Las protestas por la apertura de la embajada de EEUU en Israel en la ciudad de Jerusalén –casi todo el mundo se opone– dejaron ya al menos treinta y ocho palestinos muertos y casi 1.700 heridos a manos de fuerzas israelíes.

La sede diplomàtica abrirá sus puertas este lunes, en una ceremonia que se realizará bajo la protección de mil policías, debido a las protestas registradas en las horas previas al traslado de Tel Aviv a Jerusalén.

La comunidad internacional sostiene que las sedes diplomáticas en Israel tienen que situarse en Tel Aviv, ya que según el derecho internacional, la parte este de Jerusalén está ocupada por Israel y debería ser la capital del futuro Estado palestino.

La frontera entre la Franja de Gaza e Israel está siendo testigo de enfrentamientos masivos entre palestinos y fuerzas de seguridad en vísperas de la inauguración de la nueva embajada de EEUU en Jerusalén.

Según el diario israelí Haaretz, los soldados del ejército judío mataron al menos treinta y ocho palestinos, incluidos 3 menores y una mujer, y han herido a 1.693 más con impactos de bala con punta de goma e inhalación de gases lacrimógenos.

Además, un médico árabe que intentó rescatar a los manifestantes heridos ha sido asesinado a tiros a manos de militares israelíes.

Según el jefe del servicio de noticias extranjeras de Haaretz, Asaf Ronel, los manifestantes en estado grave están ya en hospitales de Gaza. Hay 74 menores, 23 mujeres y 8 periodistas entre los heridos de mayor consideración.

En la valla fronteriza hay alrededor de 35.000 manifestantes congregados, y miles más a menos de un kilómetro de Jabalia, según las Fuerzas de Defensa de Israel.

Las fuerzas policiales de Israel se están preparando para el traslado de la embajada de EEUU de Tel Aviv a Jerusalén con miles de policías desplegados por la ciudad. Según el ejército israelí “fue frustrado el intento de tres militantes armados de colocar explosivos cerca de la valla en las cercanías del Paso de Rafah”.

El comunicado emitido por las fuerzas israelíes indica que los tres individuos fueron abatidos. Además, se ha informado de que la aviación israelí ha bombardeado un puesto de Hamás en Gaza cerca del campamento de Jabalia después de que supuestamente se disparara desde allí.

La policía israelí detuvo un autobús lleno de manifestantes procedentes de Jerusalén Este, cerca de la Puerta de Damasco, en la Ciudad Vieja, y según los informes, el autobús se dirigía a la ceremonia de inauguración de la embajada de EEUU.

Anteriormente, las Fuerzas de Defensa de Israel declararon «zona militar cerrada» el área de la valla fronteriza con la Franja de Gaza. De acuerdo con el comunicado oficial, cualquier tipo de actividad en este territorio requiere la aprobación previa del Ejército israelí.

Desde que comenzaron las protestas por la Gran Marcha del Retorno se han registrado más de 10.000 heridos y, según los últimos datos, 74 palestinos han muerto en Gaza en las últimas seis semanas.

Una ceremonia manchada con sangre palestina

La ceremonia de inauguración será presidida por Ivanka, la hija del presidente Donald Trump, y autoridades israelíes. «Unos mil policías se han desplegado en Arnona –barrio donde se sitúa la embajada– y el área colindante», explicó el portavoz de la policía israelí, Micky Rosenfeld, según informó la agencia Sputnik.

Rosenfeld precisó que están coordinados con los servicios de seguridad de EEUU y han situado «más patrullas en la zona y agentes de paisano».

Además, aumentaron la vigilancia en los vecindarios palestinos aledaños de Jabel Mukaber y Sur Baher.

Trump cumplió la promesa que hizo al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu de trasladar la legación a Jerusalén, y escogió para hacerlo el 14 de mayo, día en que Israel cumple 70 años.

Aunque unos 45 mil israelíes celebran la «reunificación» de Jerusalén, a la misma hora que empieza la ceremonia de inauguración está convocada una manifestación en las inmediaciones del edificio para protestar contra el traslado.

La mayoría de países del mundo no reconoce a Jerusalén como capital de Israel y continúa con esta política cuyo consenso rompió Trump. En el acto de este lunes estarán presentes los 250 miembros de la delegación estadounidense que se ha desplazado a Jerusalén.

La expedición está integrada por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, congresistas, miembros de la administración y rabinos. Entre ellos se encuentran el vicesecretario de Estado John Sullivan, el enviado de Trump a Oriente Medio, Jason Greenblatt, el embajador de EEUU en Israel, David Friedman y el gobernador de Florida, Rick Scott.

Más notas relacionadas
  • A Juane no se lo lleva nadie

    La muerte se empeña en lograr que uno se acostumbre. A menudo parece que la misión de la m
  • Gozos y lágrimas

    El mayor obstáculo a la hora de definir la lealtad parece estar en que los tiempos que cor
  • Un circo online

    El domingo 27 de septiembre, a las 20, se podrá disfrutar de la pista de un espectáculo vi
Más por Redacción Rosario / Edición: Horacio Çaró
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Assange, en la mira del imperio por desnudar sus crímenes

El mandatario mexicano, López Obrador, reiteró su ofrecimiento de asilo político al fundad