Se ha escrito mucho últimamente sobre Arturo Jauretche. Fallecido hace más de cuarenta años, su figura no ha cesado de crecer con el tiempo, hasta uno de los grupos de rock nacional más importantes de nuestro país (Los Piojos) le ha dedicado un tema de difusión masiva (San Jauretche).

Nació en la ciudad de Lincoln, provincia de Buenos Aires, en 1901, fue desde su niñez un curioso por las cosas que sucedían a su alrededor. Como él mismo afirmó, le interesaba más lo que decían los paisanos que las enseñanzas que daba la escuela normalista: la capacidad para escuchar los veneros profundos del pueblo fue una de sus características esenciales.

En su juventud fue dirigente del partido Conservador, pero la figura de don Hipólito Yrigoyen lo acercó al Partido Radical, donde comprendió que sin el apoyo de las masas no había ninguna posibilidad de cambio social.

El golpe de 1930 lo encontró, como siempre, del lado de la resistencia a la dictadura de Uriburu y su política de entrega. En la década del treinta, con otros radicales intransigentes de la época funda F.O.R.J.A. (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina), que constituyó el núcleo más importante del pensamiento nacional del siglo veinte.

En sus diez años de vida, F.O.R.J.A. esta agrupación analizó con escalpelo la realidad del “estatuto legal del coloniaje”. El naciente peronismo lo encontró entre sus entusiastas y defensores; sin embargo, y a pesar de ser uno de los políticos más lúcidos que tiene la Argentina, ocupó un cargo menor en la provincia de Buenos Aires. Esta “exclusión” privó al movimiento nacional de quien podría haber sido uno de los grandes ministros del interior de nuestra historia.

Caído el peronismo y como no podía ser de otro modo, militó en la resistencia contra la revolución “fusiladora”; publicó por ese tiempo su libro “Los Profetas del Odio”, en el que diseccionó a la antipatria.

El carácter polémico de su estilo es uno de sus sellos particulares. Pero es en su Manual de Zonceras Argentinas, donde encontramos al mejor Arturo Jauretche, genio e ingenio en la república del pensamiento y las letras. Es sin duda uno de los clásicos del ensayo político argentino, su prosa “hablada” lo emparenta con su gran rival en el terreno de las ideas, Domingo Faustino Sarmiento.

Arturo Jauretche fue ante todo un militante de lo nacional, bregó por una Argentina para todos, sin excluidos ni olvidados. Nos sigue enseñando a pensar y sobre todo nos ilumina con una vida sin fisuras, es de esos personajes a los que siempre recordamos con cariño y respeto.

Fuente: El Correo de Firmat

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
  • El cantor de artes olvidadas

    Se cumplen 30 años del paso a la inmortalidad de Atahualpa Yupanqui, maestro del folklore
  • Nicasio Oroño y la Guerra del Paraguay

    Bartolomé Mitre fue un canalla. Pero fue acompañado en sus tropelías genocidas, como el si
  • Oscar Varsavsky

    En medio de la inesperada pandemia, otra enfermedad peligrosa, la del olvido, se ha enseño
Más por Gustavo Battistoni
  • Costuras como líneas y arrugas que son olas

    La galería Gabelich Contemporáneo inauguró en mayo “Sueño encendido”, una exposición indiv
  • Blanqueados

    La pregunta por la autoidentificación étnica se incluyó en el cuestionario del Censo para
  • El aroma del patio

    Yo no sé, no. Se acercaba la Semana de Mayo y la seño nos dijo que íbamos a participar de
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Caso Franco Casco: fuerte repudio a la consigna de los policías que son juzgados

Organismos de Derechos Humanos rechazaron enérgicamente la frase “30 mil razones para no v