amsafe

 

Trabajan en distintas realidades educativas de Rosario o el norte santafesino. Alfabetizan, enseñan lengua, matemática, ciencias y artes o bien dirigen la tarea pedagógica. Entre clase y clase se dan tiempo para organizar el comedor o embellecer las aulas; también para pensar cómo hacerle frente a una violencia imparable y a las necesidades sociales más urgentes. Y siempre encuentran un lugar en la semana para capacitarse y ser mejores cada día en el oficio. Pero el salario no alcanza y la condiciones laborales se vuelven esquivas, por eso se organizan para darle pelea. Educadoras y educadores comparten sus opiniones de por qué paran y se movilizan este miércoles 10 y 11 de agosto.

En ese recorrido de opiniones repasan que fue la negativa del gobierno de la provincia a abrir las paritarias para hablar de salarios y condiciones de trabajo la que llevó a definir un plan de lucha. Ya se cumplieron dos jornadas de huelga con manifestaciones públicas el 2 y 3 de agosto pasado. Las medidas se reiteran este miércoles 10 y jueves 11, con una movilización en la capital de la provincia de Amsafé y Sadop. También este miércoles se concreta un paro nacional de la Ctera.

Mónica Nardone es maestra de grado en la Escuela Primaria N° 524 Estanislao Luis Pando y Responsable Zonal del Caeba 1023. Para Mónica “el paro es la herramienta final” a la que se recurre “cuando el diálogo con la patronal no sucede, cuando no hay una escucha empática hacia la situación del trabajador que no puede cubrir los gastos fijos de su familia”.

Se apela a esta medida de fuerza también cuando la obra social aumenta de manera encubierta y abierta: “Encubierta porque cada vez pide más bonos para una práctica y abierta porque aumenta el valor de cada bono. No podés cubrir la salud de la familia”. Se va al paro -continúa- cuando el salario no alcanza para acciones diarias y básicas como “cargar la tarjeta de colectivo, el combustible de la moto, pagar el seguro del auto o ponerle una cubierta a la bici” y se termina por “convertir en un gasto que que te deja tecleando”.

O bien -agrega a su descripción- cuando “vas a la verdulería y tenés que elegir entre papas o naranjas todos los días”.

Mónica opina que cuando esas situaciones se repiten no hay posibilidad de diálogo, llevan a pensar en otras formas de protestar, como son las jornadas de paro: “Ahí te cansás de esperar y decidís que vas a usar el último recurso, el que no te gusta porque te saca de la escuela, esa que amás, que pintás, que adornás y hasta dejan a tus alumnos en sus casas, a veces solos, porque sus papás igual que vos tienen que trabajar”.

Verónica Piva es maestra en la Escuela Primaria N° 1.427 San Isidro Labrador. Verónica elige hablar, en primer lugar, del “cansancio con esta y muchas otras situaciones” con las que debe lidiar. Nombra “el aumento desmesurado y generalizado de precios” y recuerda que “debido a la inflación de los últimos meses nuestros sueldos no alcanzan para vivir dignamente”.

Razones que llevan al paro y a movilizarse. “Paramos porque es necesaria una apertura urgente de paritarias, en la que se pueda negociar una actualización del salario ahora”, expresa y subraya que “si ya no cerraba del todo antes, esperar a septiembre para cobrar la última parte del aumento fijado en la paritaria, menos cierra en estos momentos”.

Amsafé
Foto: Amsafé provincial

 

Silvia Vaisman trabaja en el Equipo de Orientación Escolar del Colegio La Salle. “El paro y la movilización son espacios de lucha con los que contamos las y los trabajadores, para que no se avasallen los derechos conseguidos y para luchar por condiciones de trabajo y vida dignos”, opina.

Para Silvia es importante remarcar que cuando el magisterio dice “ningún docente bajo la línea de pobreza”  es porque “estamos reclamando por un mejor vivir para todos y todas, para enseñar, para aprender, para vivir”.

