro crimen contra brasil y contra el pueblo”

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva criticó este sábado el proceso de privatización de Eletrobras y prometió “recuperar la soberanía” energética si gana las elecciones de octubre, informó Página 12.

“Cerca de 33 millones de brasileños se mueren de hambre. La gente se ve obligada a elegir entre comprar alimentos o pagar la factura de la luz, que sigue subiendo. ¿Y qué hace el gobierno? Privatizar Eletrobrás, para aumentar aún más la factura de la luz”, escribió Lula en su cuenta de Twitter.

El líder señaló que la decisión del gobierno de Bolsonaro significa “decir adiós” a programas como Luz para Todos, que permitió la llegada de servicios públicos “a cerca de 16 millones de brasileños que antes vivían en la oscuridad, sin acceso ni siquiera a un vaso de agua fría”.

“No satisfecho con traer de vuelta el hambre, el desempleo, la inflación y otros flagelos que habíamos logrado vencer, el actual gobierno insiste en cometer otro crimen contra Brasil y el pueblo brasileño: vender Eletrobrás a precio de banano”, agregó el ex presidente.

Lula señaló que la privatización de Eletrobrás implica “perder también” otras compañías subsidiarias como Furnas, Chesf, Eletronorte y Eletrosul, además de “ceder la soberanía” sobre los ríos Paraná y São Francisco.

“Pero pueden estar seguros: si ganamos las elecciones de octubre, como anuncian todas las encuestas, restauraremos la soberanía de Brasil y del pueblo brasileño”, señaló el líder del Partido de los Trabajadores.

El ex presidente también criticó la “precipitación por entregar la mayor empresa de generación de energía de América Latina”, diciendo que el proceso fue acelerado por el gobierno de Bolsonaro por el “miedo a la derrota” en las próximas elecciones presidenciales, según informó el diario brasileño Sul21.

“Eletrobrás fue construida a lo largo de 60 años, con el sudor de generaciones de brasileños. El resultado de este crimen contra la patria es la pérdida de nuestra soberanía energética. Es la entrega de un activo esencial para el desarrollo de todo un país a empresarios que sólo buscan el lucro”, señaló Lula.

Elecciones: Bolsonaro convocó a “ir a la guerra”

Bolsonaro convocó a sus seguidores a prepararse para la “guerra” y evitar que en las elecciones del 2 de octubre próximo la nación “siga el camino de otros países de Sudamérica”, en un discurso en el que además defendió la adquisición libre de armamento por parte de la población, según informó la agencia Télam en una nota firmada por su corresponsal en Brasil,  Pablo Giuliano.

“Surgió una nueva clase de ladrón, el que quiere robarnos la libertad”, dijo Bolsonaro al referirse a jueces del Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema) que abrieron causas en su contra y en contra de varios de sus aliados por diseminar amenazas contra el sistema constitucional y divulgar noticias falsas.

“Les pido que cada vez se interesen más por este tema y si es necesario iremos a la guerra. Quiero que mi pueblo sea consciente del motivo por el cual está luchando. Todos tenemos un compromiso con entregar la vida por nuestra patria, no apenas los militares. No podemos dejar que Brasil siga el camino de otros países en Sudamérica”, agregó.

Bolsonaro hizo un discurso ante empresarios rurales y un grupo de seguidores en Umurama, estado de Paraná, cerca de la frontera con Misiones, donde inauguró el trecho de una ruta pero se dedicó a realizar una caravana en motocicleta donde fue alentado al grito de “mito, mito”. Bolsonaro nombró a Venezuela, Chile y Argentina como “caminos que no hay que seguir”.

Los sondeos proyectan una derrota para Bolsonaro ante el ex presidente Lula en los comicios del 2 de octubre. La convocatoria a una guerra por parte de Bolsonaro forma parte de un temor por parte de opositores de que no reconozca el resultado electoral en caso de derrota.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

“La inflación se come todo”

El referente del Grupo de Curas en Opción por los Pobres, Paco Olveira, opinó que “ante la