El actor convocó a Maximiliano Fonseca y Nicolás Marinsalta a darle vida a una historia entre hermanos que se disputan una herencia. El trabajo se pondrá en escena los viernes de abril a las 22 en el espacio de La Morada, San Martín 771.

El lombricario. Teatro chico es una historia pequeña y universal. Una relación intensa entre personajes que remueven sus raíces. En el rol de dramaturgo y director, aparece Julián Sanzeri, que propone un relato que adelanta como “una historia reconocible, tipo como los clásicos. Si lo resumimos, son dos hermanos que se disputan la herencia, hay ejemplos en la mitología griega, en la Biblia; Caín y Abel, Rómulo y Remo, y Héctor y Paris, los hermanos de la Ilíada”, sostiene Sanzeri. El actor cita estos grandes relatos como focos de inspiración, como medios, y puntos de partida.

La obra está protagonizada por Maximiliano Fonseca y Nicolás Marinsalta, dos actores que se conocieron en la convocatoria que les realizó el director: “Hicimos un pacto. Yo les dije: Somos tres. Yo dirijo, ustedes actúan. Y la vamos a estrenar. Sin reemplazos. Y si la tenemos que demorar, viajar, ser padres, o nos enfermamos, la detenemos ahí. Estuvo bueno porque nadie apuró el proceso”, cuenta Julián, que también se desempeña como músico estable del grupo de Juani Frave.

La obra, que tiene la asistencia de dirección de Guillermina Cuadrado, y el espacio escénico a cargo de Fernando Zago, surgió en 2016, en principio como un trabajo de improvisación en un taller en Buenos Aires, “tenía que hacer como una sinopsis, ahí surgió lo de empresa de carne de lombriz argentina, como algo disparatado, entre unos primos, en principio había un hombre y una mujer, y fue cambiando”, recuerda el ahora dramaturgo, que extendió sus bosquejos mentales en esa ciudad, en los intersticios de los ensayos de una obra de El Sportivo Teatral, el espacio encabezado por Ricardo Bartis.

Tiempo después, aparecieron diálogos e imágenes: “En ese momento escuchaba charlas por donde andaba, o leía cosas que me podían servir, pero en realidad, la primera idea fue la imagen de un nylon translúcido, como de vivero, o como de una obra en construcción, cuando se ponen para evitar el polvillo. Ahí surgió un universo de nylon y plástico”, destacó Sanzeri sobre la estética y poética de la obra.

El Lombricario. Teatro Chico presentará cuatro funciones a lo largo del mes de abril, los viernes a las 22 en el teatro La Morada, San Martín 771.

  • “Para dirigir tenés que estar caliente con una idea”

    El actor dirige El Lombricario, una experiencia teatral intensa protagonizada por dos herm
Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Eventos

Dejá un comentario

Sugerencia

“Para dirigir tenés que estar caliente con una idea”

El actor dirige El Lombricario, una experiencia teatral intensa protagonizada por dos herm