Recuerda que hace poco leyó una frase que dice “no se hace un país diferente con gente indiferente”. “Y es por eso que paramos, salimos a la calle, visualizamos las tremendas desigualdades en las que estamos viviendo, y reclamamos a un gobierno provincial con superávit que nos mire y escuche; mire la situación del país y el impacto en los bolsillos de los laburantes, reabra ya las paritarias y aumente el salario de las y los educadores. Es urgente”, alerta la educadora.

Pedro Dabin es director y docente del Instituto Superior N° 16 Dr. Bernardo A. Houssay. Habla de cómo la docencia sostuvo y sostiene el sistema educativo en la pandemia y el tiempo de regreso a la presencialidad. “Durante este año 2022 de regreso a la presencialidad plena los y las docentes estamos sosteniendo al sistema educativo y sorteando las dificultades que generó una pandemia sin precedentes”, recuerda por si acaso alguien pretende olvidar.

Suma a esa situación “la pérdida económica que generó la inflación de los últimos meses en los sueldos”. “Todo esto convulsiona las relaciones sociales, a las instituciones y por lo tanto -apela- toda la ciudadanía debe acompañar el reclamo salarial docente y de condiciones necesarias destinadas a garantizar el derecho a la educación”.

Para Pedro es clave que el gobierno santafesino reconozca el trabajo docente y llame a paritarias. “Los y las docentes trabajamos arduamente haciendo frente a la excepcionalidad y a la incertidumbre que caracterizaron a los tiempos de interrupción de la presencialidad. Entonces sería importante que estas acciones educativas sean acompañadas por el gobierno provincial, de manera efectiva y coherente, mediante la convocatoria a discusión en paritarias”, convoca el profesor.

Sadop Rosario
Foto: Sadop Rosario

Cristina Jelonche es docente de la Escuela N° 1.334 Maria Madre de la Civilización del Amor. Enumera las razones de por qué se suma a las medidas de fuerza dispuestas en su gremio -Sadop Rosario- y se moviliza este miércoles a Santa Fe. “Reclamamos un adelanto de los tramos acordados en marzo con el gobierno provincial y la reapertura de paritarias. Hemos perdido el poder adquisitivo del salario”, menciona en primer orden.

Remarca que los paros y movilizaciones del magisterio “son ante la falta de respuestas”, porque “el gobierno provincial desoyó todos los pedidos hechos en tiempo y forma por la docencia”.

Cristina nombra además las definiciones de políticas educativas que toma la ministra de Educación de la provincia, Adriana Cantero. “También repudiamos la decisión unilateral de la Señora ministra de Educación, en cuanto al proyecto de extensión de la jornada laboral y la no repitencia en secundaria”, especifica.

Otro punto a tener en cuenta que enumera “es el incumplimiento paritario del Servicio Provincial de Enseñanza Privada en el tema de elecciones del Cuerpo de Asesores y Tribunal Disciplinario”.

Expresa que “todo es en defensa de las condiciones laborales y del salario” y pide se abra la mesa de conversaciones con la docencia. “Si nos escucharan y brindaran la posibilidad al diálogo, seguramente la situación sería diferente”, enfatiza.

Verónica Grazioli es docente de Dinad y representante de Sadop Rosario. “Ante la negativa del gobierno provincial de reabrir paritarias, los docentes volvemos a las calles”, pone el acento sobre por qué el magisterio toma estas medidas de fuerza y remarca que “la provincia no escucha los reclamos de la gente”.

“La inflación ya superó el salario docente y el descontento es generalizado. Mientras el ministro de Trabajo (Juan Manuel) Pusineri ratifica que no adelantará la revisión del acuerdo salarial, nosotros le decimos que ante su negativa nos seguirá encontrando con medidas de fuerza cada vez más profundizadas, con luchas y protestas”, señala Verónica, quien resume su opinión en la consigna “Educamos por vocación, luchamos por convicción”.

