Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Maestras argentinas. Entre mandatos y transgresiones es un libro que cuenta 150 historias de maestras argentinas, desde los tiempos de la Colonia hasta el presente. Para hacerlo se reunieron noventa autoras y autores en un trabajo claramente colectivo compilado por Eduardo Mancini y Mariana Caballero, editado por el Centro Cultural de La Toma y la asociación civil Inconsciente Colectivo. En septiembre próximo estará en manos de las lectoras y lectores.

Eduardo Mancini es maestro de música y profesor de portugués. Enseña en escuelas primarias y secundarias. Además de ejercer la docencia, de lo que más disfruta es de leer, y entre esas lecturas la historia argentina está en primer lugar. De ese interés, más ricas charlas con su hijo Dante, que es estudiante avanzado de ciencias de la educación (UNR), surgió la inquietud por concretar un libro que condense historias de maestras.

Más tarde lanzó la invitación a escribir; empezaron a llegar las biografías de maestras conocidas y otras no tanto, cada una con su impronta. “La disposición a participar fue total”, celebra Eduardo sobre la buena recepción que tuvo la iniciativa. Inicialmente pensaban presentarla en mayo, pero la pandemia corrió los tiempos de trabajo. También fue una oportunidad para que se sumaran más historias, y de las 400 páginas planificadas se llegó a 700, compiladas en dos tomos.

“Lo primero que pensé es que debía ser un libro colectivo. Cuantos más participaran, mejor. Tenía que haber docentes, historiadores, profesoras de los profesorados…”, enumera Eduardo sobre esa convocatoria y de quienes tienen en común una clara definición a favor de la educación pública. También remarca que le dio mucha confianza y lo animó a seguir adelante que la profesora Mariana Caballero (docente de nivel superior y cientista de la educación) aceptara sumarse a la idea. El equipo de trabajo también lo integra su hijo Dante y la profesora Nilda Vargas, su compañera.

La propuesta para las autoras y los autores (la mayoría santafesinos/as) fue “abordar la trayectoria, con un estilo ensayístico, que también considere la época” que acompaña a cada historia. Eso sí, se trató de “elegir a todo tipo de protagonista. En estas historias hay también docentes de derecha, yo escribí un capítulo sobre las maestras de la Liga Patriótica”, dice Eduardo a manera de ejemplo.

En dos tomos y en cien capítulos, Maestras Argentinas reúne 150 historias de quienes enseñaron en la época de la colonia, también en las escuelas de la patria. De figuras como Juana Manso o las normalistas Jennie Eliza Howard. También se cuenta sobre las protagonistas de las primeras huelgas docentes. Y de aquellas que dejaron huellas en la pedagogía como Juana Elena Blanco, Dolores Dabat, Angela Peralta Pino, Amanda Arias, Olga y Leticia Cossettini, Celia Ortiz de Montoya y Luz Vieira Méndez. Y la querida Rosita Ziperovich.

No faltan las precursoras del jardín de infantes, como Sarah Chamberlain de Eccleston, Rosario Vera Peñaloza y Margarita Ravioli. También se recuerda a pioneras de la educación especial, como María Carolina Tobar García. Además, hay un capítulo dedicado a Berta Rosenvorzel, una maestra en las brigadas de alfabetización en Cuba. Y otro dedicado a la lucha gremial, en la figura de Rosa Fischer.

Están también las historias de Marina Vilte y la creación de la Ctera; Nora Elma Larrosa y Graciela Lo Tufo, maestras desaparecidas, y también la de Estela de Carlotto. Y más cerca de estos tiempos, la de sindicalistas como Stella Maldonado. Los relatos acercan además las historias de Daniela Cynthia Spárvoli, María de los Ángeles Paris, Vanesa Castillo y Sandra Calamano, víctimas de todo tipo de violencia.

“Aspiro a que el libro sea útil para las maestras, que se sientan valoradas en su trabajo, que se aprecie que hubo un montón de maestras con mil problemas para resolver. Que sea una herramienta en los profesorados, en especial por lo abierto que es. Y que quienes nos reunimos alrededor del libro nos encontremos en otro proyecto”, comparte Eduardo como expresión de deseo.

Un homenaje

Mariana Caballero es la otra pata clave para que Maestras Argentinas ya esté en imprenta. Remarca que todo es obra y creación de Eduardo Mancini: “El tuvo la iniciativa y lo que terminó haciendo es una construcción colectiva, reivindicando la historia de las maestras desde abajo. Porque puede haber mucha pedagogía, muchos cursos de actualización, mucha didáctica, pero quienes hacen las escuelas son las maestras y los maestros”.

Mariana valora la obra en tanto viene a cubrir una ausencia bibliográfica para difundir quiénes son esas maestras que forman parte de la historia de la educación argentina.  Y desde ya con el acento en un oficio claramente encarado por mujeres de todos los tiempos.

“Lo que es interesantísimo –describe- es que abarca desde la Colonia hasta la actualidad. Hay historias de maestras que tienen que ver con innovaciones pedagógicas, otras que cuentan el paso de ser apóstol de la educación a ser trabajadoras, ahí recuperamos las figuras de muchas mujeres que a su vez son contemporáneas: Marta Maffei, Mary Sánchez o Sonia (Alesso). Toda esta tarea va de la mano de la construcción de un colectivo”.  El libro abarca –se explaya- “historias de maestras pueblo, de maestras gendarme o maestras a secas, como señala María Teresa Nidelcoff. No son todas piolas las que aparecen”.

El trabajo es “una reivindicación a nuestras propias maestras que nos enseñaron en los primeros años a leer y a escribir. Detrás de cualquiera que escribe está la señorita de la escuela, en esa tarea invisible”. Maestras Argentinas “tiene que ayudar a repensar nuestro lugar como trabajadoras de la educación, con un fuerte compromiso con la educación pública. Como decía un compañero ‘honor al guardapolvo’”, destaca Mariana.

En el perfil de Facebook Maestras Argentinas hay información sobre cómo adquirir el libro. Hasta el momento hubo una venta anticipada. La obra fue declarada de interés educativo por la Cámara de Diputados de la provincia. Habrá una presentación en los modos que admita la pandemia y, cuando pase, con un encuentro presencial.

 

Fuente: El Eslabón

Más notas relacionadas
  • La ESI, una herramienta

    La profesora Julia Ceruti integra los equipos de género de Amsafé y la CTA. Opina que el 2
  • César Oxley

    Pasión por la escuela

    “Si pretende ser un buen gremialista, sea un buen docente”, decía y defendía el maestro C
  • La orquesta va a la radio

    En tiempo de pandemia, la sinfónica infantil y juvenil de barrio Tablada dice presente a t
Más por Marcela Isaías
  • Enumerar para combatir y reparar

    En un nuevo Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, un análi
  • La ESI, una herramienta

    La profesora Julia Ceruti integra los equipos de género de Amsafé y la CTA. Opina que el 2
  • Lo que ronda del otro lado

    El lunes pasado, en la presentación de su último libro de poesía, El revés (Los libros de
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Proponen instituir la fecha de nacimiento de Maradona como Día Nacional del Fútbol

La iniciativa será lanzada por el presidente del Partido Justicialista (PJ) y diputado nac