El grupo de percusión y canto Muladorada, que se centra en el estudio e investigación del ritmo afrobrasileño Maracatú, acaba de lanzar el video de la canción A tocar y volar.

Patricio Oneto es un músico percusionista y docente que recorrió el país con sus bongos, bombos, gongs, timbales, congas, cajón peruano y su mágica cuica entre otros instrumentos. Desde el año 2004 comenzó a estudiar percusión y fue instruido por reconocidos percusionistas de todo el mundo. Su experiencia está basada en la fusión divina de naturaleza y percepción, y si bien “viene del palo del reggae y el rock” –de hecho fue parte de Los Dubbies– ha estado constantemente acercándose a la cultura de Brasil, donde vivió por un tiempo.

“Me acerque al Maracatú cuando participé de un taller con Ramiro Musotto, creo que fue en el 2008, en el que brindó una introducción a este ritmo y fue entonces que me atrapó. También toqué y realicé talleres en un grupo que se llama Palmeira Imperial del interior de Río de Janeiro”, recuerda Patricio.

El estilo recorrió miles de kilómetros desde la ciudad de Recife, en el estado de Pernambuco, Brasil, hasta llegar a las orillas del río Paraná, en Rosario.

“Muladorada surgió en el 2018 (tenía otro nombre) con alumnas y alumnos que han participado de los talleres de percusión que doy en mi estudio. Les ofrecí armar un grupo de estudio e investigación sobre el Maracatú de Baque Virado y fue así que, juntada tras juntada, el grupo empezó a tomar forma y se consolidó”, explica el músico, y aclara: “El nombre es porque la mula es un animal de carga, con gran resistencia. Son fuertes, acompañan a las personas desde el comienzo de su existencia y, aunque el entorno se dificulte, siguen para delante en su andar. El dorado es por el Río Paraná, porque representa lo divino y es un color que regenera”. 

Muladorada investiga no sólo la música sino todo el movimiento sociocultural de poderoso toque de tambores, con cantos, danza y conexión religiosa que se conoce como Maracatú.

Se trata del folclor afrobrasileño más antiguo y uno de los más llamativos de Sudamérica. Se relaciona fuertemente con los carnavales, la organización de los maracatús trasvasa lo musical asemejándose a las Scolas do Samba. Debido a su origen cultural bantú (término que designa a los pueblos del centro de África), en las procesiones se intentan reflejar las antiguas cortes africanas con reyes, vasallos, esclavos y demás, entre quienes se destacan los tamborileros.

La “manifestación carnavalesca representa la coronación de los reyes del Congo y toda la corte real se puede ver desfilar por las calles de Recife durante las fiestas de carnaval”, dicen desde el grupo.

En los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2021, la formación estuvo con un proyecto llamado “Maracatour”, que consistió en realizar un espectáculo itinerante a la gorra por los parques de Rosario. En paralelo, fueron grabando su propio material, donde cuentan con canciones del repertorio popular y dos composiciones propias: A tocar y volar, primera canción de Maracatú registrada en castellano, y Para Walter, un homenaje a su mestre (maestro) referente e inspirador de este ritmo.

A tocar y volar se creó en un momento de pandemia en el que teníamos la necesidad de crear, de juntarnos a hacer música, porque era la manera en que podíamos sentirnos libres, sanos y bien. Fue así que Mariela, cantante del grupo, me envió la letra y la melodía. Comenzamos a grabarla en mi casa con lo que había. Armamos la maqueta, la ensayamos y fuimos al estudio a grabarla. Fue una experiencia muy enriquecedora meter al grupo en un estudio de grabación. Y quisimos plasmarlo en un video en el que se vea y se sienta la fuerza de la voz y del tambor”, rememora Oneto.

La canción fue grabada por un cuerpo de ocho percusionistas y cantantes entre quienes se destaca Mariela Carabajal, la voz que se alza sobre los coros del conjunto. Ella nació en Santiago del Estero y si creen que su apellido se relaciona con el de Los Carabajal están en lo cierto.

“Mi tierra es tierra de todos, cantaré sin parar”, comienzan los poco más de tres minutos de una canción que se ofrenda hacia la Pachamama destacando la relación de lo humano como parte de la naturaleza y con ella como guía. A tocar y volar es una composición de Patricio Oneto y Mariela Carabajal, en ella se plasma parte de ese sentir que vincula África con Santiago y que la artista viene transitando desde mucho antes de la edición de su disco Pagana

Muladorada tiene una propuesta con una fuerte identidad y presencia escénica “Ensayamos en el Parque Urquiza y cada ensayo es un show donde se acerca toda persona que anda por el parque, a bailar y a disfrutar de ver, escuchar y sentir música con tambores”, cuenta Patricio, y adelanta: “Actualmente estamos terminando nuestro EP con canciones propias y del repertorio popular del Maracatú que pronto va estar disponible para que se pueda escuchar y ver”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Diego Roth
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

¡Viva la Scaloneta, cabrones!

En un duro partido, la Selección Argentina derrotó 2 a 0 a México, por la fecha 2 del Grup