Mariana Rossi

 

“Esta foto es en una escuela en 2015. Desde hace muchos años, penes de madera y vulvas de tela circulan por las instituciones educativas en el marco de talleres de Educación Sexual Integral, no entiendo por qué tanto alboroto…”. Escribió la profesora Mariana Rossi en su muro de Facebook junto a la imagen que acompaña esta nota. Fue para responder a la insólita discusión generada en los medios y en las redes sociales por el llamado a licitación del Ministerio de Salud de la Nación, para la compra de 10 mil penes de madera, destinados a “concientizar y evitar la propagación de enfermedades de transmisión sexual tales como el VIH y otras ITS en el marco de la ley N° 23.798”.

La profesora Mariana Rossi es docente en dos escuelas de Granadero Baigorria, la EESO N° 330 y la EETP N° 550, y en la EESO N° 325 de Capitán Bermúdez. Entrevistada por el programa Seamos libres de Radio Aire Libre (FM 91.3) repasó que si bien esa foto compartida en las redes es de 2015, esta tarea no es nueva para las escuelas: “Hace  mucho que venimos trabajando con penes de madera y vulvas de tela como una herramienta didáctica más, como si fuese un libro o un mapa”.

A pesar de esa trayectoria, la educadora compartió la sorpresa que le generó saber “la reacción de la gente cuando se conoció la noticia de la licitación, porque en los centros de salud y en las instituciones educativas son elementos que circulan” cotidianamente. La profesora Rossi expresó que se trataba de una sorpresa nada grata al recordar que la ley de ESI data de 2006.

Sin embargo, hizo hincapié en marcar que lo que más le preocupaba de este debate público, es que también involucra a la docencia. “Lo que más me llama la atención es de las compañeras y compañeros docentes, cuando ponen en tela de juicio estas cuestiones, sabiendo lo importante que es trabajar todo lo que tiene que ver con la prevención de enfermedades de transmisión sexual”, dijo Rossi.

Al respecto, también recordó que el último gobierno nacional, a cargo de Mauricio Macri, “tiró por tierra todos los avances y programas que llegaban a las instituciones educativas”. Y que ahora también está la tarea de retomar todo ese trabajo abandonado en materia de ESI y de cuidados colectivos.

En la charla con Seamos libres, Rossi recordó que antes de que llegaran estas herramientas didácticas, se valían de otros recursos para estas clases: “Al principio enseñábamos a poner los preservativos en las patas de las sillas dadas vuelta”. Después con el tiempo fueron llegando a las instituciones educativas herramientas para abordarlo desde otro lugar”.

La educadora destacó que lo que también tiene que quedar en claro en este debate “es que el conocimiento de la genitalidad, el cuidado del cuerpo y la salud es uno de los ejes que tiene la educación sexual integral. Y que es justamente es eso: integral. Que no tenemos que esperar un taller para llevar adelante la ESI”.

Habló de la importancia que los equipos directivos tomen la ESI y todos sus contenidos, además de invitar a superar los tabúes que permanecen alrededor de esta educación. Rossi valoró poder trabajar con total libertad en las escuelas públicas, como en las que se desempeña como docente.

Para graficar el papel igualador, de cuidado y relevancia que tiene la escuela para las y los adolescentes compartió una anécdota de trabajo. Fue cuando en unas de sus clases advirtió que un estudiante ciego de 5to. año necesitaba conocer más de lo que se hablaba en las clases de ESI . Le enseñó entonces a colocar un preservativo con las herramientas didácticas y le dio muestras para llevar a su casa. “Ahora tenés que practicar para cuando llegue el momento, tenés que saber cuidarte y cuidar a la otra persona”, le recomendó Mariana. Al otro día la mamá del estudiante la visitó en la escuela para agradecerle esa ayuda, asegurando que ella no sabía cómo hacerlo.

Cuando se conoció la licitación de la compra de los penes de madera, una de las críticas más reiteradas tuvo que ver con la cuestión económica, argumentando que se podían reemplazar, por ejemplo, con bananas. “Si nos ponemos a pensar desde ese lugar, también podríamos preguntar para qué comprar mapas, si los podemos dibujar en el pizarrón”, respondió Rossi, señalando una vez más la importancia de que estos elementos didácticos estén en todas las instituciones educativas.

Rossi destacó el ejemplo de la ley de ESI con la que cuenta la Argentina. Junto al marco normativo nacional y provincial que contribuyen a esta educación. Invitó a conocer estas normativas y a difundirlas, siempre con la perspectiva de derecho, para garantizarlas y hacerlas efectivas.

Consultada qué opinaba sobre la permanente postergación de la aprobación del proyecto de ley de ESI para Santa Fe, por parte del Senado santafesino, la profesora Rossi adhirió a la urgencia de su tratamiento y sanción definitiva. “La necesitamos porque necesitamos garantizar más derechos”, expresó.

Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Educación

Dejá un comentario

Sugerencia

Otros actores posibles

Ante la incidencia de los monopolios en la puja por los precios, la experiencia del cooper