El ex titular de la Federación Agraria se sumó al debate por la mal llamada Hidrovía, cuya licitación está por finalizar. “El Estado debe recuperar la soberanía del Paraná”, aseveró.

El tráfico fluvial con destino al comercio exterior, por las aguas del río Paraná, está en tiempo de descuento. La logística a través de la cual las materias primas del país, además de Bolivia, Brasil y Paraguay, salen a ultramar, está concesionada al sector privado desde 1992, con renovaciones casi automáticas. Y la actual, expira a fin de mes. Se vienen escuchando voces sobre el tema que, en el último cuarto de siglo, transcurrió en un oleaje tan calmo, desapercibido para la agenda mediática.

Entre esas voces, se escuchó la del productor y ex dirigente de Federación Agraria, Pedro Peretti. “El tema ganó lugar en la agenda política y mediática gracias a que un grupo importante de compañeros puso a la soberanía del río Paraná como un hecho realmente trascendente, y en algún punto, en el futuro de la Argentina”, explicó. Y anotó en la lista a los senadores Jorge Taiana, Marilín Sacnun, el teniente Julio Urién, Mempo Giardinelli, el diputado Carlos Del Frade y el extraordinario libro de Luciano Orellano, La Argentina sangra por las barrancas del Paraná, por citar a modo de ejemplo.

Para Peretti, esto contribuyó a que la opinión pública fuera tomando conciencia sobre lo crucial que es discutir la soberanía de nuestras vías navegables. “Lo que estamos planteando es que una empresa estatal se haga cargo del control de la Hidrovía, del tráfico de importaciones y exportaciones. Y que se drague el canal Magdalena, que permite unir la Argentina fluvial con la oceánica”, explicó. Y destacó este tema, ya que es la vía navegable más corta para sacar la mercancía al océano. En la actualidad, esta función la cumple el canal Punta Indio, que nos lleva hasta Montevideo.

El costo impacta en los fletes. Los productores agropecuarios argentinos están subsidiando con sus fletes el dragado del canal Punta Indio y de un brazo del Paraná, que va al puerto Nueva Palmira de Uruguay”, comentó. Así sale la soja y también ingresa, “como ocurrió entre 2017 y 2019, que importamos soja desde Estados Unidos. Toda eso lo subsidiamos los productores argentinos”.

Por eso nos interesa que se drague el canal Magdalena, porque es el más corto, y que se controle el río Paraná y que todo el mundo pague peaje por esa autopista fluvial”, sintetizó. Y no pasó por alto que la concesionaria, que bautizó como Hidrovía a la autopista fluvial, utiliza la draga de construcción argentina Capitán Nuñez.

Esto también desmiente terminantemente que la Argentina no está en condiciones técnicas de dragar el río Paraná. La mejor prueba es que la draga que se utiliza fue construida íntegramente en el país y ese es otro de los requisitos que nosotros planteamos: el tema de la soberanía debe estar unido a la generación de trabajo y a la cuestión medio ambiental. No hay soberanía plena si los frutos que produce el uso territorial no son para el disfrute y goce de todos los argentinos”, enfatizó, en casi una declaración de principios. En ese contexto, incluyó un dato de fuste: en todas las operaciones fluviales hay miles de puestos de trabajo incluidos, y a eso hay que tenerlo muy en cuenta en una Argentina con el 42 por ciento de pobreza. 

Además, remarcó que la actual operatoria no sólo no le deja a las arcas nacionales ni una sola de las monedas de varios ceros que genera la logística fluvial, sino que además “subsidiamos a las empresas ligadas a estas operatorias que han tenido voluminosas ganancias, por encima de 190 o 200 millones de dólares al año, mientras que a nosotros ir al canal Punta Indio nos cuesta casi 300 millones de dólares adicionales como país”.

En su opinión es un tema delicado y complejo, central en la discusión de la soberanía y de la generación de trabajo en la Argentina. Pero el análisis económico incluye también actividades non santas. “Un tremendo contrabando”, enfatizó Peretti, y dijo que se calcula en unos 30 mil millones de dólares lo que circula por el río Paraná, entre la cuestión agropecuaria y la minería.

Es una vía fluvial que hoy está sin ningún tipo de control nacional. Planteamos que el Estado debe recuperar la soberanía del Paraná, controlarlo y ponerlo al servicio del pueblo, y no de una minoría como son ahora las mineras y las grandes cerealeras que están a la vera del río”, comentó.

Sobre la próxima reunión del Consejo Federal Hidrovía, creado en agosto de 2020, con la participación del Estado y de las provincias involucradas en el transporte fluvial, Peretti dijo que no fueron convocados los productores agropecuarios, porque “las entidades que los representan, en vez de defender el interés nacional, defienden el interés de los puertos y de la grandes transnacionales, una verdadera vergüenza”, enfatizó. Como contrapartida, también hay organizaciones e instituciones que, desde el campo nacional y popular, se suman a la defensa del tema. Entre ellas, la iniciativa de la senadora Sacnun: una Comisión de Seguimiento de Hidrovía que tuvo su visto bueno en la Cámara de Senadores.

Nuestra expectativa es que se escuche la voz de la gente. Hay tres gobernadores que tienen posición similar a la nuestra, como Gildo Insfran (Formosa), Jorge Capitanich (Chaco) y Axel Kicillof (Buenos Aires), y un movimiento popular muy fuerte que el Presidente no va a poder desoír”, enfatizó.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 300 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por mail, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón o contactanos por WhatsApp.

Más notas relacionadas
Más por Silvia Carafa
  • ¿Qué bondi hay que tomar?

    Yo no sé, no. Pedro se acuerda que teniendo 6 años estaba entusiasmado porque si bien eran
  • Cultura del cuidado

    La pandemia exhibió la crueldad de la cosmovisión neoliberal: un sujeto aislado y ahistóri
  • Contradicciones primarias

    Hasta el jueves 16 a la tarde, cuando este periódico termina de escribirse para marchar a
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

¿Qué bondi hay que tomar?

Yo no sé, no. Pedro se acuerda que teniendo 6 años estaba entusiasmado porque si bien eran