En una de esas charlas así como profundas y relajadas, sobre las cuestiones de la vida misma y la muerte siempre a mano, el Juanma largó aquello de pensar en que ahora, en vez de fotitos chiquitas acompañadas por un QEPD, las fechas de parto y óbito todas con números y guiones y frases del tipo “Cacho querido, te vamos a extrañar mucho”, en las lápidas de las tumbas la que va es poner una pantalla con fotos y videos, onda perfil de Facebook del difunto, para que quien quiera conocer su vida y obra de pé a pá no tenga más que tomarse un rato y apretar algún play.

Y aunque la vida que me dura todavía ya me murió más de un par de amigos entrañables y extrañados hasta con las vísceras, fue con el Juane que aquello del Juanma y su historia de ciberlápidas como reflejo de muertes siempre vivas me volvió con fuerza, como un aluvión de sonidos y de imágenes que apenas se puede tramitar en palabras escritas.

En el laburo cotidiano, Juane era enfático y empatiquísimo cuando algo le gustaba, cuando estaba de acuerdo con el hacer del otro o la otra. Y cuando no, le salía fluido y sincero aquello de “cuando lances la flecha de la verdad, moja la punta en la miel”. 

Juane disfrutaba del laburo cotidiano y por eso laburar con él protegía a quien lo hiciera de esa mole de nervios y angustias que algunas cotidianidades deparan. Hasta cuando todo estaba a un tris de no llegar a horario a la imprenta, Juane empujaba y empujaba a aprovechar hasta el eco del tris para llegar a hacer imprimible lo imposible y subirlo a las rotativas, ansiosas por sumar el eslabón de papelización de estas escritas y otras layas que otra vez, desde su onírico y sempiterno Facedead, también desde su concreta y envolvente ausencia en el plano cotidiano encorsetado por raciocinios asesinos de la buena vida, el Juane vuelve a trajinar. 

Porque a ver, se puede entender que se dude de eso de que la vida es eterna, pero qué si no una eterna certeza es la esperanza de reencontrar de algún modo y en algún plano, en algún punto de lo cotidiano que se vuelve mágico, tanta buena VidaJuane.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

  • Con alegría, che

    Para seguir reclamando justicia por Bocacha Orellano, quien apareció sin vida en el Paraná
  • Celac: la derecha contra la integración regional

    Pese a las buenas intenciones y los 44 acuerdos alcanzados, los presidentes de Paraguay y
  • La goma de borrar

    Un concejal de Cañada de Gómez justificó el accionar del terrorismo de Estado en La Noche
Más notas relacionadas
Más por Manolo Robles
  • La nostalgia como estandarte

    Dicen que “lo bueno si es breve, dos veces bueno”. ¿Qué pasaría, entonces, si lo bueno se
  • ¿Qué bondi hay que tomar?

    Yo no sé, no. Pedro se acuerda que teniendo 6 años estaba entusiasmado porque si bien eran
  • Cultura del cuidado

    La pandemia exhibió la crueldad de la cosmovisión neoliberal: un sujeto aislado y ahistóri
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Con alegría, che

Para seguir reclamando justicia por Bocacha Orellano, quien apareció sin vida en el Paraná