Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Yo no sé, no. Pedro se acuerda de aquel día que a él y a Tiguín les propusieron atender una verdulería, un día cada uno. Con 11 años, ese sería su primer trabajo. Corría el año 67 y hubo una guerra que duró 6 días. Los Beatles daban a conocer al sargento Pepper, Gabriel García Márquez daba a luz sus Cien años de Soledad, los Gatos a su Balsa y un tal Turco entraba a la cancha en Arroyito e impedía que a Central, San Martín de Mendoza le hiciera el tercer gol. Ese día a Pedro, por suerte, no le tocaba atender la verdulería pues unos de los dueños del negocio era mendocino y seguro lo iba a gastar. Pedro estaba agrandado porque Central llevaba 5 partidos ganando al hilo. Una tarde, teníamos que enfrentar a los del fondo, que eran rapiditos, y no nos quedó otra forma que trabajar el partido poblando el medio campo.

También era el momento, para Pedro, de apurar el trabajo que venía haciendo para que esa piba que le quitaba el sueño le diera bolilla. Entonces pensó que si hacía un agujero en el alambrado de la fábrica Acindar, como hizo el Turco en el Gigante para impedir un gol, y se le aparecía como abriendo la montaña de chatarra, sería un golazo. 

El barrio se poblaba de compatriotas desempleados ya que Ovidio Lagos al sur se extendía con pequeñas fábricas en las que se encontraba el trabajo que en el campo ya no había.

Pasaron unos años y a Pedro lo convocó una pelea, ya no por el trabajo sino por mejores salarios, mejor reparto de la torta, Justicia Social. Y aunque él no era un trabajador, desde su militancia estudiantil, como tantos compañeros, acompañó la lucha de los gremios más combativos. 

Este 1º de mayo nos encuentra, a algunos peleando por el primer trabajo, a otros por recuperarlo y a todes por un salario que nos permita comer, estudiar, vacacionar y, de vez en cuando, darle a la redonda como otrora. Ojalá, me dice Pedro, que este 1º y los que vengan, pongamos en las demandas que merecemos tomarnos el trabajo de seguir soñando en logros personales, como por ejemplo que la persona que nos quita el sueño nos dé bolilla, ponele. Pero fundamentalmente en lograr aquellos sueños colectivos, de tener una Patria justa, libre y soberana.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • Soy de la orilla brava

    Yo no sé, no. Pedro se acuerda de aquellas lluvias de aquellos otoños en que las hojas ama
  • El cuarto de la tele

    Yo no sé, no. Pedro se acuerda de aquellas tardes en las que se iba a lo de unos vecinos a
  • Con todos adentro

    Yo no sé, no. Pedro me recuerda aquella tarde de abril, un viernes que sería feriado, porq
Más por Hilo Negro
  • Soy de la orilla brava

    Yo no sé, no. Pedro se acuerda de aquellas lluvias de aquellos otoños en que las hojas ama
  • En la ruta del tentempié

    “Miré el cielo, después las terrazas abandonadas. Sentí el fin de algo, y no podía entende
  • Libres o dominades

    Soberanía es la posibilidad que tiene un pueblo de ejercer autoridad sobre sus territorios
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Rosario registró 806 nuevos casos de coronavirus

El Ministerio de Salud santafesino informó, además, que este miércoles hubo 2.291 contagio