Ramón López es docente de la Escuela Primaria N°1.276 Martha Salotti y de la Escuela N° 2003 de la Unidad Penitenciaria N°3. Para el maestro el diálogo es el camino para dirimir las diferencias y negociar las demandas del sector. Pero cuando este no existe lo que queda son las medidas de fuerza.

“Es importante y fundamental sumarse a esta medida tomada por el colectivo de docentes de Santa Fe”, opina y precisa que si bien “el diálogo es el camino”, en este momento “se ha roto entre la patronal y los trabajadores”. Para Ramón urge que la provincia retome ese intercambio, porque “es la única forma de sostenerse en momentos de crisis, no solamente económicos sino social”.

Para el educador la salida siempre es colectiva, nunca lo es individual. Una razón más para sostener el diálogo, la conversación, para salir adelante.

Desde el norte santafesino

Evangelina Rodríguez es docente del Instituto de Educación Superior N° 9 y Escuela Secundaria N° 332 de Tostado. Dice que la primera razón de por qué adherir a la medida de fuerza es porque surge de “la decisión democrática de la asamblea provincial que no es más ni menos que la voz y el voto de miles de compañeras y compañeros docentes”. Apunta que “hay que tener en cuenta que por muy poca cantidad de votos, los paros de esta semana no fueron de 72 horas. Lo que da cuenta del gran descontento que hay en el colectivo docente”.

“¿Y por qué es el descontento?” se pregunta en voz alta para compartir su mirada: “Porque como trabajadoras y trabajadores no llegamos a fin de mes, a nuestro sueldo se lo lleva la inflación. Por ello, básicamente pedimos el adelantamiento para este mes de los dos tramos del aumento acordado. Pero también pedimos la apertura de paritarias que es el espacio legítimo de discusión sobre nuestras condiciones laborales”.

Evangelina agrega que no es sólo la cuestión salarial la que pesa. “En este mes se empezó a implementar la extensión horaria en las escuelas primarias, pero sin una forma clara de cómo hacerlo, sin una discusión con las y los docentes que conocemos las escuelas y que sabemos que sin un proyecto pedagógico claro, el aumento del tiempo en la escuela, por sí solo, no va a mejorar nada”.

La profesora de Tostado también defiende la capacitación en servicio del sector. Pone como ejemplo, que en agosto, en el nivel superior de la enseñanza, comenzó la capacitación por Ley Micaela. “Una capacitación muy importante para todas y todos los  agentes del Estado. Pero será virtual y por un mes para cada cohorte. Y esto es algo que no se discutió a nivel gremial. Es necesario que sea en servicio y para todos los niveles del sistema educativo y eso tiene que discutirse en paritarias”, destaca y suma: “No se debería banalizar el contenido de esta ley, porque, a pesar de estar en contacto con los conceptos que propone la ESI, al colectivo docente nos hace falta reflexionar sobre nuestra labor desde la perspectiva de género y derechos”

El reclamo por el funcionamiento de la obra social también es parte de las razones que cita Evangelina por las cuales parar: “Una problemática que también afecta nuestro sueldo y el de compañeras y compañeros jubilados es el IAPOS: porque la mayoría de las atenciones médicas son con plus, porque aumentó del costo y la cantidad de bonos para diferentes estudios y por el aumento en el precio de los medicamentos”.

Para la profesora del norte santafesino la cobertura de salud más la inflación “nos solidariza con el resto de compañeras y compañeros estatales, y también con las familias de nuestras instituciones educativas porque sabemos lo que aumentó el costo de vida y que los esfuerzos para cubrir todas las necesidades no alcanzan”.

 ¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Educación

Dejá un comentario

Sugerencia

Alberto Fernández: “La Argentina necesita que nos escuchemos”

El presidente entregó en la ciudad de General Roca la vivienda número 60.000 por parte del