Paz total, cambios en el sistema tributario (para que los ricos paguen más), entrega de tierras a campesinos, protección del medio ambiente y defensa de la población indígena, negra y afrocolombiana son algunos de los logros del gobierno colombiano.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, demostró en sus primeros cien días en el gobierno que es posible ir a fondo y producir cambios estructurales aunque se tenga enfrente a una de las derechas más antiguas, poderosas y violentas de la región.

La búsqueda de la “paz total” es uno de los mayores anhelos del pueblo colombiano, tras décadas de conflictos armados. Con la gestión actual se dieron avances que antes resultaban inimaginables. 

También se logró el restablecimiento de las relaciones comerciales y la reapertura de la frontera con Venezuela, un hecho que cambia profundamente toda la geopolítica de la región. 

Otra de las promesas de campaña que se empiezan a cumplir tiene que ver con la necesidad acuciante de un cambio en la propiedad de la tierra, y en este sentido se alcanzó un acuerdo con el gremio ganadero para la compra de terrenos. Se trata del puntapié inicial hacia una reforma agraria.

La vicepresidenta Francia Márquez se erigió en uno de los factores cruciales a la hora de cambiar de raíz la sociedad colombiana. Emprendió actividades dentro y fuera del país para promover políticas públicas en materia de paz, medio ambiente y en defensa de la población indígena, negra, afrocolombiana.

En la nota titulada “Estos son los logros y retos de los primeros 100 días de Gustavo Petro en el poder”, Alejandro Arboleda Hoyos hace un balance de los avances y las deudas pendientes de la gestión. “El Jefe de Estado ha dejado claro en sus casi cien días en el poder que tiene una apuesta decidida por avanzar en la búsqueda de la paz. En ese sentido, logró aprobar en el Congreso el marco jurídico para su plan de paz total, y confirmó que está por retomarse la mesa de diálogo con el ELN”, señala Arboleda Hoyos en la nota publicada en El colombiano.

“A esto se le suma el rápido restablecimiento de las relaciones con Venezuela a finales de septiembre, una acción con amplias expectativas en materia de comercio y reactivación de las zonas fronterizas tras siete años de cierre, pero que a la fecha no ha garantizado el cierre de los cruces ilegales, más conocidos como trochas”, agrega el periodista, al tiempo que señala que la normalización de las relaciones bilaterales con Venezuela también permite una lectura en materia diplomática: el mandatario asumió los eventuales costos políticos al reunirse con Nicolás Maduro (en Caracas y en Egipto) y fue clave para la reactivación de la mesa de diálogos entre el chavismo y la oposición venezolana. 

“Además, le ha mostrado los dientes al gobierno de EEUU al tildar la política antidrogas como un fracaso, buscando así que se replantee en los próximos años”, señala la nota del diario colombiano.

Un paso hacia la reforma agraria

Entre los logros de Petro también se destaca el acuerdo firmado con la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán). El gobierno pactó la futura compra y titulación de 68 mil hectáreas de tierra en 19 departamentos, para entregarlas a las asociaciones campesinas. “Es un pacto que a mí me parece histórico porque, ni más ni menos, podría permitir hacer la reforma agraria en Colombia”, consideró el mandatario.

También se produjeron avances en materia de educación: Se aumentó el presupuesto de 49 billones en 2022 a 55 billones en 2023. En salud pública, se iniciará el año próximo una profunda reforma del sistema. Petro viene señalando, ya desde la campaña, que su país tiene uno de los peores sistemas de salud pública del mundo.

El mandatario tiene un índice de aprobación de su gestión muy alto. Invamer reveló una encuesta donde registró 49,7 por ciento de aprobación y 42,7 de desaprobación. El sondeo del Centro Nacional de Consultoría mostró una imagen positiva del Presidente del 61 por ciento y negativa del 23 por ciento.

Petro recibió una inflación por encima del 10 por ciento anual, y un nivel de deuda superior al 50 por ciento del PIB (Producto Interior Bruto). Asumió el poder con el reto de estabilizar las finanzas del Estado, pero a la vez aumentó el gasto social en materia de subsidios, y destinó fondos para comprarle tierras al gremio ganadero. Logró además que se aprobara la reforma tributaria que subirá impuestos a los más ricos, aunque se vio obligado a ceder en aspiraciones como la de cobrarles impuestos a las pensiones más altas y tuvo que bajar de 50 a 20 billones las metas de recaudación fiscal.

El mandatario mostró que tenía claro cómo enfrentar a los poderes fácticos en pleno corazón del imperio. Cuando habló, en septiembre, en el atril central de la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, EEUU, expuso su clara posición en materia de relaciones internacionales, la lucha contra el cambio climático y la integración regional de América Latina.

Jugada maestra en el Congreso

“El presidente Gustavo Petro ganó las elecciones prometiendo un cambio. Cuando se cumplen sus primeros cien días en el Gobierno, tiene resultados para mostrar, pero sin duda hay muchos desafíos por delante. Su jugada maestra, al tomar posesión, fue convocar a un acuerdo nacional que le ha permitido avanzar con sus proyectos en el Congreso sin mayores dificultades”, señala la nota de tapa de la revista colombiana Semana.

“En cuanto a la paz total, las encuestas revelan que los colombianos, mayoritariamente, le han entregado un aval al mandatario para que pueda lograrla. El Gobierno ha dado ya los primeros pasos en ese sentido. Tiene al ELN en Venezuela a punto de iniciar una negociación y hay varias cartas de todos los grupos armados ilegales mostrando su voluntad para formar parte de ese proyecto de paz total”, agrega el medio de Colombia.

Incluso el diario El País de Madrid, que en las últimas décadas se dedicó a fustigar los procesos de cambio en América Latina, tuvo que reconocer, a regañadientes, los logros de la gestión.

“100 días de Petro, un cambio en un país que vuelve a tener rumbo” se titula la nota firmada por Juan Sebastián Lewin. “Con mucho pragmatismo político, el Gobierno de izquierda ha dado pasos claros para aterrizar sus promesas de transformaciones. La economía es su gran desafío”, se lee en la bajada del análisis publicado el 13 de noviembre.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 700 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

“El mensaje es: las alianzas mafiosas históricas en esta provincia no se tocan”

La militante y abogada de Hijos Rosario recibió el respaldo de organizaciones de DDHH, sin