Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

“Necesitamos que nos garanticen la estabilidad laboral de los 800 compañeros que han sostenido el canal, la navegación y el comercio exterior durante toda la pandemia y en medio de una bajante extraordinaria del río Paraná”, afirma Juan Carlos Schmid, el titular del Sindicato de Dragado y Balizamiento. Mientras se profundiza el debate disparado por el fin de la concesión Hidrovía SA –la empresa que explota el dragado de los miles de kilómetros de agua dulce que van desde el Paraguay hasta el Río de la Plata–, el ex integrante del triunvirato de la CGT y actual secretario general de la poderosa Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) encabeza la representación de uno de los sectores que no ha tenido la suficiente visibilidad en la discusión, el de los trabajadores. “Todo el mundo está hablando: periodistas, escritores, filósofos, gobernadores, funcionarios, pero nadie ha hablado de la gente”, advierte en diálogo con El Eslabón.

“La semana pasada lanzamos una alerta, este lunes ya hubo paralización de tareas con asamblea informativa que definieron paro en todo el corredor para el viernes. Exigimos la estabilidad laboral de todos los compañeros que han sostenido el canal en medio de la bajante del río Paraná, de las más importante de los últimos 50 años”, remarca Schmid, rosarino por nacimiento pero desde hace años instalado en la sede porteña del sindicato que conduce desde 1993.

 

—El fin de la concesión con Hidrovía SA abrió un proceso de redefiniciones en el que en un momento, desde el gobierno parecía que se iba a una estatización con participación de las provincias y luego se viró hacia una nueva licitación. ¿Cuál es la postura del sindicato?

—Cuando se habla de estatización muchas veces se lo hace con una carga ideológica. El Estado hoy no tiene absolutamente ningún equipamiento para hacer frente a esto. Porque el Estado se ha encargado, en los últimos treinta o cuarenta años, de abandonar la flota estatal, por lo tanto no cuenta con nada para hacer frente a semejante operación, esto lo digo más allá de cualquier consideración política. Mi primera obligación es que la gente tenga trabajo. Queremos que por los 800 puestos de trabajo haya un instrumento legal que forme parte del pliego de bases y condiciones que obligue al nuevo adjudicatario a sostener a toda la gente.

—¿Qué conclusión hacen de la reunión de este lunes en Rosario del Consejo Federal de la Hidrovía encabezada por el Ministerio de Transporte de la Nación y los gobernadores de las provincias involucradas?  

—Desde el sindicato participamos de la reunión con un suplente, porque yo estaba en las asambleas informativas, recibiendo mandato para el paro del día viernes. Es poco el análisis que podemos hacer en ese sentido, y desde antes de esto los funcionarios ya estaban conociendo cual era nuestra postura. Lo que nosotros queremos dejar en claro, es que el que nos tiene que dar las certezas con respecto a la continuidad laboral es el Estado, porque es el que tiene la llave de la concesión.

—Puntualmente esa llave parece hoy estar en manos del Ministerio de Transporte, ¿han entablado algún tipo de conversación sobre el sostenimiento de los puestos laborales?

—El ministro (Mario Meoni) ha manifestado que no va a haber discontinuidad. Nosotros lo que necesitamos, desde mi postura absolutamente parcial, porque yo represento a los trabajadores, es que se empiece a hablar de la gente. Porque todo el mundo está hablando, periodistas, escritores, filósofos, gobernadores, funcionarios, pero nadie ha hablado de la gente.

—Teniendo en cuenta la cantidad de mercancías, recursos y dinero que están en juego, y luego de haber visto los procesos que ha atravesado el país en todos estos años, ¿cuál creés que debe ser el camino a seguir tras el fin de la concesión?

—Está claro que la concesión, desde el punto de vista de la construcción de un sistema logístico, ha sido un éxito. Cuando usted ve la participación en los volúmenes de exportación, la extensión de la frontera agrícola, la multiplicación de inversiones a lo largo del polo exportador, es consecuencia de que eso ha funcionado muy bien. Ahora, esto no quiere decir para nada que no haya que controlar, pero más que nada hay que controlar desde el muelle hacia adentro: los tonelajes, las cargas, las facturaciones, el contrabando. Todo eso no lo hace la empresa dragadora, todo eso es un combo de déficit y de agujeros que tiene el Estado en materia de controles.

