Luiz Inacio Lula Da Silva fue dos veces presidente de Brasil, entre 2003 y 2011. Y finalmente, después de muchas dudas, y en medio de un intenso acoso judicial, este martes anunció lo que muchos esperaban: va a ser candidato a presidente en las elecciones de octubre de 2018.

La situación del gobierno ilegítimo de Michel Temer, que llegó al poder a través del golpe de estado contra Dilma Rousseff en agosto de 2016, no podría ser peor. La recesión es histórica y la economía está lejos de repuntar. Los índices de aprobación del presidente son bajísimos: apenas superan el 10 por ciento. Millones de personas salen a las calles a protestar y tomar edificios públicos en rechazo de los recortes y ajustes de neto corte neoliberal del gobierno.

Y además, está la corrupción. Los juicios tienen acorralados a Temer, a buena parte de su gabinete y a la mayoría de los legisladores. Todo el sistema político brasileño está en crisis y los poderes fácticos no saben cómo hacer para que la gestión de Temer no caiga.

De hecho, la última de las causas que se ventiló, y que investiga la financiación ilegal de la campaña electoral en la que Temer se postuló como vicepresidente de Dilma, terminaría en una segura destitución del mandatario. Por eso, en este caso, la Justicia acudió a un último recurso: posponer el juicio. Pero cada vez es más difícil mantener a

Temer en el poder

En este marco, los poderes fácticos quieren sostener a Temer como sea, porque representa la restauración conservadora en Brasil, y el final del ciclo del Partido de los Trabajadores (PT). Las corporaciones de Brasil y las multinacionales desean que el PT no vuelva nunca más al poder.

El objetivo es meter preso a Lula

Por eso, la embestida judicial contra Lula es feroz. La idea es meterlo preso para que no pueda ser candidato. Porque saben bien que las encuestas marcan que es quien tiene mayor intensión de voto en medio de un panorama político desolador.

Una sólida y amplia base social, que supera largamente al PT e incluye un gran espectro de movimientos sociales, vienen pidiendo a Lula que se decida a ser candidato. Y Lula se decidió. Pese a que está acosado por la Justicia, dijo que sí.

“Estoy dispuesto a ser candidato. Sinceramente creo que el pueblo brasileño tiene nostalgia del tiempo en el que fui presidente de la República», afirmó Lula en una entrevista radial concedida a la radio Medio Norte, del estado nordestino de Piauí.

Lula se encuentra resistiendo un fuerte embate judicial con serias acusaciones en el marco del escándalo de corrupción conocido como Lava Jato. El empresario Marcelo Odebrecht, uno de los propietarios de la compañía que está en el centro de una turbulencia que sacude a varios países, lo acusó de haberle dado coimas. Pero los abogados de Lula negaron esta acusación.

“El ex presidente Lula tuvo sus secretos fiscales y teléfonos intervenidos. Su residencia y la de sus familiares fueron allanadas y más de 100 testigos fueron escuchados sin haberse podido encontrar ningún recurso indebido pagado por ninguna empresa”, afirmaron los defensores del ex mandatario en un comunicado reproducido por el diario Página|12. Pero el ex mandatario está muy lejos de poder despegarse definitivamente del caso. Está procesado y deberá declarar ante la justicia en mayo.

Lejos de darse por vencido, Lula reafirmó su inocencia y se lanzó a la candidatura “Estoy preparado para volver a la Presidencia y arreglar el país”, señaló el dirigente, poco después de recibir la acusación de haber estado vinculado al tristemente célebre “departamento de sobornos” de Odebrecht.

“Desafío a cualquier empresario, libre o preso, a que diga si Lula les pidió cinco centavos”, respondió Lula, quien debe declarar el 3 de mayo como procesado en la causa Lava Jato iniciada por el juez Sergio Moro.

Lula señaló además no tener miedo de ser detenido por Moro y denunció al magistrado ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por abuso de poder.

“No se me pasa por la cabeza. Si alguien va preso en Brasil es porque la justicia debe tener pruebas para hacerlo. Hace tres años que espero. Me quebraron el secreto fiscal, bancario, telefónico. Investigaron mi vida en Brasil, en China y en Siberia. Quiero declarar, y si no tienen pruebas que me pidan perdón”, afirmó Lula.

La renovación del PT para volver al poder

El PT deberá renovarse, apoyarse en sus dirigentes más jóvenes, hacer una profunda autocrítica y volver a las bases para retomar el poder.

“La crisis del PT es tema del Congreso del partido, que se realizará los días 1, 2 y 3 de junio. Pero hay conciencia que el futuro de PT, así como el de Brasil depende del futuro de Lula”, señaló Emir Sader en su nota “La renovación del PT”, publicada el 12 de abril en Página|12.

Sader señala que Lula tiene todas las posibilidades de ganar y que el partido tendrá las perspectivas para superar, en la práctica, los errores que cometió. “De lo contrario, los balances que se hagan servirán para cambiar las formas de acción del partido, pero sin recuperar la capacidad de volver a transformar el país”, agrega el analista político brasileño.

“El PT sigue siendo, por lejos, el partido de más adhesión, de mayor prestigio, de mayor cantidad de militantes. Pero indudablemente perdió mucho de su influencia, así como el conjunto de la izquierda, incluyendo a los movimientos sociales”, señaló Sader, que considera que la izquierda brasileña en su conjunto, incluyendo partidos y movimientos sociales, no está dividida, ya que tiene posiciones muy similares y no hay temas que la dividan centralmente, pero tiene bastante menor capacidad de influencia que hace algunos años.

La derecha, en cambio, según la perspectiva de Sader, con su ofensiva política e ideológica, logró, en gran medida, aislar a la izquierda de grandes sectores de la población.

En medio de la restauración conservadora que tiene a Brasil como a uno de sus bastiones, la decisión de Lula puede cambiar la historia.

Fuente: El Eslabón

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
  • Memento meme

    El 25 de agosto en el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (MACRO) se inauguró “Espacio
  • Las luces de mi ciudad

    Kevin Dolce está enamorado del lugar en el que nació (y vive) y decidió crear un multiespa
  • La jugada colectiva

    El Club Lavalle está en el corazón del barrio Bellavista. Las infancias y el cuero rodando
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Lula le advirtió a Bolsonaro: “La gente te enviará a casa el 2 de octubre”

En el debate televisivo previo a los comicios de este domingo, Lula Da Silva cruzó al actu