Lula llamó a jugar con todo “el suplementario” ante Bolsonaro y cosechó adhesiones de peso para la segunda vuelta, en pos de frenar a “las fuerzas directamente fascistas” alineadas con el actual presidente.

La novedad no es ir a segunda vuelta. Así pasó en las cuatro ocasiones anteriores en las que, con Lula al frente en dos ocasiones y Dilma Rouseff en las restantes, la izquierda brasileña triunfó en las elecciones presidenciales. “Lo que tiene esta elección de diferente es que del otro lado está la ultraderecha y que esa ultraderecha está en el poder; eso no había pasado antes”, señala Damián Kraus, rosarino radicado hace casi tres décadas en el gran San Pablo, donde sostiene la misma práctica profesional comprometida con los principios sociales que supo conocer cuando se sumó a la militancia juvenil peronista a principios de los ochenta, en los albores de la recuperación de la democracia en la Argentina. Y justamente, en la puja electoral en Brasil “lo que está en juego es si se restaura la democracia o se siguen desatando fuerzas directamente fascistas”, remarca el Pelado, tal como se lo conocía en los ámbitos militantes y estudiantiles de Rosario, en diálogo con este medio ya cuatro días después de realizadas las presidenciales brasileñas en las que Lula da Silva se impuso, pero sin lograr el –por lo menos– 50 por ciento de los votos que vaticinó la mayoría de las encuestadoras y era necesario para evitar el mano a mano frente al actual presidente Jair Bolsonaro, previsto para el próximo 30 de octubre.

Ya el jueves, entonces, Kraus resalta que en los días posteriores a la elección hubo novedades que pueden revertir cierto desánimo inicial entre quienes no quieren ver más a Bolsonaro gobernando el gigante latinoamericano. A los apoyos a Lula expresados por quienes representaron a las fuerzas que obtuvieron el tercer y cuarto puesto en la primera vuelta, se sumó otro que considera clave: el del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, adversario histórico en representación del neoliberalismo brasileño del líder sindical y del Partido de los Trabajadores (PT).

Todos contra el BBB

Tanto Cardoso como Simone Tebet, quien obtuviera el 4,16 por ciento en la primera vuelta como candidata del Movimiento de la Democracia Brasileña (MDB), enfatizaron que sus respaldos obedecen a la necesidad de resguardar la vida democrática, amenazada por el presidente que busca su reelección montado en “lo que acá se llama el bloque BBB”, indica Kraus: “Buey (que representa a grandes ganaderos y productores agropecuarios), bala (militares, policías, comandos parapoliciales) y biblia (las iglesias y tele pastores del «evangelismo arrasador»)”.

Foto: Télam

Con esos respaldos, Bolsonaro gobernó Brasil con políticas “de genocidio pandémico, indígena, ambiental”, más “desmantelamiento completo del sistema de salud y ataques brutales al sistema de educación, que siguen: ahora, ayer (por el miércoles 5 de octubre), Bolsonaro firmó un nuevo recorte para las universidades federales que las deja sin oxígeno para terminar el año”, describe el Pelado desde San Pablo. “Ya no se trata únicamente de volubilidades neoliberales, se trata de fuerzas directamente fascistas que se desataron en el corazón del neoliberalismo”, insiste, para también persistir luego en el valor de los apoyos a Lula surgidos para la segunda vuelta, en la que una derrota de Bolsonaro permitiría “restablecer el pacto democrático; y después, vemos”, resume. Y añade: “Si gana Lula, vendrá un gobierno de contención de esas fuerzas fascistas, y eso no es poco para la situación que estamos viviendo acá”. 

En esa línea se expresaron Cardoso y Tebet al difundir sus adhesiones para el segundo turno electoral. “Voto por una historia de lucha por la democracia y la inclusión social”, dijo el ex presidente, en posteos que acompañó con fotos de él y Lula durante la última dictadura brasileña. “Por amor a Brasil, la democracia y la Constitución, por el coraje que nunca me faltó, no anularé mi voto, no votaré en blanco”, sostuvo Tebet, para diferenciarse de la postura oficial de su partido, que prefirió dejar en libertad de acción a sus dirigentes y militantes. En la cuarta fuerza más votada, en cambio, fue al revés: el apoyo fue más explícito de parte del Partido Democrático Laborista (PDT) que de su candidato, Ciro Gomes. Tebet y Gomes obtuvieron entre ambos un 7 por ciento de los votos en la primera vuelta, mucho menos de lo que se esperaba en las encuestas anteriores a esa instancia.

El voto oculto y resentido

“Lo que pasó es que Lula estuvo muy cerca del 50 por ciento que se decía, pero las encuestadoras no detectaron el crecimiento de Bolsonaro, que se da por lo que se puede llamar un voto útil de una derecha medio escondida, la que tira la piedra y esconde la mano, la que no dice lo que va a votar. Se notó principalmente en lo que sacó Ciro Gomes, menos de la mitad de lo que se medía. Ahí hubo una migración a Bolsonaro de ese voto útil de derecha, que no sólo es de los sectores más poderosos. Sale de una capilaridad social gigantesca que existe y se manifiesta de esa manera, no anda todo el día gritando viva Bolsonaro. Es el voto ultra conservador que puede ser de gente que no tiene recursos, el voto resentido al cual Bolsonaro llega porque es la cara, el perfil del resentimiento”, había descripto Kraus al día siguiente de la jornada electoral, consultado por el programa de radio Del Plata Rosario que conduce Edgardo Bozikovic.

Foto: Clauber Cleber Caetano | PR

Ahora, de cara a lo que el propio Lula definió futboleramente como el “suplementario”, las nuevas encuestas realizadas tras la definición de posicionamientos de los primeros días, predicen un triunfo del líder del PT con el 55 por ciento de los votos. Pero la nueva campaña recién empieza; y tras los primeros 90 minutos tan parejos que se vivieron, habrá que esperar el silbato final para, ojalá, festejar y no lamentar el nuevo resultado.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 700 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • Llueve sobre mojado

    Pese a los reclamos de políticas públicas a favor de la pluralidad de voces, la distribuci
  • Pluralicenlá

    Regular el reparto de pauta oficial en favor de la democratización y federalización de las
  • En el ring de los de afuera

    El rechazo a la extensión de Ganancias al Poder Judicial hizo retroceder al gobierno en la
Más por Manolo Robles
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Gobernar cuesta un Perú

El Congreso de Perú aprobó con 101 votos la destitución del presidente, quien había disuel