Y este parece ser un buen tema de discusión para este Consejo Federal, ¿qué instrumentos se deben poner en marcha para mejorar todo ese proceso, también con acento en la instancias previas a la circulación por el río?

—No tan previo, y en todo caso, en paralelo con eso, porque el corredor tiene que seguir funcionando, que es por donde entran los dólares al país.

—¿Qué instrumentos concretos considera el sindicato que tienen que retomarse o ponerse en marcha?

—Todos los que tengan que ver con el control y la recuperación de resortes básicos del comercio exterior. Y además completar el sistema logístico, con corredores ferroviarios, con navegación interior, que tampoco tenemos. Nosotros estamos construyendo el camino para que pasen los agroexportadores, nada más, por ahí no pasa ningún barco argentino. Cuando hay que hablar de la soberanía, hay que hablar de todos esos factores, porque sino estamos en la fantasía de creer que con el dragado sólo aseguramos la soberanía del país.

El palacio y la calle

Mientras en la sede local de la gobernación de Santa Fe se realizaba la primera reunión del Consejo Federal de la Hidrovía, el pasado lunes hubo una convocatoria impulsada por el Foro por la Recuperación del Paraná. Frente al palacio, en la plaza San Martín, organizaciones y movimientos sociales reclamaron “la derogación del decreto 949/20 y la creación de una empresa estatal a cargo de la Hidrovía”.

“Nos autoconvocamos y convocamos a todas las organizaciones populares y patrióticas a manifestar la necesidad de que el Estado sea verdadero protagonista en el control, administración y orientación de nuestro río Paraná”, planteó un documento elaborado por los organizadores de la movida.

El espacio recordó que “este año vence la concesión de la administración de la Hidrovía Paraguay Paraná en manos de la empresa belga Jan De Nul y la empresa argentina EMEPA, acusada de corrupción. En ese marco, en agosto del año pasado el gobierno nacional firmaba el Acuerdo Federal por la Hidrovía en la provincia de Santa Fe y generaba grandes expectativas en quienes entendemos que hay que recuperar la soberanía sobre nuestros ríos, hoy en manos de las multinacionales y el dominio extranjero”.

“En aquella firma –siguió el escrito–, que contó con la presencia de los gobernadores, se anunciaba la creación de la Administradora Federal Hidrovía Sociedad del Estado. La nueva empresa estatal tendría una participación del 51 por ciento por parte del Estado Nacional y un 49 por ciento dividido en 7 provincias ribereñas (Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe)”.

“Sin embargo, con el correr de los meses aquel anuncio fue perdiendo fuerzas y la relicitación parece orientarse a reprivatizar nuevamente la Hidrovía dejando al Estado con «la ñata contra el vidrio» mientras algunos grupos económicos, en su mayoría extranjeros, definen el rumbo”, lamentaron.

Desde el Foro señalaron que “con el decreto 949/2020 emitido en noviembre del año pasado se profundizaron las preocupaciones en torno a la pérdida de una oportunidad única que tenemos los argentinos y argentinas de dar vuelta 200 años de historia de la entrega de nuestra soberanía y el control de nuestros ríos y el comercio exterior”.

“Sin la empresa estatal se pierde también la posibilidad de controlar efectivamente las cargas que hoy salen del país, con las pérdidas fiscales y de soberanía que esto implica y con el peligro de la entrada y salida de comercio ilícito”, afirman en el comunicado, que concluye: “Sin la empresa estatal se pierden también valiosos recursos que pueden ser utilizados para reactivar la marina mercante nacional hoy también en manos extranjeras, con la gigantesca pérdida del flete que ello acarrea”.

Fuente: El Eslabón

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite escribiendo al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
Más por Juane Basso
  • Una historia hecha carne

    Se presentó un libro sobre el frigorífico Swift y los barrios obreros en torno al Saladill
  • A 18 minutos del sol

    El libro “Materia leve” del fotógrafo Franco Trovato Fuoco es una celebración de la bellez
  • Rebrote de mentiras

    A la par de la segunda ola de Covid, creció la difusión de noticias falsas. “Se basan en e
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Coronavirus en Argentina: murieron 537 personas en las últimas 24 horas

El Ministerio de Salud de la Nación confirmó este jueves que se trata de la cifra más alta